Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Más estadounidenses adoptan los edulcorantes artificiales, ¿pero es un cambio saludable?

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 29 de julio de 2020 (HealthDay News) -- Los estadounidenses quizá estén haciendo caso al consejo de los expertos de reducir el consumo de azúcar. Pero, en lugar de renunciar a los dulces, están recurriendo a ciertos sustitutos del azúcar.

Un nuevo estudio encontró que, entre 2002 y 2018, las compras de productos alimenticios envasados que contienen sucralosa (Splenda) se disparó de un 39 a un 71 por ciento. Las compras de productos que contienen un tipo más reciente de edulcorante, el rebaudiósido A (Stevia, Truvia), aumentaron de un 0.1 por ciento en 2002 a un 26 por ciento en 2018.

Pero no aumentó el uso de todos los sustitutos del azúcar. En 2002, un 60 por ciento de las familias elegían productos que contenían aspartamo (Equal), en comparación con un 49 por ciento en 2018. El uso de otro edulcorante, la sacarina (Sweet'N Low), también se redujo.

"Quizá se esté logrando transmitir parte del mensaje de la gente de salud pública, los médicos y otros profesionales de la atención de la salud sobre la necesidad de limitar el consumo del azúcar y de los efectos nocivos del azúcar", señaló la coautora del estudio, Shu Wen Ng, profesora asociada de nutrición de la Facultad de Salud Pública Global Gillings de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

Pero la ciencia no está clara respecto a si los sustitutos del azúcar son una opción saludable. Hay varias opciones distintas, y Ng anotó que cada una tiene impactos distintos en el cuerpo.

"El mensaje debe evolucionar: de la reducción del azúcar a la reducción de la exposición al dulzor", planteó. "El azúcar y otros alimentos que podrían ser dulces quizá refuercen una preferencia por el sabor dulce, sobre todo cuando una persona es joven y todavía está desarrollando sus preferencias por el dulzor".

Samantha Heller, nutricionista de Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York, explicó que cuando las personas se acostumbran a comer alimentos dulces procesados, los naturales (como un dulce melocotón de verano) quizá ya no tengan un sabor suficientemente dulce.

"Los estudios todavía no han provisto respuestas concretas sobre la seguridad de los sustitutos del azúcar, o si ayudan con la pérdida del peso, o aumentan el deseo de comida y de dulces", anotó. "Dado que todavía hay tantas preguntas, y no hemos podido encontrar las respuestas, en general aconsejo a los pacientes que los eviten, aunque hay algunos casos en que pueden resultar útiles".

El Consejo de Control de las Calorías (Calorie Control Council), un grupo industrial, publicó una declaración en respuesta a los hallazgos.

Dijo que los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías "son seguros, y están entre los ingredientes más estudiados del mundo". La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. y otras autoridades regulatorias de todo el mundo consideran que los que están actualmente en el mercado son seguros, según la declaración.

La asesora médica del grupo, la Dra. Keri Peterson, añadió que reducir los azúcares añadidos es un mensaje importante que se debe transmitir a los pacientes.

"Los edulcorantes bajos en calorías pueden tener un importante rol en la gestión de la diabetes", apuntó Peterson. "Sustituir a los azúcares con edulcorantes bajos en calorías da a los diabéticos una mayor flexibilidad en la dieta, lo que les permite disfrutar de los alimentos dulces sin afectar al azúcar en la sangre".

El nuevo estudio revisó los datos de encuestas anuales sobre las compras de alimentos de las familias. La encuesta de 2002 incluyó datos de casi 40,000 familias de EE. UU., y los datos de 2018 incluyeron a más de 61,000.

El estudio encontró una ligera reducción en el número de familias que compraban productos con un edulcorante con calorías, como el azúcar, el jarabe de maíz o la miel. La mayor reducción se observó en la compra de bebidas endulzadas.

En comparación con los hispanos y los negros, los blancos compraban casi el doble de productos que contenían sustitutos del azúcar. Las personas negras compraban casi un 42 por ciento más de bebidas con edulcorantes calóricos o sustitutos del azúcar entre 2002 y 2018, encontró el estudio.

Tanto Ng como Heller dijeron que no siempre es obvio que los productos contengan sustitutos del azúcar.

"Las personas que intentan reducir el consumo de azúcar quizá se sientan atraídas por productos con la etiqueta de 'sin azúcar, bajo en calorías o natural', sin darse cuenta de que esos productos contienen edulcorantes no nutritivos", apuntó Ng.

Recomendó que las personas se esfuercen por saber lo que comen o beben, y que busquen reducir el dulzor en general, tanto a partir del azúcar como de los sustitutos del azúcar. Ng también sugirió que los consumidores presionen a los fabricantes para que las etiquetas sean más claras.

"Los consumidores deben estar informados y ser conscientes", añadió Ng. "Los productos deben decir en la parte frontal si contienen un edulcorante no nutritivo o un edulcorante real".

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 29 de julio de la revista Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

Más información

Aprenda más sobre los sustitutos del azúcar en la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Shu Wen Ng, PhD, associate professor and distinguished scholar in public health nutrition, Gillings School of Global Public Health, University of North Carolina, Chapel Hill, and fellow, Carolina Population Center, Duke-UNC Center for Behavioral Economics and Healthy Food Choice Research, Chapel Hill; Samantha Heller, MS, RD, NYU Langone Health, New York City; Keri Peterson, MD, medical advisor, Calorie Control Council; Calorie Control Council statement, July 29, 2020; Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, July 29, 2020, online

Last Updated: