How Masks Help Stop COVID-19: HD Live! This Friday at 2:30 PM ET

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

¿Puede la dieta mediterránea proteger de las muertes relacionadas con el esmog?

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

LUNES, 21 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- Hace mucho que se alaba a la dieta mediterránea por ser un plan de alimentación saludable para el corazón que puede añadirle años a la vida.

Ahora, un nuevo estudio sugiere que esta dieta podría ayudar a protegerse de los efectos nocivos de la contaminación atmosférica y reducir el riesgo de morir por un ataque cardiaco, un accidente cerebrovascular y otras causas.

La dieta mediterránea enfatiza las frutas, verduras, granos integrales, legumbres, aceite de oliva y proteína magra, y limita la carne roja y los alimentos procesados. Es rica en antioxidantes que neutralizan a los radicales libres que dañan a los tejidos y a las células, explicaron los investigadores.

"Estudios anteriores han mostrado que los cambios en la dieta (en particular el hecho de añadir antioxidantes) pueden aminorar los efectos adversos de la exposición a unos niveles altos de contaminación atmosférica durante periodos cortos", aseguró Chris Lim, estudiante doctoral en la Facultad de Medicina de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"Lo que no sabíamos era si la dieta puede influir en la asociación entre la contaminación atmosférica a largo plazo y los efectos en la salud", añadió Lim en un comunicado de prensa de la Sociedad Torácica Americana (American Thoracic Society).

En el estudio, los investigadores analizaron datos del Estudio sobre la dieta y la salud de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU. y la Asociación Americana de Personas Jubiladas (American Association of Retired Persons, AARP), que siguió a casi 549,000 personas mayores de seis estados durante un periodo de 17 años. En ese periodo, casi 127,000 participantes del estudio murieron.

Los investigadores dividieron a las personas en cinco grupos según qué tan de cerca seguían la dieta mediterránea. Usando datos del Censo, los investigadores también estimaron la exposición de los participantes a ciertos contaminantes atmosféricos, entre ellos la materia fina particulada, el dióxido de nitrógeno y el ozono.

El estudio encontró que las muertes debidas a la enfermedad cardiaca aumentaron en un 17 por ciento por cada aumento de 10 microgramos por metro cúbito en la exposición a largo plazo a la materia fina particulada entre los que menos seguían la dieta mediterránea. En comparación, las muertes por enfermedad cardiaca aumentaron en apenas un 5 por ciento entre los que seguían más de cerca ese plan de alimentación.

Las muertes por todas las causas aumentaron en un 5 por ciento por cada aumento de 10 partes por mil millones en la exposición a largo plazo al dióxido de nitrógeno entre los que más se alejaban de llevar una dieta mediterránea. Esto es en comparación con solo un 2 por ciento entre los que más de cerca cumplían con ese régimen de alimentación.

Lo único de lo que la dieta no protegió fue del ozono, dijeron los investigadores.

"Dados los beneficios que encontramos de una dieta rica en antioxidantes, nuestros resultados son coherentes con la hipótesis de que la contaminación atmosférica con partículas, provocada por la combustión de combustibles fósiles, afecta a la salud de forma negativa al inducir estrés oxidativo e inflamación", señaló el autor principal del estudio, George Thurston, director del Programa de Evaluación de la Exposición y los Efectos en la Salud Humana de la Facultad de Medicina de la NYU.

"Por otro lado, la dieta mediterránea no redujo el efecto del ozono de forma significativa, así que el ozono aparentemente afecta a la salud cardiaca a través de un mecanismo distinto", anotó.

Se debe notar que el estudio no probó que la dieta mediterránea proteja de la contaminación atmosférica, sino solo que había una asociación.

Aun así, los investigadores añadieron que seguir la dieta podría proteger a una cantidad significativa de estadounidenses de los efectos nocivos de estos contaminantes atmosféricos.

Los hallazgos del estudio se presentaron el lunes en la reunión anual de la Sociedad Torácica Americana (American Thoracic Society), en San Diego. Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Universidad de Minnesota ofrece más información sobre la dieta mediterránea.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: American Thoracic Society, news release, May 21, 2018

--

Last Updated: