Los sueños son un campo de entrenamiento para las situaciones temibles en la vida real

In English

DOMINGO, 1 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- Los sueños malos pueden ayudar a las personas a reaccionar mejor ante situaciones alarmantes cuando están despiertas, un hallazgo que podría conducir a terapias basadas en los sueños para la ansiedad, informan unos investigadores suizos.

Analizaron los sueños de 18 personas, y determinaron las áreas del cerebro que se activaron cuando los participantes experimentaron miedo en sus sueños.

"Por primera vez, hemos identificado correlatos neurales del miedo cuando soñamos, y observamos que se activan regiones similares cuando se experimenta miedo tanto en el estado de sueño como en el de vigilia", señalo Lampros Perogamvros, investigador en el Laboratorio de Sueño y Cognición de la Universidad de Ginebra, en Suiza.

Su equipo también encontró que después de que los voluntarios se despertaron de un mal sueño, las áreas del cerebro que controlan las emociones respondían a situaciones alarmantes de forma mucho más efectiva, según el estudio, publicado en una edición reciente de la revista Human Brain Mapping.

"Identificamos dos regiones del cerebro implicadas en la inducción del miedo experimentado durante el sueño: la ínsula y la corteza cingulada", indicó Perogamvros en un comunicado de prensa de la universidad.

Cuando una persona está despierta, la ínsula se activa automáticamente cuando siente miedo, mientras que la corteza cingulada ayuda en las reacciones motoras y conductuales ante las amenazas.

En evaluaciones posteriores de 89 voluntarios, los investigadores encontraron un potente vínculo entre las emociones durante los sueños y durante la vigilia. Dijeron que esto refuerza una teoría de que las personas simulan situaciones alarmantes mientras sueñan con el objetivo de reaccionar mejor a estas cuando están despiertas.

"Los sueños se podrían considerar como un entrenamiento real para nuestras reacciones futuras, y quizá nos preparen potencialmente para enfrentarnos a peligros en la vida real", planteó Perogamvros.

Basándose en sus hallazgos, los investigadores planifican evaluar una nueva forma de terapia de sueños para tratar los trastornos de ansiedad.

Anotaron que los sueños malos (en que el nivel de miedo es moderado) son distintos que las pesadillas, que provocan unos niveles altos de miedo, perturban el sueño y tienen un efecto negativo cuando una persona se despierta.

"Creemos que si se supera un umbral determinado de miedo en un sueño, pierde su rol beneficioso como regulador emocional", añadió Perogamvros.

Más información

El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral de EE. UU. ofrece más información sobre la ansiedad.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: University of Geneva, news release, Nov. 25, 2019

--

Last Updated: