Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

No espere para perder peso: deshacerse de la obesidad en la juventud alarga la vida

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 17 de agosto de 2020 (HealthDay News) -- La obesidad puede matar, al contribuir con el desarrollo del cáncer, la enfermedad cardiaca y la diabetes. Pero perder peso antes de la llegada de la mediana edad puede ayudar a prevenir la muerte precoz, muestra un estudio reciente.

Los investigadores monitorizaron los datos de salud de más de 24,000 personas, y tomaron en cuenta la obesidad, la pérdida de peso y el riesgo de muerte temprana. El estudio encontró que las personas que eran obesas a los 25 años, pero que perdieron peso entre la adultez temprana y la mediana edad, eran menos propensas a morir a unas edades más tempranas, en comparación con las que fueron obesas de forma persistente.

"Estos resultados ofrecen un mensaje esperanzador: encontramos que no solo la pérdida de peso a principios de la mediana edad es beneficiosa, sino que los que pierden peso entre la juventud y la mediana edad tienen unos riesgos a largo plazo de morir que no fueron mayores que los de las personas que no aumentaron de peso en primer lugar", señaló el autor sénior del estudio, Andrew Stokes, profesor asistente del departamento de salud global de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston.

Alrededor de un 42 por ciento de la población de EE. UU. tiene un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más, el nivel que se considera obesidad, según la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición (NHANES) de EE. UU.

Los investigadores usaron los datos de la NHANES, además de los certificados de defunción del Índice Nacional de Defunciones, para estudiar la obesidad y la mortalidad.

"Con estas crecientes tasas de obesidad, hay preguntas sobre las implicaciones de estas tendencias respecto a la mortalidad y la longevidad de los estadounidenses. A la luz de esto, nos interesa estudiar las consecuencias de los cambios en el peso en la mortalidad", comentó Stokes. "Otra cosa que vemos es que, en Estados Unidos, no solo estamos aumentando de peso con el tiempo, sino que estamos aumentando de peso a una edad más joven".

Se preguntó a los encuestados, que tenían de 40 a 74 años, sobre su peso a los 25 años y en un momento posterior, además del peso a su edad actual. Los que bajaron su IMC de obesidad a sobrepeso experimentaron una reducción del 54 por ciento en el riesgo de muerte prematura, en comparación con los que mantuvieron un IMC en el rango de la obesidad. No se observó una reducción de ese tipo entre aquellos cuyo peso pasó de sobrepeso a normal.

Aunque este estudio no dividió la mortalidad según las causas específicas, la obesidad puede contribuir a las enfermedades del corazón, de los riñones y del hígado; al cáncer; a la diabetes; y, a la enfermedad de Alzheimer.

Stokes anotó que, incluso a pesar de los inmensos beneficios de la pérdida de peso temprana, solo un porcentaje muy bajo de las personas del estudio en realidad perdieron un peso sustancial entre la adultez temprana y la mediana edad.

"Lamentablemente, tenemos muy pocos métodos efectivos para la pérdida de peso sostenida", dijo Stokes. "En el campo, el consenso es que, a nivel de la población, la pérdida de peso voluntaria es bastante rara".

Perder peso a una edad más temprana o no volverse obeso hasta una edad más tardía reduce el tiempo que una persona pasa siendo obesa, explicó Lona Sandon, directora de programa y profesora asociada del departamento de nutrición clínica del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas.

Con el tiempo, la presión arterial sin controlar puede dañar a las arterias. Una dieta rica en grasa también puede aumentar la acumulación de colesterol. Algunos tipos de cáncer, en particular los que pueden relacionarse con las hormonas, como el cáncer de mama y de endometrio, se pueden diagnosticar en la mediana edad, de forma que perder peso en las décadas anteriores puede tener un impacto, anotó Sandon.

"Si las personas pueden vivir con un peso más bajo en un momento más temprano de la vida y ser obesas durante un periodo [más corto], el riesgo se reduce", aseguró Sandon.

Sandon sugirió cambiar los hábitos de salud, que incluyen a la dieta. Coma más frutas, verduras y granos enteros. Evite las dietas de moda. Reduzca la grasa, el alcohol y el azúcar. Haga ejercicio de forma regular, no solo de vez en cuando.

"Siempre puede realizar cambios para mejorar, a cualquier edad. Pero hasta cierto punto, si espera hasta la mediana edad y más allá, gran parte del daño ya está hecho, y revertirlo resultará más difícil", advirtió Sandon.

Stokes anotó que, con frecuencia, el motivo de que las personas pierdan peso en la mediana edad o más adelante es una enfermedad en curso, de forma que aislar los beneficios es más difícil.

Perder peso y pasar de la obesidad al sobrepeso redujo el riesgo de muerte precoz de una persona en más de un 50 por ciento. Esto podría prevenir un 3 por ciento de las muertes prematuras, concluyó el estudio. Prevenir el aumento de peso inicial podría eliminar un 12 por ciento de las muertes prematuras.

El informe se publicó en la edición en línea del 14 de agosto de la revista JAMA Network Open.

Los hallazgos sugieren que se necesita un mayor énfasis en el tratamiento de la obesidad en la juventud, y en la importancia de los métodos poblacionales para prevenir el aumento de peso.

Los próximos pasos incluyen investigar los patrones de cambio de peso y la mortalidad a largo plazo a partir de la niñez, indicó Stokes.

Y "nos gustaría saber cuáles causas de muerte son las más profundamente afectadas por la pérdida de peso", añadió.

Más información

Averigüe más sobre una pérdida de peso saludable en la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Andrew Stokes, PhD, assistant professor, department of global health, Boston University School; Lona Sandon, PhD, RD, program director and associate professor, department of clinical nutrition, University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas; JAMA Network Open, Aug. 14, 2020, online

Last Updated: