Demasiados niños siguen comiendo demasiada sal

Nueve de cada 10 superan las recomendaciones diarias, encuentran unos investigadores de los CDC

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

JUEVES, 3 de noviembre de 2016 (HealthDay News) -- La alta ingesta de sal de los niños estadounidenses los pone en riesgo de enfermedad cardiaca en un momento posterior de la vida, advierte un nuevo estudio.

Casi un 90 por ciento de los niños de EE. UU. consumen una cantidad mayor de sal de la recomendada para su edad, descubrieron investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

El pan, la pizza, los fiambres, los refrigerios procesados y las sopas ricos en sodio son los principales culpables, según el informe.

"Ya sabemos que casi todos los estadounidenses, independientemente de la edad, la raza y el sexo consumen más sodio que el que se recomienda para una dieta saludable, y la ingesta excesiva es muy preocupante en unos jóvenes en particular", dijo la autora principal, Zerleen Quader, analista de datos de la División de Prevención de la Enfermedad Cardiaca y el Accidente Cerebrovascular de los CDC.

Los investigadores analizaron datos de 2011-2012 de más de 2,100 niños de 6 a 18 años de edad de todo el país. La ingesta promedio de sal de los niños fue de 3,256 miligramos (mg) al día, sin incluir la sal de mesa, encontraron los investigadores.

La ingesta recomendada de sal para los niños varía entre 1,900 y 2,300 mg al día, dependiendo de la edad.

Los investigadores también encontraron que los niveles promedio de ingesta de sal fueron particularmente altos entre los adolescentes de 14 a 18 años, con 3,565 mg al día.

Las chicas tenían una ingesta mucho más baja que los chicos, de 2,919 mg al día frente a 3,584 mg al día, según el informe.

¿Cuándo y dónde consiguen los niños toda esa sal?

La cena conformaba alrededor de un 39 por ciento de la ingesta de sal de los niños, y el almuerzo un 31 por ciento, encontró el estudio. El desayuno ofrecía alrededor de un 15 por ciento de la ingesta de sal, lo mismo que los refrigerios.

Diez tipos de alimentos conformaban casi la mitad de la ingesta de sal de los niños: la pizza, los platos combinados mexicanos, los emparedados (incluyendo las hamburguesas), los panes, los fiambres, las sopas, los refrigerios salados, el queso, la leche sin sabores y las aves, apuntaron los investigadores.

Los alimentos comprados en los supermercados proveyeron un 58 por ciento de la ingesta diaria de sal de los niños. La comida rápida y la pizza contribuyeron un 16 por ciento, y las cafeterías escolares un 10 por ciento, según el estudio.

Los resultados se publicaron el 3 de noviembre en la revista Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

"Con la excepción de la leche sin sabores, que contiene sodio de forma natural, las principales 10 categorías que contribuyeron a la ingesta de sodio de los niños en edad escolar de EE. UU. en 2011-2012 estaban conformadas por alimentos en que el sodio se añade durante el procesamiento o la preparación", apuntó Quader en un comunicado de prensa de la revista.

Se sabe que la sal puede aumentar la presión arterial en algunas personas. Investigaciones anteriores indican que uno de cada diez niños de 8 a 17 años de edad ya tiene una presión arterial superior a lo normal, lo que aumenta su riesgo de hipertensión en la adultez. La hipertensión (una presión arterial alta) aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca.

"Reducir el sodio se considera como una estrategia clave de salud pública para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares en todo el país, y este estudio es el más reciente en los esfuerzos continuos de los CDC de monitorizar el consumo de sodio", dijo Quader.

Pero controlar el consumo de sal puede ser difícil, anotaron los investigadores. En última instancia, la sal se debe reducir a lo largo del suministro de alimentos de EE. UU., señaló Quader.

Pero para las familias, la mejor forma de reducir la ingesta de sal es revisar el panel de datos nutricionales en los paquetes y buscar versiones sin sal añadida o bajas en sodio, planteó Quader. Los alimentos con menos de 140 mg por porción se consideran bajos en sodio.

Alimente también a sus hijos con una dieta rica en frutas y verduras frescas sin sodio ni salsas añadidas. Y puede solicitar la información nutricional en los restaurantes para encontrar opciones más saludables, sugirió Quader.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre los niños y la sal.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

FUENTE: Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, news release, Nov. 3, 2016

--

Last Updated: