Es más probable que las niñas aumenten de peso en la preadolescencia

Informe insta a intervenciones antes de los 9 ó 10 años de edad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES 8 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- Un informe reciente halla que es más probable que las niñas aumenten de peso al comienzo de la adolescencia, entre los 9 y los 12.

Además, las consecuencias para la salud del exceso de peso pueden ser evidentes en las niñas incluso desde los 9 años, lo cual señala la necesidad de adaptar los esfuerzos de prevención a edades aún menores.

"Necesitamos realmente llegar a los niños antes de los 9 y los 10, cosa que en realidad pone la presión sobre la escuela primaria, el preescolar y cualquier institución de la sociedad enfocada en los más jóvenes", aseguró Eva Obarzanek, coautora del estudio y nutricionista investigadora del U.S. National Heart, Lung, and Blood Institute.

El estudio aparece en la edición de enero del Journal of Pediatrics.

"Esto demuestra que se debe hacer seguimiento la obesidad y otros factores de riesgo para la enfermedad cardiaca desde la niñez hasta la vejez. Esta es una llamada de atención para legisladores, escuelas y padres", aseguró Arlene Spark, profesora asociada de nutrición del Colegio Hunter de la ciudad de Nueva York. "El índice de éxito del tratamiento es prácticamente nulo. Lo único que realmente podemos esperar es que podamos evitar que los niños tengan sobrepeso y sean obesos".

La Dra. Bonita H. Franklin, profesora clínica asistente de pediatría de la Facultad de medicina de la Universidad de Nueva York agregó que "la enfermedad cardiaca es la principal causa de mortalidad de los adultos de los EE.UU. Esto implica que estos factores, que se sabe hacen que sea más probable la enfermedad cardiaca en los adultos, ya están presentes en los niños, por lo que se supondría que habría mayores tribulaciones de salud y probablemente una vida más corta para la generación siguiente".

La epidemia de obesidad infantil de los EE.UU. continúa empeorando. Entre 1976 y 1980, del 4 al 6 por ciento de los niños tenía exceso de peso. Para el periodo de 1992 a 2002, la cifra había alcanzado el 16 por ciento.

El exceso de peso, incluso en la infancia, aumenta las probabilidades de factores de riesgo para enfermedad cardiovascular, como hipertensión arterial, así como hipercolesterolemia, hipertriglicerolemia y mayores niveles de glucosa en ayunas.

Para este estudio, se reclutaron más de 2,300 niñas entre los 9 y los 10 años y se les dio seguimiento durante al menos una década. Los investigadores midieron su estatura, peso, presión arterial y colesterol cada año hasta que cumplieron 18, y luego se les pidió que tomaran sus propias medidas e informaran sobre ellas entre los 21 y los 23. Poco más de la mitad de las niñas eran de raza blanca y el resto de raza negra.

Los estudios longitudinales, que siguen a los mismos individuos durante un tiempo, son poco comunes en la ciencia por sus costos excesivos, aunque los datos que obtienen son muy valiosos.

"Que sean longitudinales es algo excelente", sostuvo Spark.

Los índices de exceso de peso entre las participantes aumentaron durante la adolescencia, del 7 al 10 por ciento en las chicas de raza blanca y de 17 a 24 en las de raza negra. Era 1.6 veces más probable que las chicas adquieran sobrepeso entre los 9 y los 12 que posteriormente durante la adolescencia. Además, las que tenían exceso de peso durante la infancia eran entre 11 y 30 veces más propensas a la obesidad al comienzo de la adultez.

El exceso de peso también hizo que las niñas tuvieran niveles de presión arterial y colesterol superiores a los de las niñas que tenían peso normal.

"Le hemos puesto valor biológico a la definición que usamos de sobrepeso en los niños", aseguró Obarzanek. "Le agregamos una consecuencia para la salud a ese punto de corte. En estos tiempos de medicina basada en evidencia, esta evidencia es realmente contundente".

También hubo diferencias raciales, pues las niñas de raza negra fueron 1.5 veces más propensas al exceso de peso a cualquier edad que las de raza blanca. Entre los 9 y los 18, la prevalencia de sobrepeso fue mayor entre las chicas negras (aumentó de 17 a 24 por ciento) en comparación con las blancas (aumentó de 7 a 10 por ciento).

Según los autores, los esfuerzos de prevención necesitan enfocarse en edades inferiores y tener en cuenta las diferencias culturales.

"Esto es preocupante, pero no diría que sea caso perdido", sostuvo Franklin. "Los esfuerzos de trabajar con preadolescentes serían muy importantes. Entre más jóvenes, mejor".

Más información

Visite el programa We Can! del National Heart, Lung, and Blood Institute para conocer maneras de mejorar la actividad y la nutrición infantiles.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Eva Obarzanek, Ph.D., research nutritionist, National Heart, Lung, and Blood Institute; Arlene Spark, Ed.D., director, nutrition, Hunter College, New York City; Bonita H. Franklin, M.D., pediatrician and pediatric endocrinologist, New York University Medical Center, and clinical assistant professor, pediatrics, New York University School of Medicine, New York City; January 2007, Journal of Pediatrics

Last Updated: