Las avellanas podrían ser mejores para la salud del corazón que el aceite de oliva

Un estudio español sugiere que dejan a las arterias más elásticas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 9 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- Una comida rica en grasa seguida de un postre poco habitual sugiere que las avellanas o nueces de nogal podrían ser mejores para las arterias que el aceite de oliva, según informan investigadores españoles.

La comida estuvo compuesta por un sándwich a base de pan blanco, salami y queso más un yogur con alto contenido de grasa. El "postre" consistía en cinco cucharaditas de aceite de oliva para la mitad de los comensales y 40 gramos de avellanas (alrededor de ocho nueces sin cáscara) para la otra mitad.

Las pruebas de ultrasonido mostraron que las arterias de los que comieron las avellanas se mantuvieron más flexibles y elásticas tras la comida grasa que los individuos que comieron el aceite de oliva. Los 24 participantes adultos del estudio tuvieron niveles variables de colesterol en la sangre, al oscilar entre niveles saludables y moderadamente altos.

"Este estudio muestra el mecanismo para los efectos beneficiosos de las avellanas o nueces de nogal", aseveró el investigador principal del estudio, el Dr. Emilio Ros de la Unidad de lípidos del Hospital Clínic de Barcelona.

Tanto el aceite de oliva como las nueces de nogal reducen la aparición de inflamación y oxidación en las arterias después de una comida grasa, pero las avellanas preservan la flexibilidad de las arterias mientras que el aceite de oliva no lo hace, de acuerdo con Ros. Ros atribuye una buena parte del efecto beneficioso al ácido alfa-linolénico encontrado en las avellanas. Este nutriente es similar a los ácidos grasos omega-3 hallados en el pescado.

Se espera que el estudio, que estuvo financiado en parte por la California Walnut Board, aparezca en la edición de octubre del Journal of the American College of Cardiology.

Ros puntualizó que autoridades como la American Heart Association recomiendan a los estadounidenses ingerir al menos dos raciones de pescado a la semana, preferiblemente de pescado graso rico en ácidos grasos omega-3. Los omega-3 aumentan los niveles en la sangre del colesterol HDL, "el bueno" que ayuda a mantener las arterias libres de obstrucciones.

El único problema con esa recomendación, señaló Ros, es que el pescado no es tan fácil de comprar y consumir como las avellanas. El ácido alfa-linolénico de las avellanas tiene la misma estructura química que los ácidos grasos omega-3, anotó, y "el ácido linolénico encontrado en alimentos de origen vegetal ofrece un suministro inagotable, mientras que el pescado está siendo sobreexplotado".

La California Walnut Board, que también ha financiado varios estudios similares, solicitó hace más de dos años a la U.S. Food and Drug Administration su permiso para alegar de manera formal que las avellanas reducen el riesgo de enfermedades cardiacas.

Pero hasta ahora, la FDA sólo ha aprobado una "alegación de salud cualificada" en la que especifica "que investigaciones no concluyentes muestran que comer 1.5 onzas de avellanas al día como parte de una dieta baja en grasa saturada y en colesterol, pero que no resulte en una mayor ingesta de calorías, podría reducir el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria".

Por su parte, el American College of Cardiology pidió al Dr. Robert A. Vogel, profesor de medicina de la Universidad de Maryland, que revisara el artículo. Vogel emitió una declaración que dice que "esto demuestra que el efecto protector de la grasa de las avellanas deshace algunos de los efectos perjudiciales de una dieta rica en grasa saturada, mientras que una grasa neutral como el aceite de oliva, no tiene tanta habilidad protectora".

Las personas que consumen la llamada "dieta mediterránea", alabada por muchos nutricionistas como buena para el corazón, creen que el aceite de oliva ofrece el mayor beneficio cardiaco, "pero esta investigación indica que no es así", aseguró Vogel. "Existen probablemente otros factores en la dieta, tales como el consumo relativamente alto de frutos secos".

Es necesario investigar más para determinar si el efecto protector de las avellanas se ve afectado por el calentamiento y la cocción, o si es mejor comerlas crudas, agregó.

Más información

Para más información sobre los beneficios de las avellanas, vaya al sitio Web de la FDA.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Emilio Ros, M.D., Ph.D., director, Lipid Clinic, Hospital Clinico, Barcelona, Spain; Oct 10, 2006, Journal of the American College of Cardiology online; Oct. 9, 2006, news release, American College of Cardiology

Last Updated: