La depresión posparto también ataca a los papás

Un estudio encuentra que el 10 por ciento de los nuevos papás se enfrentan a la dolencia

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 7 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Casi tantos papás como mamás sufren de depresión después del nacimiento de un niño, según muestra un nuevo estudio.

Alrededor del 14 por ciento de las madres y el 10 por ciento de los padres mostraron señales de depresión posparto moderada o grave, según el estudio, que dio seguimiento a más de 5,000 miembros de familias con ambos padres.

"Ha habido unos cuantos estudios pequeños durante los dos años anteriores que muestran esto, pero no se ha sabido nada en el ámbito nacional", afirmó James F. Paulson, líder del estudio y profesor asistente de pediatría y psicología y ciencias de la conducta del Centro de Investigación Pediátrica de la Escuela de Medicina de Virginia Oriental.

Los hallazgos aparecen publicados en la edición de agosto de Pediatrics.

Los nuevos padres que participaron en el estudio llenaron cuestionarios y fueron entrevistados para determinar si mostraban síntomas de depresión. Sus relaciones con sus hijos se determinaron mediante preguntas sobre prácticas como la lactancia, poner a dormir al bebé sobre la espalda, y si los padres leían, jugaban o cantaban con su niño.

"Lo que encontramos en este estudio es que las interacciones cotidianas básicas estaban deterioradas en los papás, igual que en las mamás", afirmó Paulson. "Además, las actividades básicas estaban deterioradas".

Los pediatras deberían hacer un mayor esfuerzo por identificar la depresión posparto tanto en las madres como en los padres, advirtió Paulson. "En general, los pediatras tal vez estén en la mejor posición para detectar la depresión, pero con frecuencia no lo hacen", aseguró, y añadió que está realizando un estudio para evaluar los patrones de evaluación de la depresión posparto.

El Dr. William Coleman es profesor de pediatría de la Universidad de Carolina del Norte y presidente del comité de aspectos psicosociales de la salud infantil y familiar de la American Academy of Pediatrics. "Los médicos no hacen un buen trabajo, no preguntan sobre, ni detectan, la depresión posparto en la madre, y tal vez ni siquiera vean al padre", apuntó. "Podrían detectar los sentimientos de la madre, pero tal vez ni pregunten al padre".

Coleman apuntó que los papás usualmente se sienten eufóricos tras el nacimiento, pero que ese sentimiento de "fascinación" puede desaparecer, dependiendo de las circunstancias de la familia.

Eso puede suceder "si la madre es excesivamente controladora y desea al bebé para ella sola", dijo Coleman. "Los padres pueden también experimentar frustración, tanto sexual como emocional, si olvidan que la esposa no tiene interés sexual en este momento. Si la esposa es muy maternal, ellos podrían sentirse un poco inútiles, en la periferia".

La depresión del padre lleva a un patrón de conducta bien conocido, señaló Coleman. "Tiende a trabajar más, a ver más deportes, a beber más y a estar solitario", aseguró.

Un problema de detectar la depresión posparto en los padres es que "a los pediatras se les indica que no pregunten sobre los asuntos de los adultos", señaló Coleman. "Es un juego silencioso".

Sin embargo, es importante detectar la depresión posparto en el padre por el bien de los resultados a largo plazo del bebé, aseguró Paulson. "Basados en lo que sabemos sobre la depresión posparto en las madres, está relacionada con problemas de salud más adelante, no sólo problemas emocionales y dificultades para ajustarse a la escuela, sino también con problemas básicos de salud", añadió.

Más información

Para más información sobre la depresión posparto, visite la U.S. National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: James F. Paulson, Ph.D, assistant professor, pediatrics, psychology and behavioral sciences, Eastern Virginia Medical School Center for Pediatric Research, Norfolk; William Coleman, M.D., professor, pediatrics, University of North Carolina, Chapel Hill; August 2006 Pediatrics

Last Updated: