¿Comer grillos puede mejorar la salud?

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 13 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- ¡Caramba, Pepito Grillo! Una nueva investigación sugiere que dejar un espacio en su plato para algo de proteína crujiente y saltarina podría ser bueno para la salud.

Específicamente, comer grillos podría ayudar a mejorar las bacterias naturales en los intestinos (el microbioma) y reducir la inflamación en el cuerpo.

En un pequeño ensayo piloto, el equipo del estudio dio a 20 voluntarios una dieta de insectos para el desayuno durante dos semanas. Pero les ofrecieron una forma más sabrosa de los grillos: un polvo hecho con los grandes insectos se convirtió en muffins o batidos.

"Los insectos son una novedad en la dieta estadounidense, pero se deben considerar como un alimento potencialmente útil que contiene nutrientes y fibras importantes que podrían tener beneficios para nuestra salud general, incluyendo el microbioma intestinal", planteó la investigadora principal del estudio, Valerie Stull, investigadora en el Centro de Sostenibilidad y Medioambiente Global en la Universidad de Wisconsin, en Madison.

"Pero este estudio es pequeño, así que se necesita más investigación para comprender mejor estos efectos", añadió.

¿Y qué les sugiere Stull a las personas a las que pensar en comer insectos les da mucho asco?

"Incluso los estadounidenses con la mentalidad más abierta tienen dificultades con la idea de comer insectos... al menos al principio. Simplemente no es parte de nuestra cultura alimentaria", dijo. Pero si se está dispuesto a probar una dieta con insectos, Stull aseguró que "los insectos comestibles son nutritivos, y con frecuencia deliciosos".

Y, anotó, "¿cuál es la diferencia real entre un grillo y una langosta? Un artrópodo es de tierra, el otro es de mar".

Stull señaló que unos 2 mil millones de personas de todo el mundo consumen insectos como parte de su dieta. Dijo que se interesó inicialmente en utilizar los insectos como comida como parte de su interés en la sostenibilidad medioambiental.

"Hay tanto potencial sin aprovechar respecto al consumo de insectos comestibles. Son abundantes, y cuando se crían en granjas, pueden generar una proteína de alta calidad con un impacto ambiental sustancialmente más bajo que el ganado tradicional. Necesitan menos comida, tierra y agua para crecer, y generan menos gases de invernadero", explicó.

Pero no considera que los insectos sean una panacea. "No creo que los insectos comestibles sean la cura mágica para resolver todos nuestros problemas actuales con la agricultura, la salud y el medioambiente. Pero sin duda tienen potencial", dijo.

Pero se preguntaba cuál era el impacto de comer insectos en el cuerpo humano. ¿Es seguro? ¿Es saludable?

Ahí es donde entra el nuevo estudio.

Los 20 voluntarios comieron un desayuno regular o uno que contenía muffins o batidos hechos con polvo de grillos durante 2 semanas. Entonces, todos los participantes comieron de forma normal durante dos semanas. Durante dos semanas después, los voluntarios cambiaron el desayuno: los que al principio habían comido un desayuno regular ahora consumieron insectos de desayuno durante dos semanas, y viceversa.

Los grillos y otros insectos tienen fibras, como la quitina. Son distintas de las fibras alimenticias encontradas en frutas y verduras. Algunos tipos de fibras ayudan a la población de bacterias beneficiosas del cuerpo a crecer. Éstas se conocen como probióticos.

Y el estudio actual mostró que consumir una dieta de grillos en la mañana ayudaba con un probiótico en particular, el Bifidobacterium animalis, a prosperar. Esa cepa de probiótico se ha vinculado con una mejor función intestinal, apuntaron los investigadores.

Mediante el uso de muestras de sangre y de heces, también observaron evidencias de una reducción de la inflamación en el cuerpo. La inflamación se ha vinculado con muchos trastornos, por ejemplo la depresión y el cáncer, anotó el equipo del estudio.

Samantha Heller, una dietista registrada, revisó los hallazgos del estudio.

"El estudio fue realmente pequeño y apenas duró dos semanas, así que no sabemos si esos cambios durarían incluso si la gente siguiera consumiendo el desayuno de grillos", comentó.

Si le interesa mejorar el microbioma de su cuerpo, planteó Heller, "parece que tanto comer una dieta saludable basada en plantas como hacer ejercicio con regularidad y gestionar el estrés, respaldan un intestino sano".

Stull dijo que la conformación del microbioma cambia con rapidez. Así que está claro que para obtener los beneficios de los insectos en la dieta, habría que consumir la crujiente proteína con regularidad.

Y si el estudio le ha dejado deseoso de probar los insectos, Stull señala que hay insectos comestibles comercialmente disponibles. Y si se siente un poco menos aventurero, pero estaría dispuesto a echar un poco de polvo de insectos en su mezcla para los muffins del desayuno, dice que también hay polvos hechos de insectos comercialmente disponibles, que incluso se pueden encontrar en línea.

Stull anotó una salvedad para los potenciales gourmets de los grillos: si es alérgico a los moluscos, es posible que también sea alérgico a los grillos.

El estudio aparece en una edición en línea reciente de la revista Scientific Reports.

Más información

Lea más sobre el consumo de insectos en NPR.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Valerie Stull, Ph.D., M.P.H., researcher, Center for Sustainability and the Global Environment, University of Wisconsin, Madison; Samantha Heller, M.S., R.D., NYU Langone Health, New York City; July 17, 2018, Scientific Reports, online

Last Updated: