Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

¿Su café matutino podría ser una herramienta para perder peso?

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 13 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Si perder peso encabeza su lista de resoluciones de Año Nuevo, quizá deba recurrir a esa taza de café caliente.

¿Por qué? Una nueva investigación sugiere que apenas 4 tazas de café al día pueden en realidad ayudar a reducir algo de grasa corporal.

El hallazgo llega tras una investigación de 24 semanas que monitorizó el impacto del café en 126 hombres y mujeres con sobrepeso en Singapur.

Inicialmente, los investigadores querían ver si el café podía ayudar a reducir el riesgo de diabetes tipo 2 al reducir el riesgo de desarrollar resistencia a la insulina, que puede conducir a aumentos dramáticos en el azúcar en la sangre y, en última instancia, a la diabetes.

Al final, los investigadores no encontraron evidencias de que el café tuviera ese tipo de efecto protector. Pero hubo un efecto positivo inesperado. Las personas que bebieron 4 tazas de café con cafeína al día a lo largo de seis meses experimentaron una reducción de casi un 4 por ciento en su grasa corporal total.

"De hecho, nos sorprendió la pérdida de peso observada, que se debió específicamente a una pérdida de masa grasa entre los que bebían café", señaló el autor del estudio, Derrick Johnston Alperet, miembro postdoctoral del Departamento de Nutrición de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard.

Alperet dijo que esto sugiere que "esta pérdida en la masa grasa probablemente no se debiera a cambios en el estilo de vida, es decir, a la dieta y la actividad física".

Más bien, él y sus colaboradores piensan que la pérdida de peso provocada por el café podría ser resultado de una "reacción metabólica", en que la cafeína hace que el proceso metabólico del consumidor se acelere. El resultado final, dijo Alperet, es que se queman más calorías y hay una reducción notable en la grasa corporal.

Pero el experimento de Singapur solo duró seis meses, durante los cuales se indicó al azar a la mitad de los participantes del estudio (que eran todos chinos, malayos o indios asiáticos) que bebieran 4 tazas de café instantáneo con cafeína a diario. La otra mitad bebía una bebida que imitaba al sabor del café, pero que ni era café ni contenía cafeína. Entonces, ¿beber 4 tazas de café con cafeína al día durante un periodo más largo podría plantear algún riesgo?

Alperet cree que no. Dijo que investigaciones anteriores indican que ese nivel de consumo se encuentra cómodamente dentro de las normas actuales. Anotó que los estudios sugieren que un estadounidense promedio consume ahora hasta 4 tazas al día, mientras que los europeos pueden tener un promedio de hasta 7 tazas.

Connie Diekman, asesora de alimentación y nutrición y expresidenta de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics), no está tan segura.

"Las 4 tazas que este estudio asignó parecen ubicarse en el extremo alto de la ingesta, así que no es lo que yo recomendaría", advirtió. "El contenido más alto de cafeína podría haber ayudado a suprimir el apetito".

Pero un exceso de cafeína "podría tener un impacto general en el cuerpo, provocando dolores de cabeza, nerviosismo, un latido cardiaco acelerado y molestias estomacales", anotó Diekman, que no participó en el estudio.

Y Alperet se mostró de acuerdo en que "cualquier decisión de una persona que no bebe café de incluir 4 tazas de café al día en su dieta debe calibrarse con cuidado con otros alimentos y bebidas que contengan cafeína, y cualquier medicamento, que se consuman en la actualidad".

Mientras tanto, "creemos que esto necesita investigarse más", dijo Alperet. "Se necesitan ensayos adicionales con unas evaluaciones más integrales de la composición corporal para confirmar nuestros hallazgos".

Lona Sandon, que también revisó el estudio, se hizo eco de ese punto. Sandon es directora de programa y profesora asistente del Departamento de Nutrición Clínica de la Facultad de Profesionales de la Salud del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas, en Dallas.

"Durante años, se ha pensado en el potencial del café, más específicamente de la cafeína, para afectar al apetito, el peso corporal y la grasa corporal", apuntó Sandon. "Pero el mecanismo exacto mediante el cual esto podría funcionar para reducir la grasa corporal es tema de mucho debate".

E incluso si se puede probar que el café provoca pérdida de peso, Sandon añadió que los lectores deben gestionar sus expectativas, dado que parece que los consumidores tardaron medio año para perder apenas un porcentaje pequeño de la grasa corporal.

"Una restricción calórica modesta es más efectiva, junto con un buen programa de ejercicio, para cambiar la composición corporal", apuntó Sandon. "La grasa corporal excesiva no desaparecerá rápidamente porque se añadan unas tazas de café por día".

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista American Journal of Clinical Nutrición.

Más información

Para más información sobre los beneficios potenciales para la salud del café, visite la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Derrick Johnston Alperet, Ph.D., postdoctoral fellow, Department of Nutrition, Harvard T.H. Chan School of Public Health, Boston; Lona Sandon, Ph.D., R.D.N., L.D., program director, and assistant professor, Department of Clinical Nutrition, School of Health Professions, University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas; Connie Diekman, R.D., M.Ed., food and nutrition consultant, and former president, Academy of Nutrition and Dietetics, and immediate past chair, Weight Management Dietetic Practice Group; American Journal of Clinical Nutrition, Dec. 31, 2019

Last Updated: