Los factores de riesgo de salud para niños obesos no están claros

La presión sanguínea se elevó en la década de los 90, pero el colesterol permaneció igual

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 6 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) - Cada vez más gente joven de EE.UU. está engordando, pero los resultados no se muestran consistentes respecto a los factores de riesgo relacionados con la obesidad para enfermedades del corazón, según reportan los investigadores estadounidenses.

Mientras que los resultados del reciente estudio no muestran ningún indicio de problemas cardiovasculares en los niños, otro experto señala que esto no es razón para tranquilizarse.

La información de dos encuestas nacionales muestra que la circunferencia de la cintura de los chicos de 2 a 17 años de edad se incrementó por 1.6 centímetros (aproximadamente dos tercios de pulgada) de la media reportada en un estudio hecho de 1988 a 1994, en comparación con uno hecho de 1999 a 2000, de acuerdo al reporte en la edición de diciembre de Pediatrics.

Un grupo encabezado por el Dr. Earl S. Ford de la División de Salud Adulta y Comunitaria en los U.S. Centers for Disease Control and Prevention reveló que la medida en la cintura de las chicas en el mismo grupo de edad se incrementó por 2.4 centímetros, casi una pulgada completa.

Y el estudio reportó que las lecturas de la presión sanguínea, un factor de riesgo significativo, aumentaron en 2.2 puntos para el grupo de 8 a 17 años. Estos hallazgos son consistentes con lo que los observadores notaron durante la década pasada, pero los otros resultados no.

Por ejemplo, los niveles de colesterol en la sangre, tanto el LDL o colesterol "malo" que obstruye las arterias, como el HDL o colesterol "bueno", permanecieron sin cambios, mientras que los niveles de triglicéridos en la sangre, los cuales son moléculas de grasa relacionadas con riesgos cardiacos, al igual que las moléculas de glucosa en la sangre, que son indicador de riesgo de diabetes, se redujeron de hecho de forma leve entre los dos estudios, según los investigadores.

Y por tanto, concluyeron que "los efectos de la prevalencia del aumento de la obesidad en la salud cardiovascular de los niños y adolescentes no están claros".

Pero el reporte no debería dar a los padres "una sensación de falsa seguridad", de acuerdo al Dr. Stephen R. Daniels, profesor de pediatría y salud ambiental del Centro Médico Infantil de Cincinnati y vocero de la American Heart Association.

"Algunos de estos hallazgos pueden ser reconfortantes, pero sabemos que con el tiempo estas relaciones pueden cambiar", mencionó Daniels. "El tiempo en que esto se da es probablemente uno en el cual la obesidad se desarrolla primero y los factores de riesgo resultan afectados eventualmente".

También es posible que los promedios no hayan identificado al grupo de jóvenes que ya estén a un riesgo mayor, como aquellos con las cinturas más grandes, observó Daniels.

"Nadie ha dicho que lo niños que son obesos actualmente no tendrán problemas más adelante", comentó.

Existen grandes motivos para sospechar el problema que se avecina, dijeron los investigadores de los CDC. La diabetes de tipo 2, el tipo que generalmente se desarrolla más adelante en la vida, está dándose cada vez más en gente joven, observaron y "la obesidad en la niñez también está asociada con los riesgos en aumento para varias enfermedades y muerte cuando estos niños alcanzan la edad adulta".

Así que incluso cuando los números en este estudio no son tan definitivos como se habría esperado, "la epidemia de obesidad entre los niños representa un reto potencial serio para la salud colectiva de la población estadounidense".

Más información

Puede consultar los riesgos de la obesidad y lo que puede hacer al respecto en la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Stephen R. Daniels, M.D., professor, pediatrics and environmental health, Cincinnati Children's Hospital Medical Center; December 2004 Pediatrics

Last Updated: