El uso de anticonceptivos aumenta entre las adolescentes, pero sigue habiendo demasiados embarazos no deseados

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 15 de enero de 2019 (HealthDay News) -- Las adolescentes de hoy en día usan mejor la anticoncepción al iniciar la actividad sexual, pero todavía ocurren muchos embarazos inesperados, encuentra una investigación reciente.

Las adolescentes que no utilizaron anticoncepción durante su primer mes de actividad sexual se enfrentaban a casi cuatro veces el riesgo de un embarazo no deseado en un plazo de tres meses, encontró el estudio.

"Nuestros hallazgos sugieren que la información y el acceso tempranos a la anticoncepción podrían ayudar a las adolescentes a evitar un embarazo no deseado", señaló la autora del estudio, la Dra. Dana Murray Horwitz, investigadora en el Departamento de Medicina de la Población de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.

El acceso al rango completo de opciones de anticoncepción, como pastillas anticonceptivas, implantes y dispositivos intrauterinos (DIU), aumentó más con el tiempo entre las mujeres blancas y entre las mujeres en los grupos con unos ingresos más altos, según Murray Horwitz.

Las mujeres de 18 a 24 años de edad experimentan las tasas más altas de embarazos no deseados, según la información de respaldo del estudio. Los embarazos no deseados también son más comunes entre las mujeres hispanas y negras, y también en las mujeres de los grupos con unos ingresos más bajos, apuntaron los investigadores.

Los embarazos no planificados se asocian con un retraso en la atención del embarazo, un nacimiento prematuro y un peso bajo al nacer. Reducir las tasas de embarazos no deseados es una prioridad nacional de salud pública, añadieron los investigadores.

Para ver qué efecto tuvieron los anticonceptivos a lo largo de los años, Murray Horwitz y sus colaboradores revisaron datos de una encuesta nacionalmente representativa que ocurrió en etapas, a partir de 1973. Se incluyeron las respuestas de más de 25,000 mujeres.

La edad promedio a la cual las adolescentes de sexo femenino comenzaron a tener relaciones sexuales (los 17 años) no cambió a lo largo de los años.

Pero el uso de anticonceptivos sí mejoró. La iniciación de la anticoncepción antes de la primera experiencia sexual aumentó de menos de un 10 por ciento en los años 70 a más de un 25 por ciento en los 2000. La tasa de inicio de la anticoncepción durante la primera experiencia sexual fue de alrededor del 40 por ciento. El método de uso más común fue el preservativo masculino, según el estudio.

Las tasas de uso oportuno de la anticoncepción (en un plazo del primer mes de la actividad sexual) fueron más altas en las mujeres blancas, de más o menos un 85 por ciento. Las mujeres hispanas experimentaron el aumento más dramático en el uso temprano de anticonceptivos, al pasar de un 38 por ciento en los 70 a un 72 por ciento en 2010-2014.

Las mujeres blancas fueron el único grupo racial que experimentó un aumento en el uso de lo que los investigadores denominan anticoncepción "efectiva", de un 21 por ciento a un pico de un 40 por ciento en los 2000. Los métodos anticonceptivos efectivos fueron los que tuvieron las tasas más bajas de embarazos, e incluyen al DIU, a los trasplantes hormonales, la esterilización y las pastillas y parches anticonceptivos.

Los ingresos también importaban. Las de los dos grupos más altos eran más propensas a presentar un uso oportuno de métodos anticonceptivos efectivos. Pero las mujeres en el grupo con los ingresos más bajos experimentaron una reducción en el uso de métodos efectivos, de un 24 a un 20 por ciento, durante el periodo de la encuesta.

Murray Horwitz apuntó que aunque el estudio no se diseñó para determinar los motivos de la mejora en el uso de la anticoncepción cerca del inicio de las relaciones sexuales, sospecha que es probable que un mayor acceso a métodos anticonceptivos, por ejemplo los preservativos, además de un mayor nivel de educación y concienciación, tuvieran un rol.

Comentó que los pediatras y los padres pueden ayudar a asegurarse de que los adolescentes reciban educación y tengan acceso a los métodos anticonceptivos.

El Dr. John Steever, pediatra en el Centro de Salud Adolescente Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo en que es importante que los adolescentes cuenten con información.

"Ha habido un énfasis en hablar con los jóvenes sobre la abstinencia y de esperar para mantener relaciones sexuales, pero cuando se observa la edad de la iniciación sexual, no ha cambiado en 40 años. Nuestros hijos tendrán sexo, y probablemente antes de estar en una relación monógama a largo plazo", dijo Steever, que no participó en el estudio.

"Ante esto, la forma de reducir el riesgo de embarazos no deseados es hablar sobre la anticoncepción y sobre unas relaciones sexuales sanas. Los padres también pueden hablar sobre la abstinencia, pero si les hablan, los jóvenes tendrán mucha más idea sobre cómo protegerse", explicó.

Y no tenga solo "la conversación" con su hijo, aconsejó Steever. "Comience pronto y tenga varias conversaciones pequeñas para ayudarlos a aprender sobre unas relaciones positivas y sanas", añadió.

El estudio aparece en la edición en línea del 15 de enero de la revista Pediatrics.

Más información

Planned Parenthood ofrece más información sobre las opciones de anticoncepción.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Mara Murray Horwitz, M.D., M.P.H., research fellow, Harvard Medical School's Department of Population Medicine and Harvard Pilgrim Health Care Institute, Boston; John Steever, M.D., assistant professor, pediatrics, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, and pediatrician, Mount Sinai Adolescent Health Center, New York City; Jan. 15, 2019, Pediatrics, online

Last Updated: