Los complementos de vitamina D no mejoran la salud ósea de los adultos mayores, según un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 4 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- Hace mucho que se afirma que los complementos de vitamina D son una forma de mejorar la salud ósea, y quizá de prevenir la osteoporosis, una enfermedad que debilita a los huesos, en los adultos mayores.

Pero un nuevo estudio plantea que las afirmaciones sobre los beneficios de los complementos de la "vitamina del sol" no se cumplen.

Una revisión de los estudios ya publicados encontró que tomar dosis altas o bajas de complementos de vitamina D no prevenía las fracturas ni las caídas, ni mejoraba la densidad ósea.

La vitamina D se encuentra en muy pocos alimentos. Una de las principales fuentes de la vitamina es la exposición a la luz del sol.

"El uso de complementos de vitamina D es común, sobre todo en América del Norte", donde hasta un 40 por ciento de las personas mayores los toman, señaló la investigadora principal, la Dra. Alison Avenell, presidenta clínica de investigación en servicios de la salud de la Universidad de Aberdeen, en Escocia.

"La mayoría de los adultos no necesitan tomar complementos de vitamina D, aunque es poco probable que hagan daño si se toman en dosis bajas", agregó.

Los complementos de vitamina D sí previenen unas afecciones poco comunes, como el raquitismo en los niños y la osteomalacia (un reblandecimiento de los huesos) en los adultos. Entre las personas en riesgo de deficiencia de vitamina D están las que tienen poca o ninguna exposición al sol, por ejemplo los residentes en hogares de ancianos que están siempre bajo techo, o las personas que siempre se cubren la piel al salir al aire libre, apuntó Avenell.

También hay evidencias existentes de que la vitamina D ayuda a prevenir el cáncer o la enfermedad cardiaca, añadió.

"Preservar la fuerza de los huesos implica mantenerse activo, no fumar, no ser demasiado delgado, y tomar medicamentos para la osteoporosis", dijo Avenell.

Basándose en los nuevos hallazgos, Avenell cree que las directrices que recomiendan complementos de vitamina D para la salud de los huesos se deben cambiar.

En el nuevo informe, Avenell y sus colaboradores revisaron 81 estudios, la mayoría de los cuales eran sobre la vitamina D sola, no en combinación con el calcio, un mineral.

"Los complementos de calcio por sí solos tienen un efecto mínimo en la densidad mineral ósea y las fracturas, y podrían aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular", advirtió Avenell.

La única evidencia de que el calcio y la vitamina D, juntos, previenen las fracturas proviene de un ensayo de personas mayores con unos niveles muy bajos de vitamina D en hogares de ancianos. Pero el calcio y la vitamina D también podrían aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular, dijo Avenell.

Además, la mayoría de los estudios cubiertos en la nueva revisión incluyeron a mujeres de a partir de 65 años de edad que tomaban más de 800 UI (unidades internacionales) de vitamina D al día.

El nuevo estudio no encontró un efecto significativo de los complementos de vitamina D en la reducción de cualquier fractura, de las fracturas de cadera o de las caídas.

Este tipo de estudio, conocido como metaanálisis, intenta encontrar elementos comunes entre estudios ya publicados. Pero ese tipo de estudio se ve limitado por las diferencias entre los métodos y las conclusiones de los distintos estudios analizados por los investigadores, de forma que los hallazgos podrían ser inconsistentes en general.

Un grupo que representa a la industria de los complementos criticó los hallazgos.

"Hay evidencias de que la vitamina D es muy útil, sobre todo cuando se tienen niveles muy bajos", afirmó Duffy MacKay, vicepresidente sénior de asuntos científicos y regulatorios del Consejo para una Nutrición Responsable (Council for Responsible Nutrition).

Más de un 94 por ciento de la población de EE. UU. tienen unos niveles de vitamina D que son muy bajos, afirmó. "La mayoría de estadounidenses no reciben suficiente vitamina D como para satisfacer sus necesidades, y los complementos pueden subsanar esa deficiencia, pero si sus niveles de vitamina D son suficientes usted no necesita tomar un complemento".

El beneficio de unos niveles adecuados de vitamina D se observa a lo largo de toda la vida, y no se puede juzgar en estudios a corto plazo que observen algún beneficio en específico, añadió.

La Dra. Minisha Sood, endocrinóloga en el Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York, dijo que este estudio debería convencer a los médicos de que los complementos de vitamina D no tienen ningún rol en el mantenimiento de unos huesos sanos, pero que sí tienen otros beneficios.

Investigaciones anteriores sugieren que la vitamina D, cuando se toma junto con el calcio, podría ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer y a proteger de los declives relacionados con la edad en el pensamiento y en la memoria.

"Es importante tener en cuenta que los que tenían unos niveles bajos de vitamina D no fueron representados en este metaanálisis, y que los complementos de vitamina D (en realidad se trata de la repleción de la vitamina) siguen siendo necesarios entre los que tienen unos niveles bajos de vitamina D, independientemente de la edad", aseguró Sood.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 4 de octubre de la revista The Lancet Diabetes & Endocrinology.

Más información

Para más información sobre la vitamina D, visite los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Alison Avenell, M.D., clinical chair, health services research, University of Aberdeen, Scotland; Minisha Sood, M.D., endocrinologist, Lenox Hill Hospital, New York City; Duffy MacKay, senior vice president, scientific and regulatory affairs, Council for Responsible Nutrition; Oct. 4, 2018, The Lancet Diabetes and Endocrinology, online

Last Updated: