La orientación psicológica personalizada frena la propagación del SIDA

El sexo sin protección se reduce entre los jóvenes adultos VIH positivos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES 8 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Convencer a los jóvenes adultos VIH positivos de que eviten infectar a otros es uno de los grandes desafíos de la lucha contra el SIDA.

Sin embargo, en un nuevo estudio investigadores estadounidenses sostienen que la solución puede descansar en la orientación psicológica personalizada que estimula a las personas a tomar mejores decisiones mediante la comprensión de sus propios valores personales.

Las tasas de un tipo de sexo sin protección cayó en más del 30 por ciento entre los usuarios de medicamentos VIH positivos que se sometieron a un intensivo programa de orientación psicológica. "Se refuerza la habilidad de una persona para controlar su vida y cambiar su comportamiento", afirmó Lee Klosinski, director de programas del AIDS Project de Los Ángeles, que espera duplicar los hallazgos del estudio. La orientación psicológica "les ayuda a tomar decisiones saludables en sus vidas".

Se estima que 110,000 estadounidenses menores de 23 años están infectados con el virus del SIDA. Estudios sugieren que muchos de ellos no están conscientes de su enfermedad; aquellos que saben que están infectados no siempre toman los costosos medicamentos que han revolucionado el tratamiento del SIDA durante los últimos ocho años.

Los investigadores ofrecieron la opción de tres programas de prevención de la infección a 175 jóvenes VIH positivos en Los Ángeles, San Francisco y Nueva York. Los sujetos en edad de 16 a 29 años eran usuarios habituales de metanfetamina o medicamentos intravenosos; más de las dos terceras partes eran hombres homosexuales.

Los participantes, en la mayoría de los casos, habían sido activos sexualmente antes del estudio: Informaron una media de 50 compañeros sexuales en el transcurso de sus vidas, y 21 afirmaron que habían tenido sexo con 1,000 ó más personas. El riesgo es que sigan teniendo sexo sin protección e infecten a otros.

Algunos de los sujetos tuvieron hasta 18 sesiones con un consejero por teléfono. Otro grupo asistió a sesiones personalizadas, mientras que un tercer grupo fue asignado para recibir orientación psicológica en una fecha posterior. Todos los participantes recibieron de $20 a $25 dólares por asistir a cada una de las cuatro reuniones con los consejeros para medir su progreso.

El objetivo de la orientación psicológica era conseguir un sentido interior de responsabilidad en los participantes, indicó Mary Jane Rotheram, directora del Centro de Salud Comunitaria de la Universidad de California en Los Ángeles. "Gran parte de la gente desea ser una buena persona", apuntó. "Nuestro programa ayuda a las personas a recordar lo que es la alegría y felicidad en sus vidas, y a descubrir cómo mantenerla en su vida diaria".

Los hallazgos aparecen en la edición de octubre del Journal of Acquired Immune Disorders.

El estudio sugirió que la orientación psicológica personalizada convenció más de un tercio de los participantes a reducir las relaciones sexuales sin protección con compañeros cuyo estatus de VIH, positivo o negativo, era desconocido. "Tuvieron la misma cantidad de sexo, pero fue con protección o con personas VIH positivas", señaló Rotheram.

La orientación telefónica no fue tan exitosa.

Los hallazgos son esperanzadores ya que muestran que el énfasis federal sobre la orientación psicológica es una buena idea, indicó Steve Morin, director del Centro para la Investigación de las Políticas de SIDA de la Universidad de California en San Francisco. "Lo que este estudio ilustra es que funciona".

Investigaciones anteriores habían sugerido que la propuesta de orientación psicológica funcionaba en grupos. Pero orientar psicológicamente a varios jóvenes a la vez no es recomendable en muchas partes del país, como las áreas rurales, apuntó Rotheram. "Esto demuestra que también podemos trabajar con los más jóvenes de manera individual".

El siguiente paso será expandir el programa de orientación psicológica, explicó Rotheram. "Recibimos fondos de los CDC [U.S. Centers for Disease Control and Prevention] para capacitar a los proveedores y así convertir esto en parte de la rutina del cuidado médico".

Más Información

Para saber más sobre la prevención del SIDA, visite avert.org.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Mary Jane Rotheram, Ph.D., director, Center for Community Health, University of California at Los Angeles; Lee Klosinski, Ph.D., director, programs, AIDS Project Los Angeles; Steve Morin, Ph.D., director, AIDS Policy Research Center, University of California at San Francisco; October 2004 Journal of Acquired Immune Disorders

Last Updated: