¿Por qué los pacientes mayores con un ataque cardiaco reciben una peor atención?

In English

Por
Reportero de HealthDay

SÁBADO, 6 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Si usted tiene más de 65 años y sufre un ataque cardiaco, quizá su atención se vea afectada, encuentra un estudio reciente.

De hecho, es menos probable que reciba una angioplastia oportuna para abrir las arterias bloqueadas que los pacientes más jóvenes. También es más probable que sufra más complicaciones y tenga un mayor riesgo de fallecer, señalan unos investigadores.

"Los adultos mayores son menos propensos a recibir [una angioplastia] para un ataque cardiaco, y si reciben el procedimiento, no es dentro del periodo óptimo para el mejor resultado posible", apuntó el investigador principal, el Dr. Wojciech Rzechorzek, residente en el Hospital Mount Sinai St. Luke's y Mount Sinai West, en la ciudad de Nueva York.

"Su pronóstico es peor que el de los pacientes más jóvenes con las mismas afecciones, y esta falta de, o retraso en, el tratamiento podría ser un factor", anotó.

Pero un especialista cardiaco de Nueva Jersey aseguró que los retrasos en la atención no son una negligencia, sino una necesidad.

"Una de las cosas más importantes a tener en cuenta es que la población con más edad con frecuencia está más enferma", dijo el Dr. Barry Cohen, que no participó en el estudio. "Sus afecciones con frecuencia son mucho más complejas, y para los proveedores, eso puede significar que no se puede administrar el tratamiento de inmediato".

Los pacientes mayores son más propensos a tener afecciones como la enfermedad renal, además de insuficiencia cardiaca, diabetes o problemas cardiacos anteriores. Antes de llevar a cualquier paciente a una angioplastia, es importante realizar una evaluación del riesgo, comentó Cohen, director médico del laboratorio de cateterismo cardiaco en el Centro Médico de Morristown del Sistema de Salud Atlántico.

"No estamos atrasándonos, estamos pensando de forma estratégica qué es lo mejor para el paciente, a pesar del deseo de tardar menos de 90 minutos entre la llegada y la angioplastia", añadió.

En el estudio, Rzechorzek y sus colaboradores revisaron datos de 2014 sobre más de 115,000 pacientes de ataque cardiaco en todo el país. De ellos, el 54 por ciento tenían más de 65 años.

Su revisión encontró que las personas mayores tenían un 34 por ciento menos de probabilidades que los pacientes más jóvenes de recibir una angioplastia. En el procedimiento, se insertan tubos especiales en una arteria estrechada o bloqueada, donde se infla un balón para abrir el bloqueo. A veces, se usa un stent para mantener el vaso sanguíneo abierto.

El estudio encontró que los adultos mayores tenían un 36 por ciento menos de probabilidades de recibir un stent, y un 34 por ciento menos de probabilidades de que le colocaran uno en un plazo de 48 horas.

Aunque ambos grupos recibieron los mismos fármacos y tratamientos quirúrgicos, los pacientes mayores tuvieron peores resultados, apuntaron los investigadores.

En comparación con los pacientes más jóvenes, los mayores tenían un 62 por ciento más de probabilidades de desarrollar insuficiencia cardiaca, y un 28 por ciento más de probabilidades de entrar en shock.

También tenían un 21 por ciento más de probabilidades de sufrir un paro cardiaco, y un 10 por ciento más de probabilidades de necesitar un respirador que los ayudara a respirar, según el estudio.

Aunque los pacientes mayores permanecieron más tiempo en el hospital, el costo de su atención hospitalaria fue, en promedio, 3,231 dólares más bajo que el de los pacientes más jóvenes. Los investigadores sospechan que esto se debe a que muchos no recibieron la angioplastia, un tratamiento costoso.

El Dr. Gregg Fonarow, profesor de cardiología en la Universidad de California, en Los Ángeles, dijo que hay un problema real en la forma en que se trata a los pacientes mayores con un ataque cardiaco.

"Aunque los investigadores encontraron que los pacientes mayores tenían unos cargos totales de hospital ajustados más bajos a pesar de una calidad de atención más baja y unos peores resultados, este hallazgo es otra ilustración de lo engañoso y contraproducente que es que Medicare use datos sobre el costo como una medida hospitalaria de calidad y valor", indicó Fonarow, que tampoco participó en el estudio.

Estos hallazgos resaltan la importancia de mejorar la calidad de la atención, sobre todo en los pacientes mayores con ataques cardiacos en los hospitales de EE. UU., añadió.

El estudio se presentó el sábado en una reunión de la Sociedad Americana del Corazón (American Heart Association) en Arlington, Virginia. Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre el ataque cardiaco.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Gregg Fonarow, M.D., director, Ahmanson-UCLA Cardiomyopathy Center, University of California, Los Angeles; Barry Cohen, M.D., medical director, cardiac catheterization lab, Atlantic Health System Morristown Medical Center, N.J.; April 6, 2019, presentation, American Heart Association meeting, Arlington, Va.

Last Updated: