Un estudio vincula al VPH que provoca cáncer también con la enfermedad cardiaca

In English

Por
Reportera de HealthDay

JUEVES, 7 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- Se sabe que ciertas cepas del VPH provocan cáncer del cuello uterino y otros tipos de tumores. Ahora, un nuevo estudio plantea la posibilidad de que también podrían contribuir a la enfermedad cardiaca.

Los investigadores encontraron que entre más de 63,000 mujeres, las que estaban infectadas con cepas de "alto riesgo" del virus del papiloma humano (VPH) tenían ciertas probabilidades adicionales de desarrollar enfermedad cardiaca o sufrir un accidente cerebrovascular (ACV) a lo largo de los próximos años.

La conexión se vio sobre todo entre las mujeres que eran obesas o que tenían síndrome metabólico, que es un conjunto de factores de riesgo de la enfermedad cardiaca y el ACV que incluye a la hipertensión y al azúcar en sangre elevado.

Los hallazgos no prueban que el VPH de alto riesgo contribuya directamente a la enfermedad cardiovascular, comentó la Dra. Ann Bolger, cardióloga y profesora en la Universidad de California, en San Francisco.

En los estudios como este, "siempre existe la posibilidad" de que algún otro factor pudiera explicar la conexión, dijo Bolger, que no participó en la investigación.

"Pero creo que estos datos son fascinantes", añadió. "Esto debe explorarse más".

El VPH es un grupo de más de 200 virus relacionados. Algunos son de transmisión sexual y pueden provocar verrugas genitales. En algunas personas, la infección se vuelve persistente, y una infección persistente con las cepas de alto riesgo del VPH puede al final provocar cáncer.

Esas infecciones son responsables de casi todos los casos de cáncer de cuello uterino, según el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. Y con frecuencia causan algunos cánceres menos comunes, como tumores de la vagina, el pene, el ano y la garganta.

Aun así, no hay pruebas de que las cepas de VPH de alto riesgo puedan dañar directamente a las arterias y contribuir a los ataques cardiacos y ACV.

Lo que se necesita es más investigación en laboratorio, planteó el investigador sénior, el Dr. Seungho Ryu.

Una posibilidad es que el VPH alimente directamente a las placas que obstruyen a las arterias al infectar a las células de las paredes de los vasos sanguíneos, según Ryu, profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Sungkyunkwan en Seúl, Corea del Norte.

O, comentó Ryu, el virus podría tener efectos más "indirectos" al fomentar una inflamación sistémica crónica en el cuerpo.

Pero por ahora esto es especulación.

Los hallazgos, publicados el 7 de febrero en la revista Circulation Research, se basan en 63,411 mujeres coreanas que no tenían problemas cardiacos al inicio del estudio. Todas se sometieron a pruebas del VPH, y se encontró que poco menos de un 8 por ciento portaban una cepa de alto riesgo.

En los próximos años, poco más de 1,100 mujeres desarrollaron una enfermedad cardiaca o sufrieron un ACV. Ese riesgo fue un 22 por ciento más alto entre las que tuvieron un resultado positivo de un VPH de alto riesgo, incluso tras tomar en cuenta factores como la edad, el nivel educativo, y los hábitos de tabaquismo y ejercicio.

El equipo de Ryu observó entonces la conexión basándose en el peso de las mujeres. Resultó que la asociación se limitaba en gran medida a las mujeres obesas: las que tenían una infección con un VPH de alto riesgo presentaban un 71 por ciento más de probabilidades de desarrollar problemas cardiovasculares, frente a las mujeres obesas sin esas infecciones.

Surgió un patrón similar cuando los investigadores compararon a las mujeres con y sin síndrome metabólico.

El equipo de Ryu especula que la infección con el VPH podría exacerbar a la inflamación y a las demás consecuencias cardiovasculares de la obesidad y el síndrome metabólico.

Bolger enfatizó que los hallazgos no deben "alarmar" a las mujeres que han estado infectadas con un VPH de alto riesgo en algún momento.

Incluso si el virus sí aumentara el riesgo de enfermedad cardiaca, hay muchas medidas que las mujeres pueden tomar para contrarrestarlo.

"Fíjese en las cosas básicas", sugirió Bolger. "¿Fuma? ¿Se pone de pie y se mueve cada día? ¿Sabe cuál es su presión arterial? ¿La tiene bajo control?".

Ryu dijo lo mismo. Estos hallazgos, señaló, sugieren que las mujeres con antecedentes de VPH de alto riesgo pueden protegerse al mantener un peso saludable y una presión arterial, azúcar en la sangre y colesterol normales.

También está el hecho de que las infecciones con VPH de alto riesgo ahora son prevenibles mediante la vacunación.

Según Bolger, este estudio plantea la pregunta de si la vacuna contra el VPH podría en última instancia también tener un impacto en las tasas de enfermedad cardiovascular.

En Estados Unidos, los expertos recomiendan que todas las chicas y chicos reciban la vacuna contra el VPH a partir de los 11 o 12 años de edad. También se aconseja para los adultos jóvenes que no la recibieron en la niñez.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. tienen más información sobre la infección con el VPH.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Seungho Ryu, M.D., professor, Sungkyunkwan University School of Medicine, Seoul, South Korea; Ann Bolger, M.D., professor emeritus, medicine, University of California, San Francisco; Feb. 7, 2019, Circulation Research, online

Last Updated: