Click Here for HealthDay's Coronavirus Liveblog

Según un estudio, el parto en casa con una comadrona es tan seguro como en un hospital

Investigadores canadienses encuentra una menor tasa de complicaciones

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES, 31 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Tener un bebé en casa con una partera registrada es igual de seguro que un nacimiento convencional en el hospital, según un estudio reciente.

De hecho, los nacimientos planificados en casa podrían tener una menor tasa de complicaciones, según un estudio que aparece en la edición del 15 de septiembre de la revista CMAJ.

Aunque el estudio se llevó a cabo en Canadá, donde la actitud hacia la partería es más tolerante que en otros países, los hallazgos podrían ayudar a calmar la continua controversia en EE. UU. y otros sitios.

El Colegio estadounidense de ginecólogos y obstetras (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) está opuesto a los partos en casa, al igual que ciertas organizaciones en Australia y Nueva Zelanda. Más organizaciones lo respaldan en Gran Bretaña y las provincias canadienses están realizando ahora la transición a la partería, afirmó la autora principal del estudio Patricia Janssen, directora del Programa del Máster en salud pública de la Universidad de Columbia Británica.

Janssen, una enfermera registrada que tiene capacitación como partera pero no la certificación, afirmó que "la gente que se emplea como parteras independientes no están necesariamente reguladas de manera estricta [en EE. UU.] dependiendo del estado, así que tal vez no haya garantía de que hayan tenido un nivel adecuado de capacitación o un diploma certificado o algo por el estilo. Y tal vez no estén monitorizadas y reguladas por un colegio profesional en particular".

La controversia ha resultado en una falta de regulación y requerimientos de licenciatura claros en los Estados Unidos, advirtió la Dra. Marjorie Greenfield, profesora asociada de obstetricia y ginecología del Centro médico Case de los Hospitales Universitarios de Cleveland.

Según Greenfield, la National Association of Certified Professional Midwives cuenta con un proceso de certificación, pero muchos estados no lo reconocen. "Si usted es una mujer que desea dar a luz en casa, ¿cómo determina si la persona tiene calificaciones adecuadas?", planteó.

Los autores del nuevo estudio compararon tres grupos distintos de nacimientos planificados en Columbia Británica desde inicios de 2000 hasta finales de 2004: nacimientos en casa atendidos por parteras registradas (las parteras están registradas en Canadá), nacimientos en el hospital atendidos por el mismo grupo de parteras registradas, y nacimientos en el hospital atendidos por médicos. En total, el estudio incluyó a casi 13,000 nacimientos.

El índice de mortalidad por 1,000 nacimientos fue de 0.35 en el grupo de casa, 0.57 en los nacimientos en el hospital atendidos por parteras, y 0.64 entre los atendidos por médicos, según el estudio.

Las mujeres que dieron a luz en casa fueron menos propensas a necesitar intervenciones, o a tener problemas como rasgado o hemorragia vaginales. Esos bebés también tuvieron menos probabilidades de necesitar oxígeno o reanimación, encontró el estudio.

Los autores reconocieron que la "autoselección" podría haber sesgado los resultados del estudio, ya que las mujeres que prefieren los partos en casa tienden a ser más saludables y a tener más aptitudes para un parto en el hogar.

Janssen dijo que esperaba que "este artículo tenga un impacto importante en "EE. UU.". Pero el "establecimiento" tiene un prejuicio definitivo contra los partos en casa. Y el tema está cargado de emociones, señaló.

"El control sobre dónde sucede el parto es un tema político y económico, pero también se trata de una creencia profunda de los médicos de que dar a luz en casa no es seguro", apuntó Greenfield. "Los médicos ven a toda paciente de parto en el hogar que ha sufrido una complicación, pero no vemos a las que tienen bebés hermosos y fabulosos en casa que pueden amamantarlos mejor, o tener menos infecciones adquiridas en el hospital. Podrían haber beneficios médicos", añadió.

"Hay que regular la partería. No puede pasar desapercibida, porque entonces es peligrosa", advirtió Greenfield. "Tiene que haber un proceso de regulación y licenciatura [para proteger] a las mujeres que elijen parir en casa de cualquier manera".

Más información

Para más información sobre la partería, visite la National Association of Certified Professional Midwives.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Patricia Janssen, R.N., Ph.D., director, Master of Public Health Program, and associate professor, University of British Columbia, Canada; Marjorie Greenfield, M.D., associate professor of obstetrics and gynecology, University Hospitals Case Medical Center, Cleveland; Sept. 15, 2009, CMAJ

Last Updated: