Can You Get COVID-19 Again? Replay our May 22 HDLive!

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

¿Cuáles dietas le ayudan a evitar que el peso vuelva?

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 2 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Mientras está encerrado esperando a que el coronavirus pase, quizá se inspire para perder peso. Pero, ¿cuál es la mejor dieta?

La respuesta corta es que parece que todas las dietas funcionan. La respuesta larga es que es probable que recupere el peso en cuestión de un año.

"No hay una dieta que le ayude mágicamente a no recuperar el peso", señaló el Dr. Gordon Guyatt, de la Universidad de McMaster, en Ontario, Canadá, que dirigió una revisión de más de 100 estudios que observaron a las dietas.

Siga cualquier dieta que le guste, planteó, y perderá algo de peso y reducirá su presión arterial y sus niveles de colesterol. Esto reduce su riesgo de enfermedad cardiaca, incluyendo el ataque cardiaco y el accidente cerebrovascular (ACV)... siempre y cuando no vuelva a recuperar el peso.

Pero eso es más fácil de decir que de hacer, advirtió Guyatt, y a medida que el número de la báscula sube, los beneficios en términos de la enfermedad cardiaca desaparecen.

"Como mínimo, esto conlleva mucha voluntad", aseguró. "Estoy seguro de que muchas personas no recuperaron el peso, pero, en promedio, es muy difícil. Lo siento, no hay una panacea".

En el estudio, el equipo de Guyatt observó 121 estudios publicados, que incluyeron a casi 22,000 personas que siguieron unas dietas populares o una dieta de control.

Entre esas dietas se encontraban 14 dietas bajas en carbohidratos y bajas en grasa, entre ellas la Atkins, la DASH (por las siglas en inglés de métodos dietéticos para parar la hipertensión) y la dieta mediterránea.

Tanto la DASH como la dieta mediterránea son ricas en frutas, verduras y granos integrales, frutos secos, legumbres y pescado, y bajas en azúcar, grasa y carne roja. Con frecuencia se afirma que son saludables para el corazón, pero Guyatt apuntó que no está claro que se haya probado que reduzcan el riesgo de enfermedad cardiaca y ACV.

A lo largo de seis meses, las personas que siguieron dietas bajas en carbohidratos y bajas en grasa perdieron, en promedio, de 9 a 11 libras (de 4 a 5 kilos), y su presión arterial también bajó, encontraron los investigadores.

Pero ninguna de las dietas mejoró los niveles de colesterol "bueno" (HDL) ni redujo los niveles de la proteína C reactiva, que se vincula con la enfermedad cardiaca, anotaron los autores del estudio.

Tras un año, las personas que siguieron todas las dietas estudiadas habían recuperado el peso y perdido cualquier beneficio para la salud del corazón. Pero los que siguieron la dieta mediterránea sí mantuvieron un pequeño beneficio respecto al colesterol.

Basándose en estos hallazgos, se puede prever la misma pérdida de peso inicial con cualquiera de estas dietas, de forma que la elección es en realidad un tema de preferencia personal, señalaron los investigadores.

Según Samantha Heller, nutricionista de Langone Health de la Universidad de Nueva York, en la ciudad de Nueva York, "según los estándares de hoy en día, las dietas no funcionan. Por funcionar, me refiero a un estilo de vida que fomente un peso sano y que satisfaga las necesidades nutricionales de un individuo". Heller no participó en el estudio, pero revisó los hallazgos.

Las dietas de moda son temporales, y con frecuencia son restrictivas y poco realistas, apuntó.

"El ambiente en que vivimos no fomenta una vida saludable, y para muchos resistirse a las tentaciones de la comida envasada y rápida resulta difícil", añadió Heller.

Una dieta con más comida de origen vegetal cocinada en casa y menos alimentos altamente procesados, en otras palabras, un método tipo mediterráneo, puede ayudar a las personas a reducir el riesgo de enfermedad crónica, gestionar su peso y mejorar su energía, aseguró.

"Debemos ser francos y enfrentarnos al hecho de que una dieta constante de comida rápida, basura y preparada no es saludable", enfatizó Heller.

Y tenga cuidado: se puede aumentar de peso comiendo cualquier cosa, incluso comida saludable, de forma que las porciones importan, igual que a actividad física, advirtió.

"Con el tiempo podemos relajarnos, comenzar a comer un poco más de refrigerios, a servirnos unas porciones de comida un poco más grandes, a ser menos activos", señaló Heller. "Y, con el tiempo, esos pequeños cambios pueden acumularse en un lento aumento de peso".

El estudio aparece en la edición en línea del 1 de abril de la revista BMJ.

Más información

Para más información sobre cómo perder peso, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Gordon Guyatt, M.D., professor, department of health research methods, evidence and impact, McMaster University, Hamilton, Ontario, Canada; Samantha Heller, M.S., R.D.N., senior clinical nutritionist, New York University Langone Health, New York City; April 1, 2020, BMJ, online

Last Updated: