La gente que bebe café podría vivir más

Un estudio encuentra que sobre todo para las mujeres la bebida podría mejorar la salud cardiaca

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES, 16 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una buena noticia para los amantes del café: beber hasta seis tazas al día de café con o sin cafeína no acorta la vida, según muestra un estudio reciente.

De hecho, el café podría incluso ayudar al corazón, especialmente en las mujeres, encontraron los investigadores.

"Nuestros resultados sugieren que el consumo regular de café a largo plazo no aumenta el riesgo de muerte y probablemente tenga varios efectos beneficiosos para el corazón", afirmó la Dra. Esther López García, investigadora líder y profesora asistente de medicina preventiva de la Universidad Autónoma de Madrid, España.

Su equipo publicó sus hallazgos en la edición del 17 de junio de la revista Annals of Internal Medicine.

López García recalcó que los hallazgos podrían sostenerse solo para la gente sana. "Las personas que padezcan cualquier enfermedad o afección deben preguntar a su médico sobre el riesgo, porque la cafeína sigue teniendo un efecto agudo en el aumento a corto plazo de la presión arterial", advirtió.

En el estudio, el equipo español evaluó las relaciones entre beber café y los riesgos de morir por enfermedad cardiaca, cáncer o cualquier causa en casi 42,000 hombres que participaron en el Estudio de seguimiento de salud de profesionales y de más de 84,000 mujeres que participaron en el Estudio de la salud de las enfermeras. Cuando comenzó el estudio, los participantes estaban libres de enfermedades cardiacas y cáncer.

Los participantes completaron cuestionarios cada dos a cuatro años, que incluían información sobre su consumo de café, otros hábitos dietéticos, el tabaquismo y las afecciones de salud. El equipo de investigación observó la frecuencia de muerte por cualquier causa, debida a enfermedades cardiacas, y debida a cáncer entre personas con distintos hábitos de consumo de café, y los comparó con la de los que no consumían la negra bebida. También controlaron otros factores de riesgo, entre ellos la dieta, el tabaquismo y el tamaño corporal.

Los investigadores encontraron que las mujeres que bebían dos o tres tazas de café cafeinado al día tenían un riesgo 25 por ciento mejora de muerte por enfermedades cardiacos durante el seguimiento (de 1980 a 2004) que las que no bebían café. Las mujeres también tenían un riesgo de muerte 18 por ciento más bajo por una causa aparte del cáncer o la enfermedad cardiaca en comparación con las que no bebían café.

Entre los hombres, beber dos a tres tazas de café cafeinado al día resultó "neutral", pues no se relacionó ni con un aumento ni con una disminución en el riesgo de muerte durante el seguimiento de 1986 a 2004.

El menor índice de muerte se debió sobre todo a un menor riesgo de muertes por enfermedades cardiacas, encontraron los investigadores, mientras que no se descubrió ninguna relación entre beber café y las muertes por cáncer. La relación pareció no relacionarse directamente con la cafeína, según los investigadores, pues los que bebían café descafeinado también tuvieron un menor índice de muerte que los que no bebían ningún tipo de café.

Anteriormente, los estudios han obtenido resultados mixtos sobre los efectos de salud del café, pues algunos encontraron que el café aumentaba el riesgo de muerte y otros no.

Más recientemente, la investigación ha encontrado que beber café se relacionaba con un menor riesgo de diabetes tipo 2 y algunos cánceres, y con la prevención del desarrollo de enfermedades cardiovasculares, dijo López García.

Entre los puntos fuertes del estudio actual, señaló, se encuentran el gran número de participantes y el largo periodo de seguimiento.

Aunque el estudio es interesante, tiene sus puntos débiles, apuntó el Dr. Peter Galier, especialista en medicina interna, ex jefe de personal del Hospital Santa Monica UCLA y Ortopédico, y profesor asociado de medicina de la Facultad de medicina David Geffen de la Universidad de California.

Uno de los puntos débiles son los autoinformes, dijo, porque mucha gente podría haber subestimado o sobrestimado su consumo de café, por ejemplo.

"Creo que este estudio no nos dice que el café sea la respuesta a todo", dijo. En cambio, sí que algunos compuestos, como los antioxidantes encontrados en el café, podrían ser saludables.

El consejo de Galier para los consumidores es "les diría que sopesen el riesgo subjetivo de su consumo de café". Por ejemplo, "si les encanta el café pero los pone nervioso y no pueden dormir, necesitan ajustar", advirtió. Dice a los pacientes que "vigilen los síntomas". "Si el descafeinado no es un problema, no lo limitaría".

La investigación fue financiada con subvenciones de los U.S. National Institutes of Health.

Más información

Visite la American Dietetic Association para más información sobre el café.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Esther Lopez-Garcia, Ph.D., assistant professor of preventive medicine, Autonoma University of Madrid, Spain; Peter Galier, M.D., internal medicine specialist and former chief of staff, Santa Monica UCLA and Orthopaedic Hospital, Santa Monica, Calif., and associate professor of medicine, University of California, Los Angeles, David Geffen School of Medicine; June 17, 2008 Annals of Internal Medicine

Last Updated: