La dieta mediterránea es la más popular en las costas de EE. UU.

In English

MIÉRCOLES, 23 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- Las evidencias que vinculan a la dieta mediterránea con una variedad de beneficios para la salud son amplias y están en aumento, pero una nueva investigación encuentra que no convence a los estadounidenses de algunas regiones.

El crecientemente popular plan de alimentación enfatiza las frutas, las verduras, los frutos secos, los granos integrales y el aceite de oliva, al mismo tiempo que limita la carne roja y otras grasas saturadas, los azúcares refinados y los alimentos procesados. Se ha mostrado que la dieta mediterránea reduce las enfermedades crónicas, incluyendo el cáncer, la diabetes y la enfermedad cardiaca.

Las personas de la costa este y de la costa noreste han adoptado rápidamente este plan de alimentación saludable. Pero todavía no se ha puesto de moda en partes del sur y en algunos estados del oeste medio, mostró el estudio.

"Dadas las tasas disparadas de obesidad en EE. UU. en las últimas décadas, identificar y fomentar métodos dietéticos que modifiquen la obesidad es una importante prioridad", escribieron los autores del estudio, dirigidos por Meifang Chen, profesora de salud pública en la Universidad Estatal de California, en Los Ángeles.

Más o menos 3 de cada 4 estadounidenses no comen las cantidades recomendadas de verduras, frutas y lácteos, apuntaron los autores. Y la mayoría consumen demasiado azúcar, grasa saturada y sal. Mientras tanto, las enfermedades relacionadas con la obesidad cuestan a los estadounidenses 190 mil millones de dólares al año, una quinta parte del gasto en atención de la salud del país.

"Nuestro estudio identifica y caracteriza los lugares y las poblaciones en riesgo a lo largo de EE. UU. en que las intervenciones y las políticas que promueven a la dieta mediterránea podrían tener el mayor efecto en la lucha contra la obesidad", escribieron los investigadores.

El equipo de Chen investigó cómo casi 21,000 adultos no hispanos de 48 estados y Washington, D.C., seguían el régimen.

Casi la mitad dijeron que seguían estrictamente la dieta mediterránea. Tuvo su mayor popularidad en la costa oeste y en el noroeste, incluyendo a California, Pensilvania, Nueva Jersey, la ciudad de New York, Connecticut y Massachusetts, encontró el estudio.

Fue menos popular en Arkansas, Luisiana, Alabama, Georgia, Carolina del Norte, la parte norte de Indiana y Michigan.

Los investigadores encontraron que las personas que vivían en áreas pobres y rurales, vecindarios minoritarios y ciudades más pequeñas eran las menos propensas a seguir el plan de alimentación.

Era más popular entre la gente mayor y los no fumadores, además de los negros, los que tenían educación universitaria y los que tenían unos ingresos familiares anuales de al menos 75,000 dólares.

Los que dijeron que hacían ejercicio al menos cuatro veces por semana y que veían menos de cuatro horas de televisión al día también eran más propensos a seguir este régimen de alimentación saludable, encontró el estudio.

Los hallazgos fueron presentados el martes en la reunión anual del Congreso Europeo de la Obesidad (European Congress on Obesity, ECO) en Viena, Austria. Los estudios presentados en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre la dieta mediterránea.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: European Congress on Obesity, news release, May 22, 2018

--

Last Updated: