La depresión y los problemas mentales son más comunes en las madres primerizas

Un estudio encuentra que el riesgo es mayor en los primeros meses que siguen al nacimiento

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES 5 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Las mujeres que han dado a luz recientemente a su primer hijo tienen un mayor riesgo de hospitalización por trastornos mentales, como la depresión, que las demás mujeres.

Pero los nuevos padres no parecen compartir un aumento similar en el riesgo de enfermedad mental grave después del nacimiento de su primer hijo.

Estos son apenas dos de los hallazgos de un estudio de 22 años, publicado en la edición del 6 de diciembre del Journal of the American Medical Association, que dio seguimiento a más de 2 millones de adultos nacidos en Dinamarca durante sus vidas.

"Nuestro estudio muestra que las mujeres están en particular riesgo de admisión al hospital por trastornos mentales justo después de haberse convertido en madres por primera vez", afirmó Trine Munk-Olsen, autora principal del estudio y estudiante de doctorado del Centro nacional de investigación basada en registros de la Universidad de Aarhus, Dinamarca.

"Sin embargo, los nuevos padres no parecen estar en riesgo", añadió. Esto sugiere que es probable que las fluctuaciones hormonales tengan que ver con estos trastornos.

Después del nacimiento de un bebé, la depresión es muy común en las mujeres y afecta hasta al 15 por ciento de las madres primerizas, según la información de fondo del estudio. Otras enfermedades mentales graves, si bien no son tan prevalentes, también podrían afectar a las madres recientes en mayores números. El estudio informa que la psicosis posparto, un grave trastorno mental que puede poner tanto al bebé como a la madre en riesgo de daño físico, afecta a cerca de una mujer por cada 1,000 nacimientos.

Munk-Olsen y sus colegas anotaron que la mayoría de los estudios anteriores sobre madres primerizas no habían buscado otros trastornos mentales, como el trastorno bipolar o la esquizofrenia. Además, pocos estudios han evaluado el impacto de la nueva paternidad sobre la salud mental de los padres.

Para evaluar el riesgo de todas las enfermedades psiquiátricas de suficiente gravedad para requerir hospitalización tanto en las madres como en los padres, los investigadores recolectaron datos de registros de salud y de servicio civil daneses. Estos registros contenían información de 2,357,942 adultos nacidos en Dinamarca. Los investigadores incluyeron información de 1973 a 2005.

Durante ese periodo, 630,373 mujeres y 547,431 hombres tuvieron hijos por primera vez.

De esos nuevos padres, 1,171 mujeres y 658 hombres tuvieron que ser admitidos a un hospital psiquiátrico en algún momento durante los primeros 12 meses de la vida de sus hijos. En general, el riesgo de hospitalización por enfermedad mental fue de 1.03 por 1,000 nacimientos para las mujeres, y de 0.37 por 1,000 nacimientos para los hombres dentro de los tres meses siguientes al nacimiento de un hijo.

Las mujeres que habían dado a luz dentro de los tres meses anteriores tenían más de siete veces más probabilidades de ser hospitalizadas, en comparación con las mujeres que habían dado a luz entre 11 y 12 meses atrás. Las mujeres que habían dado a luz dentro de los tres meses anteriores también tenían más del doble de probabilidades de buscar atención de salud mental ambulatoria. El mayor riesgo tuvo lugar entre 10 y 19 días después del nacimiento.

"Este estudio es importante porque repite los hallazgos de investigaciones anteriores", afirmó la Dra. Dorothy Sit, profesora asistente de psiquiatría de la Facultad de medicina de la Universidad de Pittsburgh y una de las autoras de un editorial acompañante en la revista.

"Las mujeres necesitan obtener tratamiento inmediato. Aunque la depresión puede resolverse de manera espontánea en cuestión de entre seis y nueve meses, las consecuencias son amplias", explicó. "La depresión no sólo impide el funcionamiento de la madre, no sólo socialmente o en el trabajo, sino que puede afectar su relación con el recién nacido y sus otros hijos".

Señaló que las mujeres, sus familias y sus proveedores de atención médica necesitan ser conscientes del aumento en el riesgo de depresión y otros trastornos después del nacimiento del primer hijo.

En particular, señaló Sit, las mujeres que han tenido depresión anteriormente están en mayor riesgo. Entre los síntomas a los que hay que estar atentos se encuentran pérdida de interés en el bebé o en otras actividades que una vez se consideraban placenteras, sentirse triste o deprimida, cambios en los patrones de sueño, pensar querer morir; iniciar nueva ansiedad o pensar querer hacerse daño uno mismo o a los demás.

"Esté lista para buscar tratamiento más pronto en vez de más tarde", aconsejó Sit, y añadió que hay opciones tanto médicas como no médicas para el tratamiento de los trastornos psiquiátricos y que hay medicamentos que se consideran seguros para las madres lactantes.

Más información

Para aprender más sobre la depresión y el embarazo, visite el U.S. National Women's Health Information Center.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Trine Munk-Olsen, doctoral student, the National Centre for Register-Based Research, University of Aarhus, Denmark; Dorothy Sit, M.D., assistant professor of psychiatry, University of Pittsburgh School of Medicine; Dec. 6, 2006, Journal of the American Medical Association

Last Updated: