¿Unos niveles bajos de vitamina D acortan la vida?

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES, 20 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Los adultos jóvenes y de mediana edad con unos niveles bajos de vitamina D podrían tener unas vidas más cortas, sugiere un estudio de gran tamaño.

Los hallazgos provienen de un seguimiento de 20 años de 78,000 adultos austríacos. Los investigadores encontraron que los que tenían unos niveles bajos de vitamina D en sangre presentaban casi tres veces más probabilidades de fallecer durante el periodo del estudio que los que tenían unos niveles adecuados.

Respecto a la causa de muerte, los niveles de vitamina D se vincularon de la forma más clara con las muertes por complicaciones de la diabetes.

Los hallazgos del estudio se presentaron el viernes en la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (European Association for the Study of Diabetes), en Barcelona, y se consideran preliminares. Los expertos dijeron que no prueban que los niveles bajos de vitamina D, en sí, acorten las vidas de las personas.

Pero los resultados amplían a las numerosas evidencias que vinculan a unos niveles bajos de vitamina D con varios efectos de salud, más allá de la consecuencia de unos huesos más delgados y débiles, que se ha reconocido desde hace tiempo. Los estudios también han apuntado a unos riesgos más altos de afecciones como la diabetes y la hipertensión, ciertos tipos de cáncer y enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple.

"El rol de la vitamina D en el cuerpo parece ir más allá de simplemente ayudar con la absorción del calcio y la salud ósea", comentó Connie Diekman, una dietista registrada que no participó en el estudio.

Pero la investigación "todavía está en evolución", anotó Diekman, que ha sido presidenta de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics), una organización sin fines de lucro. Eso significa que todavía no está claro si mejorar la ingesta de vitamina D (a través de alimentos o pastillas) prevendría varias enfermedades o alargaría la vida.

De hecho, un estudio reciente, publicado en la revista New England Journal of Medicine, arrojó unos resultados decepcionantes: los investigadores encontraron que los complementos de vitamina D no ayudan a prevenir la diabetes tipo 2 en las personas que tienen un riesgo alto de la enfermedad.

Pero esto podría deberse en parte a que tomar complementos en una etapa tardía de la vida quizá no sea suficiente para prevenir la enfermedad, según el Dr. Rodrig Marculescu, investigador principal del estudio actual.

Muchas afecciones de la salud, incluyendo a la diabetes tipo 2, comienzan a una edad más temprana, señaló Marculescu, de la Universidad Médica de Viena, en Austria.

Por otro lado, apuntó, los complementos de vitamina D quizá tengan un mayor impacto en las probabilidades de fallecer de una enfermedad.

Su equipo encontró una relación clara entre los niveles de vitamina D en sangre y el riesgo de muerte prematura, sobre todo entre las personas menores de 60 años. Las que tenían unos niveles de 10 nmol/L (nanomoles por litro) o menos presentaban un riesgo casi tres veces más alto de fallecer durante el estudio, en comparación con las que tenían unos niveles adecuados (de 50 nmol/L).

En contraste, las personas de mediana edad y más jóvenes con unos niveles de vitamina D de 90 nmol/L o más altos presentaban un riesgo de fallecer más bajo que las que tenían 50.

En general, unas concentraciones de vitamina D de a partir de 50 nmol/L se consideran suficientemente altas para la salud general, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

Cuando los investigadores se enfocaron en las causas de muerte, resultó que unos niveles más bajos de vitamina D solo mostraron unas conexiones flojas con la enfermedad cardiaca y el cáncer. Pero las personas con unos niveles bajos (inferiores a 50) tenían un riesgo más de cuatro veces más alto de fallecer de complicaciones de la diabetes, en comparación con las que tenían unos niveles adecuados.

El motivo no está claro. Pero Marculescu dijo que hay motivos verosímiles por los que la vitamina D podría vincularse con la diabetes en particular. La vitamina, que funciona como una hormona en el cuerpo, ayuda a regular al sistema inmunitario. Esto es relevante en la diabetes tipo 1, anotó Marculescu, porque se trata de una enfermedad autoinmune.

La vitamina D también es importante para las células que producen la hormona insulina (que regula el azúcar en la sangre), y para la sensibilidad del cuerpo a la insulina. Esto es relevante para la diabetes tipo 2, apuntó Marculescu.

Por ahora, comentó, los hallazgos "fortalecen más a unas razones muy fuertes para intensificar la complementación con vitamina D, sobre todo durante la niñez y a unas edades más tempranas".

En específico, apuntó a recomendaciones de la Sociedad Endocrina (Endocrine Society). Sugieren que los adultos ingieran de 1,500 a 2,000 UI de vitamina D al día, y los niños y adolescentes de 600 a 1,000 UI.

El cuerpo sintetiza naturalmente a la vitamina D cuando la luz del sol llega a la piel, pero los climas fríos (y las preocupaciones sobre la exposición al sol) pueden limitar esa fuente.

Diekman sugirió que las personas revisen el nivel de vitamina D en la sangre. Si es bajo, aconsejó, hable con el médico sobre cómo mejorarlo, ya sea mediante complementos o alimentos como los productos lácteos, el jugo o los cereales fortificados con vitamina D.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre la vitamina D.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Rodrig Marculescu, M.D., associate professor, Medical University of Vienna, Austria; Connie Diekman, M.Ed., R.D., food and nutrition consultant, St. Louis, Mo.; Sept. 20, 2019, presentation, European Association for the Study of Diabetes annual meeting, Barcelona, Spain

Last Updated: