La terapia hormonal podría aliviar la depresión vinculada con la menopausia

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 10 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Un año de terapia hormonal redujo el riesgo de síntomas de depresión en mujeres que pasaban por la menopausia y la menopausia precoz, muestra una investigación reciente.

"Un 32 por ciento de las mujeres a las que se asignó al azar a un tratamiento con un placebo experimentaron síntomas depresivos clínicamente significativos. Pero en las mujeres asignadas al azar a la terapia hormonal, ese riesgo se redujo casi a la mitad, a un 17 por ciento", aseguró la investigadora coprincipal, Susan Girdler, profesora de psiquiatría en la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

Girdler añadió que hubo dos factores principales que predijeron si las mujeres experimentarían o no menos síntomas de depresión mientras tomaban la terapia hormonal. Un factor fue estar en la perimenopausia (la transición a la menopausia) y el otro fue experimentar un estrés vital significativo, por ejemplo perder a un ser querido o el divorcio.

Sorprendentemente, en las mujeres con antecedentes de depresión mayor (un factor de riesgo conocido de depresión futura), la terapia hormonal no pareció reducir el riesgo de síntomas depresivos.

Girdler dijo que normalmente las mujeres que pasan por la menopausia tienen un riesgo entre dos y cuatro veces más altos de síntomas de depresión. Hay varias teorías sobre por qué esto es así, incluyendo el estrés vital reciente y la idea de que algunas mujeres podrían ser más vulnerables a hormonas altamente fluctuantes, explicó.

Para ver si la terapia hormonal podría tener un efecto en el riesgo de depresión, los investigadores reclutaron a 172 mujeres de 45 a 60 años de edad. Todas las mujeres estaban en la perimenopausia o eran recientemente postmenopáusicas al inicio del estudio.

La mitad de las mujeres tenían a partir de 51 años de edad. Un 76 por ciento de las mujeres eran blancas, y un 19 por ciento eran negras. Los ingresos familiares medios eran de entre 50,000 y 80,000 dólares.

Las mujeres se asignaron al azar a uno de dos grupos. Un grupo recibió un parche inactivo de placebo para que lo utilizaran. El otro grupo recibió parches de piel que administraban 0.1 miligramos de estrógeno al día.

Cada tres meses, las mujeres del grupo del parche de estrógeno también recibieron 12 días de la hormona progesterona para asegurar que las mujeres que seguían teniendo un útero eliminaran el revestimiento uterino (el endometrio), lo que ayudó a compensar un aumento potencial en el riesgo de cáncer del endometrio relacionado con la terapia con estrógeno. La terapia hormonal se administró durante un año.

Los investigadores también pidieron a las mujeres que completaran un cuestionario sobre los síntomas de depresión. Pero no diagnosticaron a ninguna de las mujeres con depresión, solo "con síntomas depresivos clínicamente significativos".

Girdler dijo que unas fluctuaciones significativas en la variabilidad hormonal, además de los eventos vitales estresantes, pueden desestabilizar el eje del estrés del cortisol.

El cortisol es una hormona del estrés que "ayuda a movilizar al cuerpo para responder al estrés y liberar las existencias de energía para poder prepararnos para la respuesta de 'lucha o huída'. Esto funcionaba maravillosamente en el hombre de las cavernas, pero el problema es que seguimos respondiendo al estrés como si nos persiguiera un tigre, pero en realidad estamos sentados delante de una computadora", explicó.

La Dra. Hadine Joffe, directora ejecutiva del Centro Connors de Salud de las Mujeres y Biología del Género en el Hospital Brigham and Women's, en Boston, fue coautora de un editorial publicado junto con el nuevo estudio. Joffe dijo que factores como los sofocos y los problemas para dormir también podrían tener un rol en el aumento del riesgo de síntomas depresivos.

"Se pueden intervenir esos factores con terapias no farmacológicas, como la terapia cognitiva conductual", planteó Joffe. Y si puede mejorar el sueño al reducir los sofocos y el insomnio crónico, también podría reducir los síntomas depresivos.

Si puede usar una terapia no farmacológica, es preferible si ayuda, señaló Joffe.

El tiempo promedio para la transición a la menopausia es de unos cuatro años, según Joffe. Girdler dijo que no está claro cuánto tiempo las mujeres tendrían que tomar la terapia hormonal, pero no prevé que sería necesaria durante todo el periodo de transición, sobre todo dado que el estudio encontró que las hormonas eran más beneficiosas en las mujeres a principios de la transición a la menopausia.

Joffe y la Dra. Jill Rabin, obstetra y ginecóloga en Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York, dijeron que el consejo para las mujeres premenopáusicas sigue siendo el mismo. Recientemente, la principal autoridad de medicina preventiva del país, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU., se mantuvo firme y dijo que solo las mujeres postmenopáusicas deben evitar la terapia de reemplazo hormonal.

"Cuando los beneficios de la terapia hormonal superan a los riesgos, las mujeres deben tomar la dosis más baja durante el menor tiempo posible", comentó Rabin respecto a las mujeres que pasan por las primeras etapas de la menopausia.

Rabin anotó que las mujeres del estudio no tuvieron un sangrado regular, algo que fue un poco preocupante. Girdler añadió que una mujer experimentó un coágulo sanguíneo.

Rabin dijo que el estudio plantea algunas preguntas muy interesantes, pero que se debe replicar en un grupo de personas de mayor tamaño y más diverso. "Este estudio fue pequeño y bastante homogéneo", apuntó.

El Dr. Alan Manevitz, psiquiatra clínico en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo en que el estudio plantea preguntas y que se debe duplicar.

Ninguno de los expertos recomendó pedir al médico la terapia hormonal para tratar la depresión, pero Manevitz instó a las mujeres que pasan por la menopausia que experimenten síntomas depresivos que realicen una evaluación de la depresión.

El estudio aparece en la edición en línea del 10 de enero de la revista JAMA Psychiatry.

Más información

Para más información sobre la terapia de reemplazo hormonal, visite la Sociedad Norteamericana de la Menopausia (North American Menopause Society).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Susan Girdler, Ph.D., professor, psychiatry, University of North Carolina at Chapel Hill; Hadine Joffe, M.D., executive director, Mary Horrigan Connors Center for Women's Health and Gender Biology, Brigham and Women's Hospital, Boston; Jill Rabin, M.D., professor, obstetrics and gynecology, Hofstra Northwell School of Medicine, and co-chief, division of ambulatory care, Women's Health Programs-PCAP Services, Northwell Health, New Hyde Park, N.Y.; Alan Manevitz, M.D., clinical psychiatrist, Lenox Hill Hospital, New York City; Jan. 10, 2018, JAMA Psychiatry, online

Last Updated: