Incluir plantas en su plato protege al corazón

In English

MIÉRCOLES, 7 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- Cuando se siente a comer, llene su plato de verduras y frutas, y su corazón se lo agradecerá.

En un nuevo estudio, una dieta rica en alimentos de origen vegetal se tradujo en menos problemas cardiacos.

En el estudio, los investigadores analizaron los datos recolectados de más de 10,000 adultos de mediana edad de EE. UU., a quienes se dio un seguimiento de 1987 a 2016. Ninguno tenía enfermedad cardiaca al inicio de ese periodo.

Se analizaron los hábitos de alimentación de los participantes, y sus patrones de alimentación se agruparon según la proporción de alimentos de origen vegetal que comían, en comparación con la proporción de alimentos de origen animal.

En comparación con los que comían sobre todo alimentos de origen animal, los que comían mayormente alimentos de origen vegetal tenían un riesgo un 16 por ciento más bajo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardiaca y otros problemas del corazón; un riesgo un 32 por ciento más bajo de morir de una enfermedad cardiaca; y un riesgo un 25 por ciento más bajo de morir por cualquier causa durante el periodo del estudio.

El estudio se publicó en la edición en línea del 7 de agosto de la revista Journal of the American Heart Association.

"Aunque no hay que renunciar del todo a los alimentos de origen animal, nuestro estudio sí sugiere que comer una proporción más alta de alimentos de origen vegetal y una proporción más baja de alimentos de origen animal podría ayudar a reducir el riesgo de sufrir un ataque cardiaco, un accidente cerebrovascular o cualquier tipo de enfermedad cardiovascular", señaló la investigadora, Casey Rebholz. Rebholz es profesora asistente de epidemiología en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

El estudio es uno de los primeros que examina la proporción de patrones dietéticos de origen vegetal frente a los de origen animal en la población general, según Rebholz.

"Nuestros hallazgos subrayan la importancia de enfocarse en la dieta. Podría haber cierta variabilidad en términos de los alimentos individuales, pero para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, las personas deben comer más verduras, frutos secos, granos integrales, frutas, legumbres, y menos alimentos de origen animal", enfatizó Rebholz en un comunicado de prensa de la revista.

Las investigaciones futuras sobre las dietas de origen vegetal deben examinar si la calidad de los alimentos de origen vegetal (los saludables frente a los menos saludables) afecta a los riesgos de enfermedad cardiaca y muerte, añadió Rebholz.

La Dra. Mariell Jessup, directora de ciencias y médicas de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), agregó que la asociación "recomienda comer una dieta sobre todo de origen vegetal, siempre y cuando los alimentos que elija sean ricos en nutrición y bajos en azúcares añadidos, sodio [sal], colesterol y grasas saturadas y trans, que obstruyen a las arterias".

Por ejemplo, explicó Jessup, "las papas fritas o la pizza de coliflor con queso son de origen vegetal, pero tienen un valor nutricional bajo y están llenas de sodio. Los alimentos sin procesar (como las frutas frescas, las verduras y los granos) son buenas opciones".

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece una guía para un corazón sano.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: Journal of the American Heart Association, news release, Aug. 7, 2019

--

Last Updated: