Un análisis de orina podría detectar las dietas poco saludables

Un estudio halla que los bajos niveles de potasio indican una nutrición deficiente

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES, 26 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Algún día, en el consultorio médico se podrá realizar una evaluación de la calidad total de su dieta mediante un simple análisis de orina que cuesta $8, informan los investigadores.

Los niveles de potasio en la orina se correlacionan estrechamente con la nutrición en general, dijo el autor principal del estudio, el Dr. Alexander Logan, profesor de medicina en la Universidad de Toronto.

"Podemos identificar a las personas que tienen una dieta deficiente con un análisis de orina sencillo y podemos recomendar una intervención", dijo Logan, que también es científico principal del Instituto de investigación Samuel Lunenfeld de la universidad.

El método de simplemente cuestionar a las personas sobre su dieta no es infalible, agregó. "Se puede tener una idea general [del consumo] de frutas, verduras y productos lácteos con sólo preguntar", dijo. Pero los informes realizados por la propia persona son notablemente imprecisos. Así que el equipo de Logan evaluó las muestras de orina en un periodo de 24 horas de 220 personas de 18 a 50 años, todas diagnosticadas con cálculos renales.

Los participantes respondieron cuestionarios sobre la ingesta de alimentos y se midió su peso, estatura y presión arterial.

El equipo de Logan luego analizó si los niveles de potasio y sodio en la orina se podían correlacionar con la calidad de la dieta.

Hallaron que mientras más alto era el nivel de potasio en la orina, más elevado era el consumo de alimentos saludables recomendados como frutas, verduras, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa.

Mientras más bajo era el potasio, era más probable que los alimentos ingeridos fueran carne roja, comida rápida y bebidas ricas en calorías y con alto contenido de azúcar.

Los que tenían los niveles más altos de potasio en la orina también tendían a tener un menor índice de masa corporal (IMC), menor presión diastólica y menor frecuencia cardiaca que los que tenían menores niveles. Por ejemplo, las personas con los mayores niveles de potasio tenían un IMC promedio de 26.5 (menos de 25 es lo deseable), mientras que los que tenían los menores niveles de potasio tenían un IMC promedio de 28.7 (un IMC de 30 es el umbral aceptado para la obesidad).

Los niveles de sodio no estaban relacionados con ninguna de esas variables, halló el equipo.

El estudio aparece en la edición de abril de 2009 de The Journal of Nutrition.

La investigación de Logan es "un estudio excelente", aseguró Judith Stern, profesora distinguida de nutrición de la Universidad de California en Davis, que no participó en el estudio aunque que sí lo revisó. Los consumidores le podrían preguntar a su médico por la prueba para ver si su dieta es tan saludable como creen, apuntó.

"Este estudio respalda la literatura [médica] de que la cantidad de potasio en la orina podría medir la calidad de la dieta de manera objetiva", agregó Jeannie Gazzaniga-Moloo, dietista en Roseville, California, y vocera de la American Dietetic Association. "Sin embargo, el estudio analizó las muestras de orina recopiladas durante 24 horas, algo que era difícil, consumía mucho tiempo y resultaba poco práctico para los pacientes", destacó.

Moloo abogó por más investigación para validar los hallazgos.

Logan señaló que su equipo puede simplificar probablemente la prueba para convertirla en una medición de una sola vez. Por lo pronto, aconseja a los consumidores a prestar atención a su consumo de frutas y verduras y a seguir otras directrices dietéticas saludables, como comer tres raciones de productos lácteos al día, eligiendo las variedades sin grasa o bajas en grasa si les preocupa el control del peso.

Logan dijo que su equipo tiene planeado estudiar el valor de la prueba en las personas además que no tengan enfermedad renal, incluidas las personas con síndrome de intestino irritable, muchos de los cuales tienen una dieta deficiente.

Más información

Para más información sobre las directrices dietéticas, visite el Departamento de Servicios de Salud y Humanos de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Alexander Logan, M.D., professor, medicine, University of Toronto, and senior scientist, Samuel Lunenfeld Research Institute, University of Toronto; Judith Stern, Sc.D., distinguished professor, nutrition, University of California at Davis; Jeannie Gazzaniga-Moloo, Ph.D., R.D., dietitian, Roseville, Calif., and spokeswoman, American Dietetic Association; April 2009 The Journal of Nutrition

Last Updated: