Si hay restaurantes de comida rápida de camino al trabajo, su cintura podría ensancharse

In English

MIÉRCOLES, 7 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- McDonald's, Wendy's, Burger King, KFC: si pasa por esos y otros restaurantes de comida rápida de camino al trabajo cada día, el resultado podría ser el aumento de peso, muestra una investigación reciente.

Las personas que se veían tentadas por más restaurantes de comida rápida mientras iban a y volvían del trabajo tendían a tener un IMC (índice de masa corporal) más alto que las personas que no, señalaron los investigadores. En el estudio participaron 700 empleadas de escuelas primarias de sexo femenino que vivían en y cerca de Nueva Orleáns.

Los investigadores también encontraron una asociación entre un IMC más alto y una mayor cantidad de supermercados, tiendas de comestibles y restaurantes de comida rápida aglomerados cerca de las viviendas de las personas.

Al contrario, tener un mayor número de restaurantes formales de servicio completo cerca del hogar se asoció con un IMC más bajo, según el equipo dirigido por Adriana Dornelles, investigadora de la Universidad Estatal de Arizona.

El estudio no pudo probar causalidad, pero encontró "una relación significativa entre el IMC y los múltiples ambientes de comida", dijo Dornelles en un comunicado de prensa de la universidad.

"En nuestras vidas diarias, nos exponemos a varias opciones de alimentos saludables y malsanos, lo que tiene un impacto en el IMC. La disponibilidad de una variedad de restaurantes de comida rápida a lo largo de nuestro camino crea infinitas oportunidades de consumir comida rápida, barata y malsana, lo que resulta, en promedio, en un índice de masa corporal más alto", advirtió.

En el estudio, el equipo de Dornelles monitorizó la cantidad de supermercados, tiendas de comestibles, restaurantes de servicio completo y restaurantes de comida rápida en un radio de alrededor de media milla (0.8 kilómetros) de las viviendas y los lugares de trabajo de las empleadas.

Los investigadores también determinaron la cantidad y el tipo de tiendas de comestibles en un radio de media milla del desplazamiento con la distancia más corta entre la vivienda y el lugar de trabajo de cada empleada.

El IMC tendía a aumentar junto con la cantidad de restaurantes de comida rápida y otras fuentes de comida cerca de la vivienda de una persona o de su ruta de desplazamiento, según el estudio, que se publicó en la edición en línea del 7 de agosto de la revista PLOS One.

Los hallazgos no sorprendieron a dos expertas en nutrición y gestión del peso.

La "moraleja" del estudio es que "mientras mayor es el número de estos establecimientos [de comida], mayor es el IMC de la población que vive o se desplaza en esa área", advirtió Katrina Hartog, gerente de nutrición clínica del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Michelle Milgrim es gerente de bienestar de los empleados de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York. Afirmó que los nuevos hallazgos deben recordar a las personas de la importancia que la comida rápida tiene en las opciones nutricionales que se eligen cada día.

Pero hay formas sencillas de evitar ir a los restaurantes de comida rápida, dijo Milgrim.

"Evite los desencadenantes alterando su desplazamiento para pasar por menos de esos lugares tentadores, o consuma un refrigerio saludable y sustancioso antes de volver a casa o de ir a hacer la compra", aconsejó. También, "asegúrese de tener lista una comida apetitosa y rica en nutrientes esperándolo en casa".

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre el peso y la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Michelle Milgrim, R.D., manager, employee wellness, Northwell Health, New Hyde Park, N.Y.; Katrina Hartog, M.P.H., R.D., clinical nutrition manager, Lenox Hill Hospital, New York City; Arizona State University, news release, Aug. 7, 2019

--

Last Updated: