Pocas mujeres embarazadas consumen la cantidad adecuada de nutrientes

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES, 21 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Una buena nutrición es esencial para la salud de las mujeres embarazadas y para la salud de sus bebés. Pero muchas no consumen unas cantidades adecuadas de las vitaminas y minerales que necesitan, encuentra un estudio reciente.

Por otro lado, algunas mujeres embarazadas en realidad están ingiriendo unos niveles más altos de nutrientes de lo que es saludable, informa la misma investigación.

Y casi todas comen demasiada sal.

"Muchas mujeres embarazadas no consumen lo suficiente de unos nutrientes clave, específicamente hierro, potasio, calcio, magnesio, zinc y las vitaminas A, C, D, E, K, B6, folato y colina, ni siquiera con el uso de complementos dietéticos", advirtió la investigadora principal, Regan Bailey, profesora asociada de ciencias de la nutrición en la Universidad de Purdue en West Lafayette, Indiana.

Casi todas las mujeres embarazadas están en riesgo de un consumo excesivo de sal, y muchas están en riesgo de un consumo excesivo de ácido fólico y hierro, sobre todo las que usan complementos dietéticos, indicó.

"Parece que los complementos podrían ser necesarios para que la mayoría de las mujeres embarazadas cumplan las recomendaciones sobre los nutrientes", planteó Bailey. "Pero nuestros hallazgos sugieren que unas formulaciones responsables de los productos prenatales podrían ayudar a las mujeres a lograr las ingestas recomendadas sin el potencial de exceso".

En el estudio, Bailey y sus colaboradores recolectaron datos de más de 1,000 mujeres embarazadas de 20 a 40 años que participaron en la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición de EE. UU. de 2001 a 2014.

Los investigadores encontraron que casi un 70 por ciento de las mujeres tomaban complementos dietéticos prenatales. Pero según los niveles recomendados en la Referencia Dietética de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina, algunas no consumían suficiente y algunas consumían demasiado.

Al menos un 10 por ciento de las mujeres no consumían suficiente magnesio, vitamina D, vitamina E, hierro, vitamina A, folato, calcio, vitamina C, vitamina B6 y zinc.

Otras consumían demasiado potasio, vitamina K, ácido fólico, hierro, calcio y zinc.

Y un 95 por ciento consumían demasiada sal.

"Ya sea que consuman demasiada sal o que no consuman una cantidad suficiente de algunos minerales y vitaminas, no cumplir los estándares recomendados es un problema significativo", aseguró el Dr. Raul Gupta, director médico de March of Dimes.

Un exceso de ciertas vitaminas y minerales puede resultar nocivo, añadió. Por ejemplo, las vitamina B pueden acumularse en el hígado, provocando daños. Un exceso de hierro también puede resultar en daños en el hígado, el corazón y el páncreas.

No consumir una cantidad suficiente de algunas vitaminas también puede ser nocivo para las mujeres y sus bebés. Por ejemplo, se ha mostrado que consumir suficiente ácido fólico ayuda a prevenir unos defectos llamados trastornos del tubo neural, que pueden afectar al cerebro y a la espina dorsal, señaló Gupta, que no participó en la nueva investigación.

"Durante el embarazo, es esencial hablar con el médico sobre la nutrición", enfatizó. Esa conversación debe incluir hablar sobre cuáles complementos toma una mujer y cuáles alimentos fortificados come.

Además, las mujeres deben informar al médico sobre los nutrientes adicionales (como los complementos herbales) que estén tomando.

"Eso, junto con pruebas de laboratorio, permite al médico ofrecer las recomendaciones mejor informadas a la paciente", aseguró Gupta.

Es incluso mejor si esta conversación ocurre antes de que una mujer quede embarazada, añadió.

La mayor preocupación de Gupta es la cantidad de sal que las mujeres consumen. "Sabemos que hay una correlación directa entre la sal y la hipertensión", dijo.

La hipertensión durante el embarazo puede conducir a la preeclampsia, una complicación del embarazo que resulta en una presión arterial elevada y daño en el hígado o los riñones. Esto puede resultar en un nacimiento prematuro, indicó Gupta.

"Es críticamente importante asegurar que la hipertensión esté bajo control", enfatizó. "Pero si una mujer consume demasiada sal, puede afectar a los resultados tanto de la mujer como del bebé".

Las directrices son bien conocidas, dijo Gupta, pero se deben comparar con lo que una mujer en realidad consume.

El informe se publicó en la edición en línea del 21 de junio de la revista JAMA Network Open.

Más información

March of Dimes ofrece más información sobre los nutrientes durante el embarazo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Regan Bailey, Ph.D., M.P.H., R.D., associate professor, nutrition science, Purdue University, West Lafayette, Ind.; Rahul Gupta, M.D., M.P.H., M.B.A., chief medical officer, March of Dimes; June 21, 2019, JAMA Network Open, online

Last Updated: