¿Es el té verde una moda o de verdad es bueno para la salud?

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 24 de junio de 2019 (HealthDay News) -- El té verde es una popular tendencia de salud, y muchas personas lo beben con la esperanza de que el brebaje les ofrezca beneficios.

Y eso no tiene nada de malo, afirman los dietistas: el té verde es una bebida saludable, rica en antioxidantes. Pero muchos de sus supuestos beneficios para la salud todavía no se han confirmado.

"Los ensayos clínicos relacionados con el té verde todavía están en sus etapas iniciales", señaló Nancy Farrell Allen, dietista y nutricionista registrada de Fredericksburg, Virginia. "Diría que lo beban y que lo disfruten. No hace daño, y quizá tenga beneficios valiosos. Pero la nutrición es una ciencia, y nuestra comprensión toma tiempo en evolucionar".

Los potenciales beneficios del té verde para la salud provienen de las catequinas, que son unos potentes compuestos antioxidantes conocidos como flavonoides, comentó Chelsey Schneider, supervisora de nutrición clínica en el Centro Oncológico Mount Sinai Beth Israel, en la ciudad de Nueva York.

Una catequina en particular, conocida como EGCG, se encuentra en niveles más altos en el té verde que en el blanco o el negro, apuntó.

"Ese compuesto puede ser incluso más potente que las vitaminas C y E, que son antioxidantes potentísimos", dijo Schneider. Los antioxidantes ayudan a proteger a las células de los daños.

El té verde, el negro y el blanco provienen de la misma planta, comentó Allen, vocera de la Academia de Dietética y Nutrición (Academy of Dietetics and Nutrition).

El té verde se hace de las hojas de la planta madura, mientras que el té blanco se hace de hojas cosechadas en una etapa temprana de su cultivo. El té negro se hace de hojas de té verde que se distribuyen y cubren con un paño húmedo, dijo.

"Se secan, ennegrecen y fermentan un poco, dando al té negro ese sabor más oscuro e intenso", comentó Allen. Pero ese proceso también reduce los niveles de catequinas del té negro.

Se ha asociado la pérdida de peso con el té verde, y los expertos sugieren que la mezcla de cafeína y catequinas puede mejorar el metabolismo y el procesamiento de la grasa de una persona, según el Departamento de Nutrición de la Universidad de California (UC), en Davis.

Pero parece que las personas deben beber mucho té verde para obtener unos beneficios sustanciales respecto a la pérdida de peso, y vigilar el resto de la dieta con cuidado, según la UC-Davis.

El té verde también se ha vinculado con la salud cardiaca.

Por ejemplo, un estudio de 2018 con más de 80,000 chinos, publicado en la revista Journal of the American Heart Association, mostró que el té verde reducía el colesterol LDL "malo".

Las evidencias sugieren que las catequinas del té verde también podrían reducir el riesgo de ataques cardiacos, ayudar a los vasos sanguíneos a relajarse y reducir la inflamación, según la UC-Davis.

El té verde se ha asociado con un riesgo más bajo de algunos tipos de cáncer.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) apunta a que los estudios han vinculado el té verde con una reducción en el riesgo de cáncer de ovario. Y la UC-Davis dijo que modelos experimentales han mostrado que el té verde podría reducir el riesgo de varios tipos de cáncer más.

Pero una revisión de las evidencias de 2016, realizada por la Biblioteca Cochrane, concluyó que hay "evidencias insuficientes y contradictorias como para ofrecer alguna recomendación firme sobre el consumo del té verde para la prevención del cáncer".

Schneider dijo que la investigación es limitada. "Algunos estudios pequeños plantean que el té verde puede ser preventivo en algunos cánceres, como el cáncer de mama, de ovario, de endometrio, de páncreas y oral, pero no hay suficientes ensayos humanos concluyentes que lo respalden", indicó.

El té verde también podría ayudar a mantener más joven al cerebro. Un estudio de 2014, publicado en la revista PLOS One, encontró que los japoneses que bebían más té verde tenían unos niveles significativamente más bajos de declive en la función cerebral, aunque los investigadores no pudieron descartar la posibilidad de que quizá esas personas tuvieran otros hábitos saludables que ayudaran a mantener su agudeza mental.

Una salvedad de todas esas investigaciones es que tienden a realizarse en países asiáticos, donde las personas beben mucho más té verde. Podría haber diferencias significativas en los estadounidenses.

Y la forma en que uno toma el té podría disminuir cualquier efecto positivo potencial, añadió Schneider.

"Muchas personas agregan azúcar blanco procesado a su té verde, lo que realmente hace que algo hermoso y saludable se convierta en algo malsano", lamentó.

Tal vez agregar leche o crema al té tampoco sea buena idea.

"Algunos estudios dicen que echar leche al té verde puede en realidad bloquear los efectos de la absorción de los antioxidantes", dijo Schneider. "Yo lo bebería puro".

Más información

La Universidad de California, en Davis, ofrece más información sobre las catequinas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Nancy Farrell Allen, R.D.N., registered dietitian nutritionist, Farrell Dietitian Services, Fredericksburg, Va.; Chelsey Schneider, R.D., C.S.O., C.D.N., clinical nutrition supervisor, Mount Sinai Beth Israel Cancer Center, New York City; Journal of the American Heart Association, July 3, 2018; Cochrane Library, research review, 2016; "Guidelines on Nutrition and Physical Activity for Cancer Prevention," American Cancer Society; PLOSone 2014

Last Updated: