Descubren hormona que reprime el apetito

¿Pero ayudará a las personas la investigación con roedores?

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES 10 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Hay un nuevo participante en el campo de las hormonas que controlan el peso, un hallazgo de potencial importancia para los millones de estadounidenses que tratan de perder peso sin abandonar su entusiasmo por la comida.

Los investigadores de la Universidad de Stanford que la descubrieron la llaman obestatina. Funciona para suprimir el apetito y sus posibilidades comerciales se notan por la financiación de la investigación por parte de la compañía farmacéutica Johnson & Johnson.

La obestatina se une a la leptina, la melanocortina y la grelina, hormonas identificadas durante los últimos años por su función en el apetito y el peso. Hasta ahora, el trabajo con esas moléculas no ha producido la esperada cura para la obesidad.

El descubrimiento de la obestatina conlleva un par de giros inesperados. Uno de ellos es que es producida por el mismo gen que produce la grelina, que funciona para suprimir el apetito. Otra es que se da un importante crédito por el descubrimiento a la teoría de la evolución de Charles Darwin.

Los principios de la evolución llevaron a la identificación de la obestatina, apuntó Aaron Hsueh, profesor de obstetricia y ginecología de Stanford, en cuyo laboratorio se llevó a cabo el trabajo. También reconoció la información recogida por el Proyecto del Genoma Humano, que produjo un mapa genético humano completo.

Hsueh y sus colegas usaron datos del genoma humano para estudiar las hormonas de péptidos pequeños, que están activas por todo el cuerpo. Específicamente, buscaron los receptores para esas hormonas, las moléculas celulares a las cuales se unen las hormonas cuando entran en acción. Hay alrededor de 300 de tales receptores, de los cuales unos 100 no tienen una pareja hormonal conocida.

La investigación de las hormonas faltantes se refinó al concentrarse en los receptores que han estado presentes por cientos de millones de años y que se encuentran en muchas especies. Uno de esos receptores es para la grelina. Estudios posteriores mostraron que la grelina en realidad tenía otra proteína unida a ella, la obestatina.

Cuando los investigadores inyectaron obestatina a ratas, "para nuestra sorpresa, encontramos que ese tratamiento suprime la ingesta de alimentos", comentó Hsueh. Y por ende, añadió, "podría tener potencial como un medicamento para suprimir el apetito, por inyección. O tal vez sea posible administrarla mediante un aerosol nasal. También nos permite buscar nuevos medicamentos que podrían suprimir el apetito".

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición del 11 de noviembre del boletín Science.

Pero Matthias Tschop, profesor asociado de psiquiatría de la Universidad de Cincinnati y coautor de un editorial en el boletín sobre la obestatina, hace una advertencia.

"El efecto de la obestatina sobre el peso corporal parece ser relativamente limitado", apuntó Tschop. "Además, podría causar algún tipo de enfermedad o náuseas que causen una disminución en la ingesta de alimentos".

El efecto de la obestatina fue descubierto en investigación con roedores, anotó Tschop. "La pregunta más obvia es si funcionará en animales obesos", señaló.

Y el asunto de la regulación del peso es complicado, añadió Tschop. "Hay muchos otros participantes involucrados", dijo. "Y la obestatina podría tener muchas otras funciones. Por ejemplo, podría regular la actividad física".

Pero, tomando en cuenta todas esas salvedades, el descubrimiento de la obestatina es "un paso en la dirección correcta", afirmó Tschop.

Más información

Para más información sobre la obesidad, visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Aaron Hsueh, Ph.D, professor, obstetrics and gynecology, Stanford University, Palo Alto, Calif.; Matthias Tschop, Ph.D, associate professor, psychiatry, University of Cincinnati; Nov. 11, 2005, Science

Last Updated: