Aléjese del maratón de comida del Día del Trabajo

Una investigación demuestra que el plan de "hartarse y luego compensar" no funciona

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES 2 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Si está planeando un maratón de comida del final de verano este fin de semana y piensa que lo compensará la próxima semana reduciendo las calorías, piénselo de nuevo.

El plan de "hartarse y luego compensar" suena bien, pero no funciona en la vida real, afirmó David Levitsky, profesor de nutrición y psicología de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York.

"Luego de comer en exceso, las personas raras veces comen de menos", apuntó Levitsky.

Eso lo averiguó cuando alimentó a un grupo de hombres y mujeres de peso normal, de edad promedio de 31 años, tres comidas al día en su comedor experimental en Cornell, pesando cada migaja.

Durante las dos primeras semanas, el periodo de línea de base podía comer tanto o tan poco como quisiera. La mayoría consumió entre 2,600 y 3,100 calorías por día.

Luego, a todos se les alimentó en exceso. Los investigadores les dieron 33 por ciento más de lo que habían consumido las dos primeras semanas.

"Al final del día 13, mi nutricionista me llamó y me dijo que 'los participantes van a hacer una revolución, no pueden comer otro bocado', de manera que paramos un día antes", señaló Levitsky.

Luego, regresaron a comer tanto o tan poco como quisieran por tres semanas. En lugar de comer menos, volvieron a comer la misma cantidad que comían durante las dos primeras semanas, afirmó Levitsky, cuyo estudio aparece en una edición reciente de Physiology & Behavior.

Durante la fase de sobrealimentación, los hombres y mujeres aumentaron cinco libras (más de dos kilos) en promedio. Durante el periodo de dos semanas cuando volvieron a comer la cantidad que deseaban, en realidad perdieron 2.8 libras (1.27 kilos), aunque no redujeron las calorías, lo que resultó en un aumento neto de 2.2 libras (casi un kilo).

Probablemente perdieron las 2.8 libras, anotó Levitsky, porque "mientras más peso lleva, más energía gasta".

Cuando "come como cerdo" en vacaciones o en el fin de semana largo, "no regresará con menos hambre", señaló Levitsky. Y si volvió con un aumento de peso y quiere perderlo, "tiene que intentarlo más activamente", añadió.

En otros estudios, aún sin publicar, Levitsky y su equipo encontraron que saltarse comidas (muchas veces considerado como una mala práctica por los nutricionistas) puede funcionar para deshacer el daño de la ingesta excesiva.

Pero otros expertos en nutrición, incluida Lona Sandon, profesora asistente de nutrición clínica del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, en Dallas, favorecen otro método.

Sandon sugiere que las personas dejen de ver a estas vacaciones o fines de semanas de tres días como una excusa para "comer como cerdos".

"No estoy segura de en qué momento la palabra 'vacaciones' tomó el significado de 'todo lo que pueda comer'", apuntó. "Comer en exceso en vacaciones es un tipo de pensamiento que las personas deben cambiar".

Sugiere que una mejor idea es disfrutar los alimentos moderadamente todos los días.

Debido a que el estudio de Levitsky usó sólo a 12 participantes, Sandon también dijo que es "difícil generalizar a una población más grande sobre si esto es una respuesta normal o no a unos cuantos días de sobrealimentación". Pero apuntó que otros estudios han arrojado conclusiones similares.

"Lo que es alarmante sobre el estudio de Levitsky es que cuando las personas volvieron a comer normalmente, sólo perdieron la mitad de lo que habían aumentado luego de sobrealimentarse por tan sólo 13 días. De manera que ahora tenían unas 2 libras (casi un kilo) más que cuando comenzó el estudio", agregó.

Cuando las personas que comen en exceso durante las vacaciones se ponen en una dieta baja en calorías a su regreso, usualmente no funciona porque no pueden aguantarla por mucho tiempo y vuelven a sus malos hábitos alimentarios, apuntó Sandon.

"Se vuelve un círculo vicioso de restricción y exceso", explicó. "Lo mejor que puede hacer es volver a su dieta y rutina de ejercicio normal tan rápido como pueda".

Otras estrategias de control de peso incluyen no ir a los buffets en los que se puede comer sin límite durante las vacaciones, concentrarse en la cocina local en lugar de comer en las cadenas que puede encontrar en casa, y planificar bastantes actividades físicas, aconsejó.

Más información

Para aprender más sobre el control calórico, visite la American Dietetic Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: David Levitsky, Ph.D., professor, nutrition and psychology, Cornell University, Ithaca, N.Y.; Lona Sandon, R.D., M.Ed., assistant professor, clinical nutrition, University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas; April 2005 Physiology & Behavior

Last Updated: