El ejercicio reduce el riesgo de enfermedad cardiaca de las mujeres

Pero sin perder peso, es poco probable que la actividad por sí misma revierta los peligros del exceso de peso

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

VIERNES 29 de abril (HealthDay News/Dr. Tango) -- Incrementar los niveles de ejercicio puede reducir, aunque no eliminar, el riesgo de enfermedad cardiaca, entre las mujeres que tienen exceso de peso o son obesas, según halla un estudio estadounidense.

Los investigadores analizaron los datos de casi 38.987 hombres que participaron en el Women's Health Study, que se completó recientemente, Al comienzo del estudio en 1992, se recolectó información sobre el peso y la estatura de las mujeres, la cantidad promedio de tiempo que pasaban siendo físicamente activas, otros hábitos de salud y la historia médica. A las mujeres se les hizo seguimiento, entonces, durante un promedio de 10.9 años.

Al comienzo del estudio, se consideraba que el 34 por ciento de las mujeres eran físicamente activas, el 31 por ciento tenía sobrepeso y el 18 por ciento era obeso.

Durante el seguimiento, 948 desarrollaron enfermedad de la arteria coronaria. Tanto el índice de masa corporal (IMC) y los niveles de actividad física se relacionaron individualmente con el riesgo de enfermedad cardiaca. El riesgo fue el más bajo entre las mujeres de peso normal que eran activas, ligeramente mayor para las mujeres inactivas de peso normal, aún mayor para las mujeres que tenían exceso de peso o eran obesas y el más alto para las mujeres inactivas que tenían exceso de peso o eran obesas.

La Dra. Amy R. Weinstein, del Centro Médico Beth Israel Deaconess de Boston y sus colegas notaron que las células de grasa (adipocitos) liberan sustancias químicas que podrían afectar el corazón al acelerar el endurecimiento de las arterias y aumentar la inflamación, la coagulación y la disfunción de los vasos sanguíneos.

"Nuestra teoría es que el efecto beneficioso de la actividad física podría reducir y combatir directamente los malos efectos de los factores protrombóticos liberados por los adipocitos", escribieron los investigadores.

Sin embargo, anotaron que el ejercicio no eliminaba los efectos del exceso de peso.

"Es poco probable que incluso la actividad física en grandes cantidades revierta el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria en las mujeres obesas y las que tienen exceso de peso si no adelgazan", concluyeron los autores del estudio. "Independientemente del peso corporal, estos datos resaltan la importancia de asesorar a todas las mujeres para que hagan cada vez más actividad física y mantengan un peso saludable para reducir los riesgos de enfermedad cardiaca coronaria".

El estudio aparece publicado en la edición del 28 de abril de la revista Archives of Internal Medicine.

Más información

El U.S. National Women's Health Information Center tiene más información sobre la enfermedad cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: JAMA/Archives journals, news release, April 28, 2008

--

Last Updated: