¿Podría usted costear la atención de salud a domicilio? Quizá no, según un nuevo estudio

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 6 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Los adultos mayores con más probabilidades de necesitar atención a domicilio remunerada para poder seguir viviendo de forma independiente son los menos propensos a poder costearla a largo plazo, informa un estudio reciente.

Apenas dos de cada cinco adultos mayores con discapacidades significativas tienen los bienes disponibles para pagar al menos un par de años de atención a domicilio, que es costosa, encontraron los investigadores.

Sin algo de ayuda, es mucho más probable que esos adultos mayores acaben en un hogar de ancianos, señaló el investigador principal, Richard Johnson, miembro sénior del Centro de Políticas de Ingresos y Beneficios del Instituto Urbano, en Washington, D.C.

"Tenemos la percepción de que el desarrollo de la fragilidad se distribuye uniformemente en toda la población, pero en realidad no es así", aseguró Johnson. "Está más concentrado entre las personas con un nivel educativo más bajo, menos ingresos de por vida y menos riqueza".

Cada vez es más común que, cuando envejecen, las personas deseen permanecer fuera de los hogares de ancianos y en sus propios hogares, y mantener su independencia al vivir en su propia casa, dijo Johnson.

Pero no ha habido un gran aumento en la cantidad de los que adquieren atención a domicilio remunerada, muestran las estadísticas nacionales.

Para averiguar el motivo, Johnson y sus colaboradores recurrieron a datos reunidos por el Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan.

Los investigadores dividieron la atención a domicilio remunerada en tres escenarios: una atención limitada de 25 horas cada mes, que costaba 475 dólares; una atención moderada de 90 horas al mes, que costaba 1,170 dólares; y una atención extensiva de 250 horas al mes, con un costo de 4,750 dólares al mes.

Los resultados iniciales parecieron promisorios.

Los investigadores encontraron que un 74 por ciento de todos los adultos mayores de a partir de 65 años podrían permitirse al menos dos años de atención a domicilio moderada si liquidaran todos sus bienes, y un 58 por ciento podrían permitirse dos años de atención a domicilio extensiva.

Entonces, los investigadores dirigieron su atención a las personas con más probabilidades de necesitar atención a domicilio: las que sufrían de demencia grave o requerían ayuda con dos o más actividades de la vida cotidiana. Esas actividades pueden incluir comer, bañarse, vestirse, usar el inodoro, pararse de una silla o cruzar una habitación caminando, apuntó Johnson.

Apenas un 57 por ciento de esas personas mayores con la mayor fragilidad podrían costear dos años de atención a domicilio moderada, y solo un 40 por ciento podrían permitirse una atención a domicilio extensa durante dos años, mostraron los hallazgos.

Las familias de esas personas serán las más duramente afectadas al principio, advirtió Johnson.

"La mayoría de las personas que desarrollan fragilidad a edades avanzadas dependen de cuidadores familiares no remunerados", comentó. "Son las personas que proveen la inmensa mayoría de la atención".

Los proveedores de atención a domicilio remunerados ofrecen un descanso a los cuidadores familiares, permitiéndoles una "pausa de la rutina de estar siempre disponibles para ayudar a un ser querido frágil", aseguró Johnson.

Sin esos descansos, es más probable que los cuidadores familiares se agoten. Eso hace que sea incluso más probable que una persona mayor que sufra un contratiempo acabe en un hogar de ancianos, dijo Johnson.

Los hallazgos son "alarmantes", indicó Eliot Fishman, director sénior de políticas de salud de Families USA, un grupo de defensoría del consumidor de atención de la salud. "Pero no me sorprenden", añadió.

"Es un problema que me preocupa que se haya dejado de lado en la conversación sobre la reforma de salud, porque tiende a haber un enfoque muy marcado, lo que es comprensible, en el seguro de salud y en la asequibilidad de la atención de la salud", dijo Fishman.

Por el momento, la atención a domicilio remunerada tiende a ser costosa (un promedio de 22 dólares por hora), y el seguro típicamente no la cubre, dijeron los autores del estudio en las notas de respaldo.

Apenas un 11 por ciento de los adultos mayores de a partir de 65 años tienen un seguro de atención a largo plazo, y Medicare no cubre los servicios de atención a domicilio, anotaron los investigadores. Medicaid sí cubre la atención a domicilio, pero hay una lista de espera, y las personas tienen que estar en la ruina económica para calificar.

También hay una inminente escasez de trabajadores de atención a domicilio, y la mano dura de la administración de Trump contra la inmigración podría hacer que sea incluso peor, según un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard que se publicó esta semana en la revista Health Affairs.

Una de cada cuatro personas que trabajan en la atención a largo plazo y la atención directa es un inmigrante, mostró ese estudio. Reducir la inmigración hará que un campo donde hacen falta muchos trabajadores sea incluso menos estable.

¿Qué se puede hacer al respecto?

Johnson apunta a una innovación reciente del estado de Washington como una solución.

Washington aprobó una ley que impone un impuesto sobre la nómina de un 0.58 por ciento a los trabajadores: una prima que se ingresa en un fondo para pagar la atención a domicilio, una estadía en un hogar de ancianos o a los cuidadores familiares si quedan discapacitados, indicó Johnson.

"Podríamos pensar en algún tipo de seguro público como ese como forma de solucionar este problema", sugirió.

Fishman dijo que otra opción es cambiar Medicare y Medicaid para que cubran la atención a largo plazo. Es probable que se deba considerar un cambio de este tipo fuera de la conversación más general sobre la atención de la salud, añadió.

Las conversaciones sobre el pago de la atención a largo plazo por lo general se han vinculado con otras reformas de la atención de la salud. "Me pregunto si ha sido un error, históricamente", dijo Fishman.

El nuevo estudio aparece en la edición de junio de la revista Health Affairs.

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. ofrece más información sobre cómo envejecer saludablemente.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Richard Johnson, Ph.D., senior fellow, Urban Institute, Income and Benefits Policy Center, Washington, D.C.; Eliot Fishman, Ph.D., senior director of health policy, Families USA; June 3, 2019, Health Affairs

Last Updated: