El examen habitual podría no detectar posibles partos en presentación de nalgas

Estudio señala que debería hacerse una prueba de ultrasonido en la última etapa del embarazo para determinar la posición del bebé

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES 3 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Un estudio australiano reciente sugiere que el examen habitual que los médicos realizan para determinar la posición de un bebé en la matriz de la madre a finales del embarazo no es lo suficiente sensible y no detecta la presentación de nalgas y otras posiciones fetales anormales.

Conocer la posición del bebé en el útero es importante, porque si el feto no está en la posición normal con la cabeza hacia abajo, conocida como presentación cefálica, el parto vaginal podría ser difícil o imposible. Descubrir una presentación no cefálica después de iniciar el trabajo de parto puede incrementar las complicaciones e incluso resultar en la muerte del niño o de la madre.

"La mayoría de los bebés nacen a partir de las 37 semanas de embarazo, y de cabeza", señaló la investigadora principal Natasha Nassar, asociada de investigación en el Centro de Investigación de Servicios de Salud Perinatal en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Sydney.

Pero la presentación de nalgas es cuando el bebé "se presenta" primero de nalgas o de pie, y no de cabeza. "La tasa de presentación de nalgas entre los partos únicos a término es de 3 a 4 por ciento por año. La posición transversal u oblicua es cuando el bebé se posiciona de manera horizontal en el útero a través del canal del parto. Esto es relativamente raro y ocurre en uno de cada 2,500 partos, y requiere de una cesárea", explicó Nassar.

Generalmente, un obstetra diagnostica la presentación fetal al palpar el abdomen de la madre, pero la precisión de este examen a finales del embarazo aún se desconoce.

Para el estudio, los investigadores identificaron a 1,633 mujeres con un embarazo único a las 35 ó 37 semanas de gestación. Cada mujer se sometió a un examen clínico para evaluar la posición del bebé, seguido de una prueba de ultrasonido para confirmar el diagnóstico.

El examen clínico detectó el 70 por ciento de las presentaciones de nalgass, reportaron los investigadores. Más diagnósticos eran correctos si las mujeres habían tenido un embarazo previo y tenían un bajo índice de masa corporal.

Al aplicar este porcentaje a una población general de 1,000 mujeres embarazadas, el examen clínico podía identificar a 101 mujeres con presentación de nalgas, pero sólo 56 tenían en realidad una presentación de nalgas, mientras que no se detectaba en 24 mujeres, de acuerdo con el informe.

Se espera que el estudio sea publicado en la edición del 5 de agosto del British Medical Journal.

Si se diagnostica la presentación de nalgas del bebé después de empezar el trabajo de parto, entonces debe llevarse a cabo una cesárea de emergencia, apuntó Nassar. "La cesárea de emergencia está asociada con complicaciones quirúrgicas y ofrece resultados menos favorables en términos de morbilidad y mortalidad materna, y también limita las posibilidades de la mujer para un parto subsiguiente", dijo.

"Saber que un bebé viene en posición de nalgas antes del trabajo de parto significa que la madre y su médico tienen una elección respecto a las opciones del parto", agregó Nassar. "Pueden considerar la opción de una versión cefálica externa (VCE), para girar al bebé o planear una cesárea electiva", explicó.

La precisión de un examen clínico para evaluar la presentación fetal es insuficiente en la detección y gestión oportuna de un posible parto en presentación de nalgas, destacó Nassar. "Especialmente para las mujeres obesas o con sobrepeso, una prueba de ultrasonido a finales del embarazo sería beneficiosa para estos casos difíciles de evaluar", señaló.

Un experto cree que la prueba de ultrasonido debería hacerse a finales del embarazo para determinar con precisión la posición del feto en el vientre.

"Es un estudio importante a la luz de la reciente evidencia convincente de que, en los partos a término, los fetos en presentación de nalgas logran mejores resultados si nacen a través de un parto por cesárea planificado antes del trabajo de parto", opinó el Dr. Charles J. Lockwood, director del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Ciencias Reproductivas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

Para las mujeres con fetos en posición de nalgas, la mejor alternativa a una cesárea es una VCE, que es cuando un médico obstetra gira el bebé para que salga de cabeza al manipular el feto a través del vientre de la madre, explicó Lockwood.

"La VCE resulta mejor en torno a las 37 semanas", señaló. "Así pues, el conocimiento de la presentación de nalgas es clave. Sabemos desde hace mucho tiempo que los proveedores de cuidados obstétricos pueden detectar mejor las presentaciones de nalgass en mujeres delgadas y en aquellas que han tenido varios bebés anteriormente. Sin embargo, dado la tendencia de la población hacia la obesidad y a tener menos hijos, no es sorprendente que el estudio sugiera que hacemos un trabajo menos eficiente en la detección de bebés en posición de nalgas mediante el examen físico, y no detectamos el 30 por ciento de los casos".

Aunque el estudio se hizo en Australia, Lockwood sospecha que resultados similares serían encontrados en los Estados Unidos. "El mensaje es que sería prudente que los médicos obstetras con máquinas de ultrasonidos en sus consultorios confirmen nuevamente la posición fetal a las 35 ó 37 semanas con un examen de ultrasonido limitado", aconsejó.

Más información

La American Academy of Family Physicians tiene más información sobre los partos en presentación de nalgas.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Natasha Nassar, Ph.D., research associate, Centre for Perinatal Health Services Research, School of Public Health, University of Sydney, Australia; Charles J. Lockwood, M.D., the Anita O'Keefe Young Professor, and chairman, Department of Obstetrics, Gynecology and Reproductive Sciences, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Aug. 3, 2006, British Medical Journal

Last Updated: