A pesar de las pruebas de detección del cáncer, los 'ancianos más ancianos' tienen unas probabilidades bajas de supervivencia, según un estudio

In English

MIÉRCOLES, 7 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- Los estadounidenses más ancianos tienen unas tasas más altas de pruebas de detección del cáncer, pero unas tasas más bajas de supervivencia al cáncer que los adultos mayores menos ancianos, muestra un informe reciente.

Los que tienen a partir de 85 años (un grupo conocido como los ancianos más ancianos) también son menos propensos a someterse a una cirugía para el cáncer que sus contrapartes de 65 a 84 años.

Los adultos de a partir de 85 años son el grupo de edad de más rápido crecimiento en Estados Unidos, pero se sabe relativamente poco sobre cómo el cáncer los afecta.

"Se necesita más investigación sobre el cáncer en los estadounidenses más ancianos para mejorar los resultados y prever las complejas necesidades de atención de salud de esta población, que está creciendo rápidamente", escribieron los autores del estudio en la edición del 7 de agosto de la revista CA: A Cancer Journal for Clinicians.

Para averiguar más, los investigadores analizaron datos de registros nacionales e internacionales del cáncer.

Nacionalmente, el informe proyecta que en Estados Unidos habrá 140,690 diagnósticos de cáncer este año en su grupo de edad más anciano, y 103,250 muertes por el cáncer. Los cánceres más comunes en los ancianos más ancianos (de pulmón, mama, próstata y colorrectal) son los mismos que los de la población general.

Las tasas de cáncer entre los ancianos más ancianos alcanzaron su máximo alrededor de 1990, y desde entonces se han reducido, lo que refleja las reducciones en los cánceres de próstata y colorrectales, y más recientemente en el cáncer de mama en las mujeres y el cáncer de pulmón en los hombres, mostró el estudio.

Los cánceres de pulmón y de próstata son las causas más comunes de muerte por cáncer en los estadounidenses de a partir de 85 años, y representan un 40 por ciento de las muertes por cáncer. En las mujeres, el cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer (un 19 por ciento), seguido del cáncer de mama (un 13 por ciento). El cáncer colorrectal queda en tercer lugar tanto en las mujeres (un 12 por ciento) como en los hombres (un 9 por ciento).

Los adultos de a partir de 85 años son menos propensos a ser diagnosticados en una etapa temprana del cáncer que los adultos mayores más jóvenes. Por ejemplo, un 57 por ciento de los cánceres de mama de las ancianas más ancianas se diagnostican en una etapa temprana, en comparación con un 68 por ciento en las que tienen de 65 a 84 años. En el cáncer de próstata, las tasas son de un 41 y un 77 por ciento, respectivamente.

Aunque el daño potencial supera al beneficio de las pruebas de detección en muchas personas de a partir de 85 años, ese grupo de edad tiene unas tasas sorprendentemente altas de pruebas de detección, según el informe.

En 2015, más de un tercio de las mujeres de ese grupo de edad reportaron que se habían hecho una mamografía en los dos años anteriores, y un 18 por ciento reportaron una prueba de detección reciente para el cáncer del cuello uterino.

Más de la mitad de los hombres y mujeres más ancianos recibieron una prueba de detección con heces en el año anterior, o una sigmoidoscopia o colonoscopia en los cinco a diez años anteriores. Casi un 30 por ciento de los hombres más ancianos reportaron recibir una prueba del APE en el año anterior, encontró el estudio.

Pero los ancianos más ancianos eran menos propensos a someterse a una cirugía para el cáncer que los que tenían de 65 a 84 años. Por ejemplo, un 65 por ciento de las pacientes con cáncer de mama de a partir de 85 años se sometieron a una cirugía, en comparación con un 89 por ciento de las adultas mayores más jóvenes.

Carol DeSantis, científica principal del Programa de Investigación en Servicios de Vigilancia y Salud de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society), dirigió el estudio.

"El rápido crecimiento y la diversificación de la población de personas de a partir de 85 años aumentará la demanda y las complejidades de la atención del cáncer, y podrían tener un impacto sustancial en la distribución de los recursos para la atención médica", señalaron los autores en un comunicado de prensa de la sociedad del cáncer.

"Hay una necesidad urgente de desarrollar una base más completa de evidencias para orientar las decisiones sobre el tratamiento de estos pacientes con cáncer, que se han estudiado poco, mediante una mayor inscripción en los ensayos clínicos, y de hacer uso de los diseños y la infraestructura de investigación para generar evidencias sobre los adultos mayores con cáncer", añadieron.

Más información

HealthinAging.org ofrece más información sobre el cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: CA: A Cancer Journal for Clinicians, news release, Aug. 7, 2019

--

Last Updated: