Comer fuera es una receta para una mala nutrición, encuentra un estudio

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 29 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Independientemente de que coma en un restaurante de comida rápida o se siente a comer en un restaurante de servicio completo, comer fuera es una forma fácil de llenarse cuando tiene hambre. Pero esas comidas no ofrecen mucho valor nutricional, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que un 70 por ciento de todas las comidas rápidas consumidas en Estados Unidos tenían un valor nutricional bajo. En los restaurantes de servicio completo, más o menos la mitad de las comidas tenían un valor nutricional bajo.

Se consideró que menos de un 0.1 por ciento de las comidas de restaurantes analizadas durante todo el periodo del estudio (de 2003 a 2016) tenían una calidad nutricional ideal.

"En cualquier día dado, casi un tercio de los adultos estadounidenses comen en un restaurante de servicio completo, y casi la mitad en un restaurante de comida rápida. La calidad nutricional de esas comidas es baja, y casi ninguna es ideal, y esto es verdad tanto en los restaurantes de servicio rápido como en los de servicio completo", señaló el autor sénior del estudio, Dariush Mozaffarian, decano de la Facultad de Ciencias y Políticas de la Nutrición Friedman de la Universidad de Tufts, en Boston.

"Hoy en día, hay más adultos estadounidenses enfermos que sanos, y gran parte de esto se debe a enfermedades relacionadas con la dieta. Buscar unas opciones más saludables en los restaurantes debe ser una prioridad de todos los estadounidenses", añadió.

En los últimos 30 años, las comidas estadounidenses han pasado en gran medida de ser comidas preparadas en casa a ser comidas de restaurantes, dijeron los autores del estudio. Hoy día, el estadounidense típico obtiene una de cada cinco calorías que ingiere en un restaurante.

Otros estudios han encontrado un vínculo entre las comidas de los restaurantes y un riesgo más alto de unos malos resultados de salud, como la diabetes tipo 2, apuntaron los investigadores. Pero hay poca investigación sobre la calidad nutricional de las comidas individuales en los restaurantes.

El estudio más reciente incluyó información de una muestra nacionalmente representativa de más de 35,000 adultos estadounidenses. Todos proveyeron información sobre la dieta durante un periodo de 24 horas.

Los investigadores calificaron el valor nutricional de los alimentos usando la calificación de la dieta de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

Las comidas rápidas conformaron un 12 por ciento de todas las calorías consumidas. Las comidas de restaurantes de servicio completo conformaron un 9 por ciento de todas las calorías consumidas. Durante el periodo del estudio, los desayunos de comida rápida pasaron de alrededor de un 4 por ciento de las calorías consumidas a un 8 por ciento.

El estudio encontró algunas disparidades respecto a la nutrición en las comidas de los restaurantes. La calidad de las comidas rápidas de los blancos y los estadounidenses de origen mexicano mejoró durante el periodo del estudio. Pero no hubo un cambio parecido en la calidad de la comida rápida que consumían los afroamericanos.

Entre las personas con títulos universitarios, las comidas de mala calidad de los restaurantes de comida rápida se redujeron de un 74 a un 60 por ciento durante el estudio. Entre las personas sin un diploma de la escuela secundaria, un 76 por ciento de las comidas rápidas tenían poco valor nutricional.

"Los restaurantes desarrollan y promueven con agresividad unas opciones más malsanas en las comunidades con unos ingresos más bajos y marginalizadas, y las opciones de los restaurantes de esas comunidades tienden a ser menos saludables. Se trata de un círculo vicioso, uno que hay que romper", planteó Mozaffarian.

Los restaurantes deben añadir más granos integrales, frutos secos, legumbres, pescado, verduras y frutas a sus comidas para mejorar el valor nutricional, enfatizaron los investigadores. También se debe reducir la cantidad de sal de la comida, anotaron.

Mozaffarian aconsejó elegir soda o té sin endulzar en lugar de refrescos, y minimizar la cantidad de carne procesada que se come.

Dijo que las personas no necesariamente deban comer fuera con menos frecuencia, pero que cuando lo hagan (aunque sea comida rápida), podrían elegir las opciones más saludables del menú.

Audrey Koltun, dietista del Centro Médico Pediátrico Cohen en Lake Success, Nueva York, comentó que "la mayoría de los restaurantes (pero no todos) ofrecen opciones saludables, o al menos algo mejores, si uno las elige. Hay tendencias que se han enfocado en unas comidas más saludables para los niños, los granos integrales y más opciones vegetarianas, pero las personas quieren comer lo que quieran cuando comen fuera o compran comida para llevar".

Añadió que incluso las personas que tienen la nutrición en cuenta cuando preparan comida en casa podrían considerar que comer fuera es un día de "trampa", de forma que no prestan atención a la calidad nutricional de su comida.

Koltun anotó que el costo es un factor importante en las opciones alimentarias. Muchos restaurantes de comida rápida tienen unos menús más baratos, y anotó que es más probable que esas comidas tengan una peor calidad y un valor nutricional más bajo.

El estudio aparece en la edición del 29 de enero de la revista The Journal of Nutrition.

Más información

Aprenda más sobre cómo comer de forma saludable en los restaurantes en la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Dariush Mozaffarian, M.D., dean, Friedman School of Nutrition Science and Policy, Tufts University, Boston; Audrey Koltun, R.D., division of pediatric endocrinology, Cohen Children's Medical Center, Lake Success, N.Y.; Jan. 29, 2020, The Journal of Nutrition, online

Last Updated: