Por el bien del hígado de su bebé, no abuse de la cafeína en el embarazo

In English

JUEVES, 1 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- No importa qué tan cansada se sienta durante el embarazo, un nuevo estudio con animales sugiere que contrarrestar su fatiga con un exceso de café podría resultar dañino para su bebé.

Las ratas de sexo femenino a las que se dio cafeína durante el embarazo tuvieron crías con unos pesos más bajos al nacer, una alteración de las hormonas del crecimiento y del estrés, y un deterioro en el desarrollo del hígado.

¿Cuánto café es demasiado?

Los hallazgos sugieren que en las mujeres embarazadas, consumir una cantidad de cafeína equivalente a entre 2 y 3 tazas de café al día podría cambiar los niveles de las hormonas del estrés y del crecimiento en una forma que puede alterar el crecimiento y el desarrollo del hígado del bebé. También podría aumentar su riesgo de enfermedad del hígado en la adultez.

"Nuestro trabajo sugiere que la cafeína prenatal no es buena para los bebés, y aunque estos hallazgos todavía deben confirmarse en personas, recomendaría que las mujeres eviten la cafeína durante el embarazo", señaló el coautor del estudio, Yinxian Wen, de la Universidad de Wuhan, en China.

El estudio se publicó en una edición reciente de la revista Journal of Endocrinology.

Estudios anteriores han indicado que consumir de 2 a 3 tazas de café al día durante el embarazo puede resultar en que el bebé tenga un peso más bajo al nacer.

Los estudios con animales también han sugerido que el consumo de cafeína durante el embarazo podría tener efectos nocivos a largo plazo en el desarrollo del hígado, que conducen a una mayor susceptibilidad a la enfermedad del hígado graso no alcohólico, una afección grave que generalmente se asocia con la obesidad y la diabetes.

Aunque este estudio con ratas proveyó nuevas informaciones, los hallazgos se deben confirmar en humanos.

Las ratas del estudio que fueron expuestas a la cafeína en el útero tenían unos niveles más bajos de una hormona del hígado, el factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1), y unos niveles más altos de cortisol, la hormona del estrés, al nacer.

Las ratas también tuvieron una fase de "recuperación" del desarrollo del hígado tras el nacimiento, caracterizada por un aumento en los niveles del IGF-1.

"Nuestros resultados indican que la cafeína prenatal provoca un exceso de actividad de la hormona del estrés en la madre, lo que inhibe la actividad del IGF-1 para el desarrollo del hígado antes del nacimiento", comentó Wen en un comunicado de prensa de la revista.

"Pero ocurren mecanismos compensatorios tras el nacimiento para acelerar el crecimiento y restaurar la función normal del hígado, cuando la actividad del IGF-1 aumenta y la señalización de la hormona del estrés disminuye", añadió Wen. "El aumento en el riesgo de enfermedad del hígado graso provocado por la exposición prenatal a la cafeína probablemente sea una consecuencia de este aumento postnatal compensatorio en la actividad del IGF-1".

Más información

March of Dimes ofrece más información sobre la cafeína en el embarazo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: Journal of Endocrinology, news release, July 24, 2019

--

Last Updated: