Deje esa gaseosa: vinculan los refrescos con un riesgo más alto de muerte precoz

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 3 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Ya sea que le llame refresco o gaseosa, los hallazgos de un estudio reciente sugieren que para su salud sería mejor beber agua.

El estudio europeo de gran tamaño encontró que las personas que consumen más de dos refrescos al día (con o sin azúcar) tuvieron un riesgo más alto de morir a lo largo de unos 16 años que las personas que consumían las efervescentes bebidas menos de una vez al mes.

"Encontramos que un consumo más alto de refrescos se asociaba con un mayor riesgo de muerte por cualquier causa, independientemente de que se consumieran bebidas endulzadas con azúcar o con edulcorantes artificiales", señaló el autor del estudio, Neil Murphy, científico de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de Lyon, Francia.

"Nuestros resultados en cuanto a los refrescos endulzados con azúcar proveen más respaldo para limitar el consumo y reemplazarlos con bebidas más saludables, preferiblemente el agua", señaló Murphy.

¿Cómo podrían los refrescos aumentar el riesgo de morir?

Las bebidas endulzadas con azúcar podrían conducir al aumento de peso y a la obesidad. También podrían afectar la forma en que el cuerpo usa la insulina, lo que puede conducir a inflamación, anotó Murphy. Todas esas cosas pueden llevar a afecciones de salud que podrían acortar la vida.

Dijo que se necesita más investigación para comprender cómo los refrescos con edulcorantes artificiales podrían aumentar el riesgo de muerte precoz.

Aunque encontró una asociación, el estudio actual no prueba una relación causal entre los refrescos y un mayor riesgo de muerte temprana. Es posible que las personas que consumen refrescos tengan otros hábitos que pudieran aumentar esas probabilidades, como fumar o tener una dieta menos saludable.

Este estudio no es el primero que encuentra una conexión entre los refrescos y unos malos resultados de salud. Dos estudios recientes, uno publicado en la revista BMJ y el otro en Circulation, vincularon beber refrescos con el cáncer y las muertes por enfermedad cardiaca.

La investigación actual incluyó a más de 451,000 personas de 10 países europeos. Su edad promedio era de 51 años. Los investigadores dieron seguimiento a la salud de los participantes durante un promedio de 16 años.

Además de un riesgo más alto de muerte por todas las causas entre los que bebían más de dos refrescos al día, una mayor cantidad de refrescos también se vinculó con algunas causas específicas de muerte.

  • Las personas que consumían más de un refresco al día (endulzado con azúcar o con edulcorantes artificiales) tenían un riesgo más alto de morir de cáncer de colon y de enfermedad de Parkinson, en comparación con las que bebían menos de un refresco al mes.
  • Las personas que consumían más de un refresco endulzado con azúcar al día, en comparación con menos de uno al mes, tenían un riesgo más alto de morir de enfermedades digestivas.
  • Las personas que consumían más de un refresco con edulcorantes artificiales al día tenían un riesgo más alto de morir de enfermedades circulatorias, como la enfermedad cardiaca, en comparación con las que consumían menos de uno al mes.

Murphy dijo que los investigadores intentaron tomar en cuenta factores como el índice de masa corporal (un cálculo de la grasa corporal basado en la estatura y el peso) y el tabaquismo, y siguieron encontrando una asociación entre beber más refrescos y un riesgo más alto de morir.

Los representantes de las industrias de las bebidas y los edulcorantes instaron a las personas a no reaccionar de forma exagerada ante los hallazgos.

Los edulcorantes bajos en calorías y sin calorías son "una herramienta importante para la gestión del peso y para los que gestionan la diabetes", señaló Robert Rankin, presidente del Consejo de Control de las Calorías (Calorie Control Council).

La Dra. Keri Peterson, asesora médica del consejo, añadió que "la seguridad de los edulcorantes bajos en calorías y sin calorías ha sido reafirmada una y otra vez por las principales agencias reguladoras y gubernamentales de todo el mundo".

William Dermody Jr., vocero de la Asociación Americana de las Bebidas (American Beverage Association), ofreció una opinión similar. "Es seguro consumir refrescos como parte de una dieta equilibrada, y los autores de este estudio reconocen que su investigación no indica lo contrario".

Pero la Dra. Maria Anton, endocrinóloga en el Hospital Long Island Jewish Forest Hills de Northwell Health, dijo que el consumo excesivo de refrescos y otras bebidas ricas en azúcar y con edulcorantes artificiales se ha convertido en la norma de muchas personas.

"Pueden contribuir al aumento de peso y a un mal control del azúcar en la sangre, empeorando afecciones existentes, como la diabetes", apuntó.

Anton añadió que los hallazgos sugieren que es probable que el azúcar no sea el único ingrediente malsano de los refrescos. "Los pacientes de este estudio que consumían con regularidad bebidas libres de azúcar y con edulcorantes artificiales también tuvieron un mayor riesgo de morir", apuntó.

Samantha Heller, dietista registrada en Langone Health de la NYU en la ciudad de Nueva York, señaló que muchos factores podrían contribuir al vínculo entre el consumo de refrescos y el riesgo de muerte. Afirmó que la conclusión es que las personas no necesitan beber refrescos.

"El mercadeo y la publicidad fomentan el consumo de bebidas con un sabor dulce. En realidad no hay necesidad de consumirlas", aseguró Heller, que sugirió tomar agua, soda o té en su lugar.

El estudio aparece en la edición en línea del 3 de septiembre de la revista JAMA Internal Medicine.

Más información

Para más información sobre los refrescos, visite la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Neil Murphy, Ph.D., scientist, International Agency for Research on Cancer, Lyon, France; William Dermody Jr., vice president, media and public affairs, American Beverage Association; Samantha Heller, M.S., R.D.N., C.D.N., senior clinical nutritionist, NYU Langone Health, New York City; Maria Anton, M.D., endocrinologist, Northwell Health's Long Island Jewish Forest Hills Hospital, New York City; Robert Rankin, president, Calorie Control Council; Keri Peterson, M.D., medical adviser, Calorie Control Council; JAMA Internal Medicine, Sept. 3, 2019

Last Updated: