Asocian el consumo de cafeína en el embarazo con el riesgo de peso bajo al nacer

Expertos señalan que las mujeres no deben asustarse, pero que deben disminuir su consumo del estimulante

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

LUNES, 3 de noviembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Consumir incluso cantidades bajas de cafeína durante el embarazo podría aumentar el riesgo de tener un bebé con bajo peso, según muestra una investigación reciente.

Investigadores británicos estudiaron a 2,645 mujeres embarazadas, con una edad promedio de 30 años, que tenían embarazos de bajo riesgo.

Su ingesta promedio de cafeína durante el embarazo fue de 159 miligramos al día mucho menor que los 300 mg/día recomendados por la Agencia de Estándares Alimentarios del Reino Unido. El té fue la principal fuente de cafeína (62 por ciento), seguido del café (14 por ciento), la cola (12 por ciento), el chocolate (8 por ciento) y los refrescos (2 por ciento).

La mayoría de los bebés de las mujeres nacieron a término completo, con un peso de nacimiento promedio de 3,450 gramos (alrededor del promedio del R.U.), mientras que cuatro por ciento de los bebés nacieron prematuramente, 0.3 por ciento nacieron muertos, y 0.7 por ciento sufrieron un aborto espontáneo tardío.

El Dr. Justin Konje y colegas de la Universidad de Leicester y la Universidad de Leeds concluyeron que una mayor ingesta de cafeína se asociaba a un mayor riesgo de peso bajo al nacer. Frente a las mujeres que consumían menos de cien mg/día de cafeína (equivalente a menos de una taza de café), el riesgo de tener un bebe de menor peso aumentó en veinte por ciento en las mujeres que consumían entre 100 y 199 mg/día, en 50 por ciento para las que consumían de 200 a 299 mg/día, y en 40 por ciento para las que tomaban más de 300 mg/día.

El consumo de cafeína de más de 100 mg/día se asoció a una reducción de peso fetal de 34 a 59 gramos en el primer trimestre, de 24 a 74 gramos en el segundo trimestre, y de 66 a 89 gramos en el tercer trimestre. El efecto fue significativo y consistente en todos los trimestres con un consumo de cafeína superior a 200 mg/día. La relación entre la cafeína y el bajo peso al nacer fue más potente entre las mujeres que metabolizaban la cafeína más rápidamente.

Las mujeres embarazadas deben reducir significativamente su consumo de cafeína antes y durante el embarazo, aconsejaron los investigadores. El estudio fue publicado en línea en la revista British Medical Journal.

El estudio refuerza las inquietudes de que la cafeína podría afectar el crecimiento fetal, pero la advertencia de los autores podría asustar sin necesidad a las mujeres que han consumido más cafeína durante el embarazo, escribieron en un editorial acompañante el profesor Jorn Olsen, del departamento de epidemiología de la Facultad de salud pública de la Universidad de California, en los Ángeles, y un colega.

Sí concurrieron en que las mujeres embarazadas deben reducir su consumo de cafeína, pero no reemplazarlo con alternativas malsanas como las bebidas alcohólicas o refrescos azucarados.

Más información

March of Dimes tiene más información sobre la cafeína durante el embarazo.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: British Medical Journal, news release, Nov. 3, 2008

--

Last Updated: