Para algunos niños, la leche en demasía puede resultar dañina

Beber más de la cantidad recomendada se relaciona con aumento en el peso, según un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES 7 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- Los adolescentes que beben leche podrían en realidad aumentar de peso, en lugar de perder peso, sugiere una nueva investigación.

El estudio fue diseñado para examinar las sugerencias del sector lácteo de que beber leche promueve la pérdida de peso, afirmaron científicos basados en Boston. En vez de eso, encontraron que beber más leche lleva al sobrepeso entre los adolescentes, aunque aquéllos que ganaron peso de más bebieron más de lo que es recomendado por la campaña de promoción láctea del National Dairy Council.

"Mi principal preocupación es que los niños con sobrepeso piensan que pueden beberse cuatro o cinco vasos de leche al día como una solución mágica para perder peso. Deben entender que cantidades grandes no los ayudarán a perder peso", afirmó Catherine S. Berkey, una bioestadista del Brigham and Women's Hospital y de la Facultad de Medicina de Harvard, y autora principal del estudio, el cual fue conducido por ambas instituciones.

Una vocera del National Dairy Council dijo que la campaña publicitaria dice que se ha demostrado que el consumo de productos lácteos ayuda a promover la pérdida de peso en adultos, pero que no realiza tales afirmaciones para los niños. La campaña 3-A-Day-of-Dairy (3 lácteos al día) del consejo recomienda tres porciones diarias de leche, yogurt o queso como una manera de mantener una dieta nutritiva.

"Nuestro programa se dirige a los adultos, a las madres que quieren perder peso. Los estudios han encontrado que el calcio en los productos lácteos tiene algún efecto en la pérdida del peso en combinación con una reducción de las calorías y ejercicio. El calcio ayuda al cuerpo a funcionar más eficientemente. Pero el programa no ha sido nunca dirigido a los niños, de ninguna manera", afirmó Deanna Segrave-Daly, una dietista y vocera del consejo.

"Para mi, esto es un asunto de las calorías. Si come y bebe más de lo recomendado, aumentará de peso", añadió.

Durante tres años, Berkey y sus colegas siguieron las dietas de aproximadamente 13,000 niños, entre los 9 y 14 años de edad, a partir de 1996. Los niños formaban parte del Growing Up Today Study (Estudio sobre el crecimiento hoy en día), y los hijos de los participantes en el Nurses' Health Study II.

Los resultados del estudio aparecen en la edición de junio de Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Luego de compensar por la actividad física, la maduración y el crecimiento en estatura, los investigadores encontraron que los chicos y chicas que bebieron más de tres porciones al día de leche tenían un 25 por ciento más probabilidades de tener sobrepeso que aquéllos que bebieron dos o tres porciones por día. El veinte y tres por ciento de los chicos y el 15 por ciento de las chicas bebían más de tres porciones por día.

Berkey afirmó que los adolescentes en el estudio bebían más leche que los niños en la población general, tal vez porque son hijos de enfermeras que podrían estar más conscientes sobre la nutrición y la dieta. La mayoría de los niños, de acuerdo a Segrave-Daly, bebe menos de un vaso de leche al día.

Berkey apuntó que parte de la ganancia de peso pareció resultar de las calorías en la leche, y no de algún componente particular de la leche en sí. También reconoció que el estudio no descartó la probabilidad de que las calorías pudieran provenir de otras fuentes.

Sorprendentemente, casi todos los niños en el estudio bebían leche baja en grasa en lugar de leche entera, y los autores creen que la estrona y la proteína de lactosa en los productos lácteos podrían causar el aumento en el peso.

Rachel Novotny, directora del Departamento de Alimentos de Nutrición Humana y Ciencias Animales de la Universidad de Hawai, dijo que este último hallazgo fue la parte más interesante del estudio.

"El resultado final es aún sobre las calorías, pero la pregunta es si las calorías de fuentes diferentes son más saludables, y este estudio no cambia nuestro juicio al respecto", apuntó. "Pero el hallazgo marginal de que la leche baja en grasa o entera, con el mismo nivel de ingesta calórica, es una fuente de aumento de peso resulta en una hipótesis interesante que merece más investigación".

Más información

Los National Institutes of Health tienen más información sobre cómo enseñar a los niños hábitos alimenticios saludables.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Catherine S. Berkey, Sc.D., biostatistician, Channing Laboratory, Department of Medicine, Brigham & Women's Hospital, and Harvard Medical School, both in Boston; Deanna Segrave-Daly, registered dietician, National Dairy Council, Rosemont, Ill.; Rachel Novotny, Ph.D., professor and head, Department of Human Nutrition Food and Animal Sciences, University of Hawaii, Honolulu; June 2005 Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine

Last Updated: