Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Los corazones de donantes obesos siguen siendo seguros, según un estudio

In English

MIÉRCOLES, 16 de septiembre de 2020 (HealthDay News) -- Los corazones donados por personas con una obesidad grave no son más riesgosos para los pacientes que los reciben que los corazones de personas que no son obesas, indica un estudio reciente.

"Estos hallazgos son más bien sorprendentes, porque los donantes con obesidad grave tendían a tener más problemas médicos, por ejemplo diabetes e hipertensión, que los donantes que no eran obesos", señaló la autora del estudio, la Dra. Leora Yarboro, profesora asociada de cirugía de la Universidad de California, en Charlottesville.

Su equipo analizó los resultados de 26,000 trasplantes de corazón en Estados Unidos de 2003 a 2017. Alrededor de un 3.5 por ciento de los donantes tenían una obesidad grave.

No hubo diferencias en los resultados a corto plazo, las tasas de supervivencia a un año ni en las tasas de mortalidad a largo plazo entre los pacientes que recibieron un corazón de un donante con obesidad grave y los que recibieron un corazón de un donante que no era obeso, mostraron los hallazgos.

Los investigadores también encontraron que el porcentaje de trasplantes de corazón de donantes con obesidad grave aumentó de un 2.2 por ciento en 2013 a un 5.3 por ciento en 2017.

Algunos de esos donantes obesos tenían otros problemas médicos: un 10 por ciento tenían diabetes, frente a un 3 por ciento de los donantes que no eran obesos, y un 33 por ciento tenían hipertensión, frente a un 15 por ciento de los donantes que no tenían una obesidad grave.

El estudio aparece en la edición del 16 de septiembre de la revista Circulation: Heart Failure.

"Este estudio muestra que con una selección cuidadosa, los corazones de los donantes obesos se pueden usar sin ningún aumento en el riesgo para quienes los reciban", aseguró Yarboro en un comunicado de prensa de la revista. "Dado el continuo aumento de la obesidad en EE. UU., esta investigación tiene el potencial de ampliar el número críticamente bajo de donantes, al aumentar el número de donantes, y mejorar los resultados de la creciente lista de pacientes con insuficiencia cardiaca en etapa final".

La lista de espera para un trasplante de corazón en Estados Unidos incluye a más o menos 3,000 personas. A pesar de la necesidad de ampliar el grupo de donantes potenciales, los centros de trasplantes se muestran renuentes a usar los corazones de los donantes obesos.

Casi cuatro de cada 10 adultos de Estados Unidos son obesos, y casi un 8 por ciento tienen una obesidad grave.

"A medida que la prevalencia de la obesidad continúe aumentando en EE. UU., esto afecta de forma directa al grupo de donantes de órganos", anotó Yarboro.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre los trasplantes de corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTE: Circulation:Heart Failure, news release, Sept. 16, 2020

--

Last Updated: