La comida rápida tiene incluso más calorías que hace décadas

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES, 1 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- Los fanáticos de la comida rápida de hoy en día están ordenando de menús que es más probable que hagan que engorden.

En las tres últimas décadas, los tamaños de las porciones han aumentado de forma dramática en los restaurantes de comida rápida más populares de Estados Unidos, encontró un estudio.

Como resultado, la cantidad de calorías y de sodio en exceso también ha aumentado en las opciones de comida rápida, señaló la autora principal, Megan McCrory, profesora asociada de investigación en el Colegio de Ciencias de la Salud y de la Rehabilitación de la Universidad de Boston.

El tamaño promedio de la porción casi se cuadruplicó en los platos principales de comida rápida, y se multiplicó por más de cuatro en los postres entre 1986 y 2016, descubrieron McCrory y su equipo.

El contenido de calorías y sodio de los platos principales, los acompañantes y los postres también aumentó de forma significativa.

Los desiertos acumularon 62 calorías adicionales por década, mientras que los platos principales aumentaron 30 calorías por década, reportaron los investigadores.

Mientras tanto, el sodio aumentó en alrededor de un 4.6 por ciento del valor diario recomendado en los platos principales por cada década, y en un 3.9 por ciento del valor diario en los acompañantes.

"El aumento en el tamaño de las porciones es en gran medida responsable del aumento en las calorías y el sodio", apuntó McCrory.

En respuesta al nuevo estudio, la Asociación Nacional de Restaurantes (National Restaurant Association) dijo que ha propugnado las etiquetas en los menús "para dar a los clientes la información que necesitan para elegir opciones más saludables para sus familias".

"En 2008, iniciamos el programa Kids LiveWell para promover el consumo de frutas y verduras, proteínas magras, granos integrales y lácteos bajos en grasa, al mismo tiempo que se limitan las grasas malsanas, los azúcares y el sodio", afirmó la asociación en una declaración. "La asociación continúa educando a los miembros sobre los beneficios de ofrecer unos artículos más saludables en los menús, y participando en conversaciones sobre el equilibrio en las porciones con los líderes de la industria".

Pero los aumentos descubiertos en esta investigación también reflejan los "provocadores" cambios que han ocurrido en la comida rápida en años recientes, dijo Michelle Milgrim. Milgrim es dietista registrada y gerente de bienestar del empleado en Northwell Health, en New Hyde Park, Nueva York, y no participó en el estudio.

Esos cambios incluyen sándwiches que reemplazan el pan con pechugas de pollo frito, la corteza de pizza rellena de queso, y la tocineta que se añade a muchos artículos de los menús, apuntó Milgrim.

"Vemos artículos nuevos que nunca habíamos visto antes", dijo Milgrim. "Es probable que el público estadounidense no necesariamente esté detectando los aumentos sutiles en el tamaño de las porciones un año tras otro, una década tras otra, que esos nuevos artículos conllevan".

Los restaurantes de comida rápida son más populares que nunca, y casi 2 de cada 5 adultos comen comida rápida en cualquier día dado, indicaron los investigadores en las notas de respaldo.

La cantidad promedio del total diario de calorías representada por la comida rápida se ha multiplicado por más de dos, al aumentar de un 4 por ciento de la ingesta calórica total en 1977-1978 a un 11 por ciento en 2007-2010.

En el estudio, los investigadores revisaron los artículos de los menús ofrecidos en 10 restaurantes de comida rápida populares en 1986, 1991 y 2016. Los restaurantes fueron Arby's, Burger King, Carl's Jr., Dairy Queen, Hardee's, Jack in the Box, KFC, Long John Silver's, McDonald's y Wendy's.

Los menús de esos restaurantes ofrecen una selección más grande que nunca. El número total de platos principales, postres y acompañantes aumentó en un 226 por ciento, o alrededor de 23 artículos al año, encontraron los investigadores.

Pero los tamaños de las porciones también aumentaron de forma constante con los años, una tendencia que refleja los patrones generales de alimentación de los estadounidenses, indicó McCrory.

"Creo que vemos un aumento en el tamaño de las porciones más bien en todo el suministro de alimentos", dijo McCrory. "En algunas formas, es probable que los restaurantes de comida rápida solo estén manteniéndose al día con las expectativas sobre el tamaño de la comida que la gente espera que le sirvan. El mismo tipo de cosa ocurre en otros restaurantes que no son de comida rápida".

Milgrim dijo que lo que más le preocupa es el aumento constante en el contenido de sal de la comida rápida.

"Esos alimentos están simplemente llenos de sodio", advirtió Milgrim. "La obesidad y la hipertensión son causas importantes de mortalidad en el público estadounidense, así que es importante que tengamos al sodio en cuenta".

No todas las noticias son malas. Los niveles de calcio y de hierro también aumentaron con los años en la comida rápida, lo que significa que las personas están obteniendo una mayor cantidad de esos importantes nutrientes, dijo McCrory.

Pero dada la cantidad de calorías de la comida rápida, "hay mejores fuentes para obtener calcio y hierro", añadió McCrory.

Las personas a quienes les encanta la comida rápida pueden tomar medidas para reducir las calorías, dijo McCrory.

Pueden compartir las papas fritas con un amigo, o pedir una hamburguesa sencilla en lugar de una doble, por ejemplo.

"Pueden disfrutar del mismo sabor, solo estarían consumiendo menos calorías", dijo McCrory.

O incluso mejor, las personas pueden comenzar a considerar la comida rápida como un premio, en lugar de una opción regular.

"Comprendo que la comida rápida es una forma económica de obtener comida con un buen sabor, y cuando acude a esos restaurantes sabe lo que va a recibir", apuntó McCrory. "Pero quizá sea bueno comer comida rápida con menos frecuencia, hacer que sea más una ocasión especial que algo que hace regularmente".

El nuevo estudio se publicó en la edición de marzo de la revista Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

Más información

La Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard ofrece más información sobre una alimentación saludable.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Megan McCrory, Ph.D., research associate professor, Boston University College of Health and Rehabilitation Sciences; Michelle Milgrim, R.D., C.D.N., manager, employee wellness, Northwell Health, New Hyde Park, N.Y.; March 2019, Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics

Last Updated: