La grasa corporal adicional podría aumentar el riesgo de cáncer de mama, independientemente del peso

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES, 26 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Las mujeres mayores que tienen algo de grasa corporal adicional podrían enfrentarse a un mayor riesgo de cáncer de mama, aunque su peso sea normal, encuentra un estudio reciente.

"Esto sugiere que las mujeres no se deben concentrar solo en el peso", dijo Mia Gaudet, directora estratégica de investigación en cáncer de mama y ginecológico en la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

"En lugar de ello, se deben concentrar en hacer cosas que pueden ayudar a reducir los niveles de grasa corporal, como una dieta saludable y el ejercicio regular", planteó Gaudet, que no participó en el estudio.

Investigaciones anteriores han encontrado que las mujeres con sobrepeso y obesas por lo general tienen un riesgo más alto de desarrollar un cáncer de mama tras la menopausia.

Pero hace mucho que los médicos confían en el índice de masa corporal (IMC) para decirle a la gente si tiene un peso normal o no.

El problema es que el IMC no distingue entre la grasa, el músculo y el hueso. Así que es una medida imprecisa de la composición corporal, y de los riesgos de enfermedad, han mostrado estudios recientes.

Ahora está "bastante bien establecido" que el IMC no es el mejor indicador del riesgo de una persona de afecciones como la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiaca, apuntó el investigador líder, el Dr. Neil Iyengar.

Y ahora parece que lo mismo podría suceder con el cáncer de mama, señaló Iyengar, oncólogo médico en el Centro Oncológico Conmemorativo Sloan Kettering, en la ciudad de Nueva York.

Los hallazgos se basan en 3,460 mujeres de 50 a 79 años de edad que participaron en un gran estudio conocido como Iniciativa de salud de las mujeres. Todas las mujeres tenían un IMC normal al principio, y se midió la grasa corporal de todas mediante una absorciometría dual de rayos X, o DXA.

La DXA es un escáner de todo el cuerpo que ofrece una instantánea de la composición corporal de una persona.

A lo largo de 16 años, 182 mujeres desarrollaron un cáncer de mama. La mayoría tenían tumores que eran de receptores de estrógeno positivos, lo que significa que el estrógeno ayudaba a fomentar su crecimiento.

En promedio, encontró el estudio, las mujeres con unos niveles más altos de grasa corporal también tenían un mayor riesgo de desarrollar un cáncer de mama RE positivo. Las mujeres cuyos niveles de grasa estaban en el 25 por ciento superior tenían el doble de probabilidades de desarrollar el cáncer, en comparación con las mujeres en el 25 por ciento inferior.

Los hallazgos no prueban de forma definitiva que la grasa corporal provocara los cánceres, según Iyengar. Pero su equipo tomó en cuenta muchos otros factores, incluyendo los antecedentes familiares de cáncer de mama de las mujeres, el uso de la terapia hormonal, y sus hábitos de ejercicio y de consumo de alcohol.

Y la grasa corporal adicional siguió siendo un factor.

¿Por qué es la grasa corporal importante? La grasa es un "tejido activo", explicó Iyengar, y cuando se acumula en exceso, deja atrás su riego sanguíneo y las células grasas comienzan a morir. Cuando eso sucede, apuntó, hay inflamación, y se producen unas sustancias llamadas factores de crecimiento.

"Esos factores de crecimiento pueden respaldar al cáncer", advirtió Iyengar.

Además, la grasa es una fuente de producción continua de estrógeno en las mujeres postmenopáusicas, apuntó el Dr. Graham Colditz, del Centro Oncológico Siteman en el Hospital Judío de Barnes, en St. Louis.

Colditz, que no participó en el estudio, dijo que los hallazgos tienen sentido.

Pero hablando a nivel práctico, añadió, seguirá siendo mucho más fácil para las mujeres vigilar su peso en la báscula del baño, en lugar de controlar sus niveles de grasa corporal.

Colditz se hizo eco del consejo de Gaudet: aunque las mujeres tengan un IMC normal, deben seguir esforzándose por tener una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad, lo que incluye, apuntó, ejercicios de resistencia para mantener y construir el músculo.

De hecho, dijo Iyengar, las participantes del estudio con unos niveles más altos de grasa corporal en general hacían menos ejercicio que las demás mujeres.

El estudio solo observó a las mujeres postmenopáusicas, así que los hallazgos no necesariamente aplican al cáncer de mama en las mujeres más jóvenes, dijo Iyengar.

Anotó que, en general, el cáncer de mama premenopáusico es distinto de los casos que surgen a una edad más avanzada, y no está claro si el peso o la composición corporal tienen algo que ver con ese riesgo.

Los hallazgos se presentaron el viernes en la conferencia de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer (American Association for Cancer Research), en Austin, Texas. Esas investigaciones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer tiene más información sobre el peso corporal y el riesgo de cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Neil Iyengar, M.D., medical oncologist, Memorial Sloan Kettering Cancer Center, New York City; Mia Gaudet, Ph.D., strategic director, breast and gynecologic cancer research, American Cancer Society, Atlanta; Graham Colditz, M.D., Dr.PH., associate director, prevention and control, Siteman Cancer Center at Barnes-Jewish Hospital and Washington University School of Medicine, St. Louis; Jan, 26, 2018, presentation, American Association for Cancer Research conference, Austin, Texas

Last Updated: