No se trata solo de los universitarios: muchas personas mayores también se dan atracones de bebida

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 31 de julio de 2019 (HealthDay News) -- Con frecuencia, los atracones de bebida se asocian con los adultos jóvenes, pero según un estudio reciente, más de un 10 por ciento de las personas mayores de 65 años también lo hacen.

Entre los mayores, los atracones son más comunes en los hombres y en los que consumen cannabis, encontraron los investigadores. Los expertos indicaron que la tendencia es preocupante, dado que las personas mayores en realidad deben reducir su consumo de alcohol.

"Muchas organizaciones, como el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo [NIAAA] de EE. UU., recomiendan unos niveles de consumo de alcohol más bajos a medida que las personas se hacen mayores o tienen más enfermedades crónicas", señaló el investigador principal, el Dr. Benjamin Han, profesor asistente de medicina geriátrica en Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

Otros estudios han documentado un creciente consumo de alcohol en Estados Unidos y en todo el mundo, dijo.

En general, los atracones de bebida se definen como consumir cinco o más bebidas alcohólicas a la vez. El NIAAA sugiere que los adultos mayores limiten su ingesta de alcohol a tres bebidas al día.

Como el nuevo estudio usó el límite superior, en realidad podría subestimar la frecuencia de los atracones de bebida entre los adultos mayores de EE. UU.

Han no está seguro del motivo del aumento de los atracones de bebida entre las personas mayores, pero tiene una teoría.

Dijo que "es posible que el aumento en los atracones de bebida sea fomentado, en parte, por los aumentos entre las mujeres mayores".

Aunque sus contrapartes masculinas son más propensas a darse atracones de bebida, las mujeres los están alcanzando. Los atracones de bebida se mantuvieron relativamente estables entre los hombres mayores de 2005 a 2014.

Han plantea que los médicos deben hacer pruebas de detección "del uso malsano del alcohol, incluyendo los atracones de bebida, aunque no sean frecuentes" en los adultos mayores.

En el estudio, su equipo recolectó datos de casi 11,000 adultos de EE. UU. de a partir de 65 años que participaron en la Encuesta nacional sobre el uso de drogas y la salud entre 2015 y 2017.

De ellos, un 10.6 por ciento se habían dado un atracón de bebida en el mes anterior, encontró el estudio. Esto es un aumento respecto a estudios anteriores. Entre 2005 y 2014, de un 7.7 a un 9 por ciento de los estadounidenses mayores se daban atracones de bebida.

Los negros y las personas con una educación inferior a la secundaria eran más propensos a hacerlo, encontraron los investigadores.

No encontraron ningún vínculo entre los atracones de bebida y los trastornos de la salud mental o una mayor incidencia de enfermedades crónicas. Entre los adultos mayores que se daban atracones de bebida, las enfermedades crónicas más comunes fueron la hipertensión (un 41 por ciento), la enfermedad cardiaca (un 23 por ciento) y la diabetes (un 18 por ciento).

Pero los investigadores advirtieron que el consumo excesivo de alcohol puede empeorar las enfermedades crónicas y conducir a accidentes.

El hecho de que los atracones de bebida estén en aumento es preocupante, comentó el Dr. James Garbutt, director médico del Programa de Abuso del Alcohol y las Sustancias de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

"Por definición, darse un atracón de bebida significa beber hasta el punto de intoxicarse", advirtió Garbutt, que no participó en el estudio. "En los adultos mayores, esto aumenta el riesgo de caídas, otros accidentes, desmayos, deterioro cognitivo, depresión y suicidio".

Además, el alcohol empeora la hipertensión y es un factor significativo en la demencia, dijo.

"Parece que debemos educar a los adultos mayores sobre esos riesgos, y si van a beber alcohol, animarlos a limitar el consumo a una o dos bebidas estándar y a que intenten no beber a diario", apuntó Garbutt.

Si las personas encuentran que no pueden beber sin darse un atracón, deben hablar con un médico o consejero, y pensar en un periodo de abstinencia para ver cómo se sienten, aconsejó.

"Reducir o dejar de beber alcohol podría ser una de las mejores cosas para su salud, y muchos se sorprenden de lo bien que se sienten", añadió Garbutt.

El informe aparece en la edición del 31 de julio de la revista Journal of the American Geriatrics Society.

Más información

Para más información sobre los atracones de bebida, visite los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Benjamin Han, M.D., M.P.H., assistant professor, Division of Geriatric Medicine and Palliative Care and the Department of Population Health, NYU Langone Health, New York City; James Garbutt, M.D., professor, psychiatry, and medical director, Alcohol and Substance Abuse Program, University of North Carolina at Chapel Hill; Journal of the American Geriatrics Society, July 31, 2019

Last Updated: