¿Quitarles las pantallas ayuda a los adolescentes privados del sueño?

In English

LUNES, 27 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- Reducir el tiempo que los adolescentes pasan de noche frente a las pantallas puede mejorar su sueño en apenas una semana, encuentra un estudio reciente.

La investigación muestra que la exposición a un exceso de luz en la noche (en particular la luz azul de los smartphones, las tabletas y las computadoras) puede afectar al reloj del cerebro y a la producción de melatonina, la hormona del sueño, lo que resulta en un sueño más corto y de peor calidad.

Se piensa que este problema es peor entre los niños y adolescentes que en los adultos. Este estudio, de investigadores de los Países Bajos, se enfocó en cómo el tiempo frente a las pantallas afecta al sueño de los adolescentes.

En promedio, los adolescentes que pasaban más de cuatro horas al día viendo una pantalla tardaban 30 minutos más en quedarse dormidos, se despertaban 30 minutos más tarde y presentaban más señales de pérdida de sueño, entre ellas mal humor, fatiga y una mala concentración, que los adolescentes que pasaban menos de una hora al día frente a pantallas, encontró el estudio.

Entonces, los investigadores evaluaron cómo bloquear la luz azul con gafas y prohibir el tiempo frente a las pantallas de noche afectaba a los patrones de sueño de 25 usuarios frecuentes de pantallas.

Tras apenas una semana, los adolescentes tenían menos señales de pérdida del sueño, y se quedaban dormidos y se levantaban 20 minutos antes.

"Aquí, mostramos de forma muy sencilla que estos problemas del sueño se pueden revertir fácilmente si se minimiza el uso de pantallas o la exposición a la luz azul en la noche", señaló en un comunicado de prensa de la Sociedad Europea de Endocrinología (European Society of Endocrinology) el autor del estudio, Dirk Jan Stenvers. "Basándonos en nuestros datos, es probable que los problemas de sueño y el atraso en el inicio del sueño de los adolescentes se vean mediados, al menos en parte, por la luz azul de las pantallas".

Stenvers es miembro clínico del Departamento de Endocrinología y Metabolismo de Ámsterdam UMC, un centro médico y de investigación.

El próximo paso es determinar si reducir el tiempo frente a las pantallas mejora el sueño a largo plazo, y si los adultos perciben los mismos beneficios.

"Los problemas del sueño comienzan con síntomas menores de cansancio y mala concentración, pero a largo plazo sabemos que la pérdida de sueño se asocia con un aumento en el riesgo de obesidad, diabetes y enfermedad cardiaca", apuntó Stenvers. "Si podemos introducir unas sencillas medidas ahora para resolver el tema, podemos evitar mayores problemas de la salud en los próximos años".

El estudio también fue presentado el 19 de mayo en la reunión anual de la Sociedad Europea de Endocrinología en Lyon, Francia. Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

La National Sleep Foundation tiene más información sobre los adolescentes y el sueño.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: European Society of Endocrinology, news release, May 19, 2019

--

Last Updated: