Los cambios en el estilo de vida podrían reducir la impotencia en los hombres obesos

El ejercicio y la pérdida de peso demostró sus beneficios luego de un período de dos años

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES 22 de junio (HealthDayNews/HispaniCare) -- El ejercicio y la pérdida de peso pueden mejor el rendimiento sexual de los hombres que sufren de impotencia.

Esa es la conclusión de un estudio de dos años de duración realizado por investigadores italianos, que hallaron que un programa de mejora del estilo de vida como ese le permitía a un tercio de los hombres alcanzar continuamente una erección.

El estudio, realizado por investigadores del Centro para la Gestión de la Obesidad de la Segunda Universidad de Nápoles, aparece en la edición del 23 al 30 de junio del Journal of the American Medical Association.

Los 110 hombres que participaron en el estudio tenían entre 35 y 55 años. Todos tenían un índice de masa corporal de 30 o mayor, la marca oficial de obesidad, cuando comenzó el estudio. Y todos sufrían de disfunción eréctil.

Durante dos años, 55 de los hombres participaron en un programa que aconsejaba ejercicios y objetivos de pérdida de peso específicos. Los otros 55 hombres no recibieron consejos sobre cambios en su estilo de vida, pero se les brindó información general sobre elección de comida saludable y ejercicio.

Al final del estudio, cerca de un tercio de los hombres que recibió asesoría sobre estilo de vida, 17, mostró una mejora de su rendimiento sexual. Por el contrario, apenas tres de los 55 hombres que no recibieron asesoría sobre su estilo de vida experimentaron el mismo nivel de rendimiento sexual, según el estudio.

Para medir la mejoría, los investigadores usaron una escala llamada Índice internacional para la disfunción eréctil. Los puntajes de los hombres en el grupo de asesoría mejoraron de 13.9 a 17. Para el otro grupo, los puntajes casi no cambiaron y pasaron de 13.5 a 13.6.

Los hombres que recibieron asesoría presentaron reducciones significativas en el peso y mejoras en la actividad física, mientras que se observó muy poco cambio en los hombres del otro grupo.

Dos expertos estadounidenses discrepan en cuanto a la interpretación de los hallazgos del estudio. Ambos estuvieron de acuerdo en que la pérdida de peso y la actividad física ofrecen beneficios contundentes para la salud en general. No están de acuerdo, sin embargo, sobre si intentarían cambios en el estilo de vida antes de prescribir medicamentos para la impotencia, como Viagra, a hombres como los del estudio italiano.

"Los beneficios de los cambios en el estilo de vida son tan fuertes que yo los usaría como primera opción de tratamiento, mientras que la intervención farmacológica la dejaría como segunda opción", afirmó el Dr. Christopher Saigal, profesor asistente de medicina de la Universidad de California en Los Ángeles, que escribió un editorial acompañante para el informe que aparece en la publicación.

Sin embargo, el Dr. Andrew McCullough, director del Centro para la Salud Sexual Masculina del Centro Médico de la Universidad de Nueva York, afirmó que recomendaría un medicamento en la mayoría de los casos, aún recomendando a los hombres que hagan más ejercicio y coman menos.

El estudio italiano demostró que los cambios en el estilo de vida pueden mejorar el rendimiento sexual para los hombres obesos, reconoció McCullough. Pero los beneficios vinieron después de dos años, demasiado tiempo de espera para la mayoría de los hombres, agregó.

"Dos años de mejora implican muchos sacrificios", afirmó McCullough. "No le retendría un medicamento a estos hombres".

Otro factor de consideración es que el estudio incluyó únicamente a hombres que no tenían diabetes, alta presión arterial ni colesterol alto y todos estos aspectos pueden tener efectos graves en la salud en general y en el rendimiento sexual, dijeron McCullough y Saigal.

La presencia de estos factores de comorbosidad podrían reducir los efectos del ejercicio y de la pérdida de peso en la disfunción eréctil", escribió Saigal en un editorial y agregó que "recomendar a los pacientes con exceso de peso que comiencen y mantengan comportamientos eficaces para reducir el peso puede ser desalentador para los médicos".

Pero el rendimiento sexual es tan importante para la mayoría de los hombres que desear una mejoría haría más probable que siguieran recomendaciones para mejorar su estilo de vida, afirmó Saigal. "Les diría que tomaran en serio perder peso", dijo. "Si no funciona, al menos no les va a hacer daño".

No tiene que ser un asunto de escoger una cosa o la otra, dijo McCullough. "Los dos enfoques [cambios en el estilo de vida o terapia farmacológica] deberían darse al mismo tiempo", señaló. "¿Por que no tratar de eliminar todos los aspectos asociados con la disfunción eréctil?"

Más Información

El National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases tiene más información sobre la obesidad y los problemas que ésta provoca.

FUENTES: Christopher Saigal, M.D., M.P.H., assistant professor of medicine, University of California, Los Angeles; Andrew McCullogh, M.D., director, Male Sex Health facility, New York University Medical Center, New York; June 23/30, 2004, Journal of the American Medical Association

Last Updated: