La 'terapia de conversión' para las personas transgénero es común y potencialmente dañina

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 28 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- Más de una de cada 10 personas transgénero afirman que un consejero profesional las ha presionado para que acepten su sexo de nacimiento.

Eso es lo que encontró la encuesta más grande que se ha realizado sobre el tema hasta la fecha.

Casi un 14 por ciento de las personas transgénero afirman que algún tipo de profesional (un psicólogo, consejero o consejero religioso) les instó a identificarse solo con el sexo que les asignaron al nacer, reveló la encuesta.

Eso equivale a más de 180,000 personas en Estados Unidos que han sido sometidas potencialmente a una forma de terapia de conversión, señaló el investigador principal, el Dr. Jack Turban, psiquiatra adolescente e infantil en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston.

Las principales organizaciones médicas, incluyendo a la Asociación Americana de Medicina (American Medical Association), se oponen a esos esfuerzos de conversión, al considerarlos ineficientes e inmorales, enfatizó Turban.

"Los legisladores estatales han afirmado que esos intentos por cambiar la identidad de género no suceden en sus estados, y lo han usado como argumento para no aprobar leyes que harían que intentar cambiar la identidad de género de una persona fuera ilegal", dijo Turban.

El porcentaje de personas transgénero que han experimentado esfuerzos de conversión variaron entre un mínimo de un 9 por ciento en Carolina del Sur y un máximo del 25 por ciento en Wyoming, encontraron los investigadores.

La encuesta "muestra lo ubicua que sigue siendo la terapia de conversión", apuntó Amy Green, directora de investigación de The Trevor Project, la organización más grande del mundo para la prevención del suicidio y la intervención en crisis en jóvenes LGBTQ (lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e indecisos).

"La terapia de conversión es peligrosa, y el The Trevor Project se siente orgulloso de trabajar con las coaliciones locales y las organizaciones nacionales para acabar con esa práctica desacreditada en los 50 estados", continuó Green. "Sabemos que con el respaldo, los jóvenes transgénero y no binarios son resilientes ante esas prácticas nocivas".

La terapia de conversión transgénero se reportó más comúnmente en un grupo de estados occidentales que incluyen a Montana, Idaho, Wyoming, Utah y Dakota del Sur, mostró la encuesta. Esos esfuerzos también fueron comunes en Nevada, Oklahoma, Virginia Occidental y Alaska.

En la Encuesta de transgénero de EE. UU. de 2015 participaron más de 27,700 personas transgénero, con representación de los 50 estados, afirmaron los investigadores. Como parte de la encuesta, se preguntó a los participantes si un profesional había intentado en algún momento lograr que dejaran de ser transgénero.

Los datos han mostrado que la terapia de conversión puede aumentar el riesgo de suicidio y el distrés psicológico de una persona, apuntaron Turban y Green.

"En nuestra encuesta más reciente, los jóvenes que reportaron haberse sometido a una terapia de conversión tenían una tasa de intento de suicidio que era de más del doble que la de los que no lo reportaron", dijo Green. "Además, más de la mitad de los jóvenes transgénero y no binarios encuestados habían pensado seriamente en intentar suicidarse".

Turban planteó que "esperamos que estos hallazgos provean inspiración a los legisladores estatales para que ilegalicen los esfuerzos por cambiar la identidad de género. También esperamos que los padres y los individuos sean menos propensos a buscar esas modalidades a medida que fomentemos la comprensión pública de que ser transgénero no es una enfermedad ni se tiene que curar".

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista American Journal of Public Health.

Estos resultados no son sorprendentes, porque no hay un acuerdo generalizado sobre cómo afrontar la disforia de género en los niños, comentó Clinton Anderson, director de la Oficina de Orientación Sexual y Diversidad de Género de la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association).

Hay un acuerdo generalizado respecto a que los adultos que se declaran transexuales sean ayudados a hacer la transición a cualquier nivel que lo deseen, ya sea simplemente la apariencia o la terapia hormonal o la cirugía, dijo Anderson.

Los adolescentes que son transexuales tienden a ser aceptados y a recibir ayuda automáticamente. "A medida que crecen se hace cada vez más claro que no hay probabilidades de que una persona pueda alguna vez aceptar su género, excepto como persona transgénero", apuntó Anderson.

Pero hay un debate continuo sobre cómo abordar la disforia de género en los niños más pequeños, añadió.

"Algunas personas se muestran renuentes a afirmar por completo una transición en un niño, cuando no están seguras de si la transición será lo que querrán cuando tengan 15 o 25 años", indicó Anderson.

Por otra parte, algunos consideran que esa renuencia es una falta de apoyo, o incluso una oposición, a la exploración de un niño sobre su género.

"Algunas personas perciben que cualquier cosa excepto la afirmación constituye una terapia de conversión, y que por tanto es inmoral y malo", dijo Anderson. "A veces algunas personas perciben que eso socava el sentido de sí mismo de un niño, o de control de su propio destino o autonomía".

El término "terapia de conversión" se acuñó originalmente para hablar sobre los esfuerzos por cambiar la orientación sexual de una persona, explicó Anderson. Pero el término se ha ampliado en los últimos años para referirse a los esfuerzos por cambiar la identidad de género de una persona.

"La sexualidad de una persona tiene dos partes distintas", comentó Anderson respecto a la orientación sexual y la identidad de género. "No son lo mismo".

Turban recomienda que los padres de un niño que esté cuestionando su identidad de género "mantengan una actitud abierta y de respaldo con el niño. Recuérdele que le quiere pase lo que pase. Permita que explore su identidad de género, y no intente forzarlos de una forma u otra".

Añadió que "la investigación sigue mostrando que la vergüenza y el rechazo son el origen de la mayoría de los problemas de la salud mental en esta población".

Más información

GLAAD ofrece más información sobre las personas transgénero.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Jack Turban, M.D., M.H.S., child and adolescent psychiatrist, Harvard Medical School, Boston; Amy Green, Ph.D., director, research, The Trevor Project; Clinton Anderson, Ph.D., director, American Psychological Association's Sexual Orientation and Gender Diversity Office; Aug. 15, 2019, American Journal of Public Health, online

Last Updated: