See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Echale un ojo a la visión de tu hijo

Los exámenes de la vista son de gran importancia para detectar y corregir dificultades

Domingo, 18 de noviembre (HealthDayNews) -- Para los niños con problemas de visión, el mundo es simplemente un lugar borroso. Y debido a que estos niños no saben cómo deben lucir las cosas, sus padres pueden no estar al tanto del problema.

En el menor de los casos, tales problemas pueden obstaculizar la lectura y las destrezas de desarrollo de un niño. Pero para casi uno de cada 20 niños entre las edades de 3 y 5 años, dificultades en la visión sin tratar y sin diagnosticar pueden resultar en problemas permanentes, informó la Academia Americana de Oftalmología.

"Los niños con miopía o hipermetropía sin corregir no saben lo que es una visión clara", señaló el Dr. Joseph Kubacki, presidente de oftalmología en Temple University Childrens Medical Center en Filadelfia. "Por eso es importante examinar a tiempo los ojos de tu hijo".

Se practica un examen visual a la mayoría de los niños estadounidenses al nacer o durante los primeros seis meses de vida. Pero luego de esto, pueden pasar varios años antes de recibir otro examen, a menos que los padres o doctores capten problemas potenciales.

Y ¿cuáles son algunas de las claves que los padres deben tener en cuenta?

"Algunos síntomas clásicos incluyen frotarse los ojos, ponerse bizco, dolores de cabeza, meter un ojo, fruncir el ceño cuando quieren mirar algo, o quizás un verdadero desinterés en la lectura", explicó Kubacki.

"Otra pista es sentarse cerca del televisor, aunque muchos niños hacen esto sin tener problemas de la vista", añadió.

Dos de los problemas más comunes que experimentan los niños son la miopía y la hipermetropía, ambos de los cuales se pueden tratar de manera sencilla, prescribiendo espejuelos.

Un problema más serio es una condición que se cree que es genética y se conoce como ambliopía, común mente conocida como "ojo vago" o " visión desalineada". Conduce a visión disminuida en un ojo que no se desarrolla normalmente.

El problema puede tratarse simplemente haciendo que el niño lleve un parche en el ojo "bueno", forzando al ojo defectuoso a corregirse, indicó el Dr. Byron Demorest, un profesor clínico de oftalmología en la Universidad de California, Davis, Escuela de Medicina.

"El cerebro percibe la imagen borrosa a través del ojo y por lo tanto afina el uso del ojo", indicó. "Pero llevando un parche puesto, se puede forzar al ojo a trabajar y la visión usualmente mejora dramáticamente".

Demorest dijo que el no tratar la condición puede resultar en problemas que van desde pobre desempeño escolar hasta impedimento permanente en un ojo.

Muchos padres pueden encontrar que la noción de intentar que su hijo use (sin romper) unos espejuelos es un poco desalentadora. Pero, Kubacki opinó que toda vez que los niños se den cuenta de que su visión ha mejorado con los espejuelos, hacer que los niños usen espejuelos puede ser más fácil de lo que los padres piensan.

"A los niños tampoco les gustaba ponerse zapatos al principio, pero pronto aprendieron que se maltrataban los dedos o se lastimaban los pies si no lo hacían. Lo mismo sucede con los espejuelos", comentó. "Si los lentes los ayudan a ver mejor y se desempeñan mejor en la escuela, la mayoría de los niños los utilizarán voluntariamente porque esto les ayuda".

Los padres deben ser conscientes que el esfuerzo bien vale la pena, considerando la alternativa, añadió.

"Algunos padres están renuentes a que sus hijos utilicen parches o hacer que lleven puestos espejuelos", expresó Kubacki. "Pero cuando se considera, esto es la mejor oferta en la medicina, donde se puede dar a alguien toda una vida de buena visión a un costo muy bajo y esencialmente sin riesgo para el paciente, es una forma muy efectiva de ayudar a ese niño".

La Academia Americana de Oftalmología recomienda que los niños típicamente se hagan su chequeo de la vista una vez entre el nacimiento y los 3 meses de edad; una vez entre los seis meses cumplidos y el año; una vez entre los 3 años de edad; y nuevamente a los 5 años.

Si cualquiera de los siguientes factores aplicasen, sin embargo, los padres deben consultar con un oftalmólogo acerca de con cuánta frecuencia llevar a su hijo a examinar:

Atrasos en el desarrollo

Nacimiento prematuro

Historial familiar o personal de enfermedades oculares

Herencia africana-americana (los africanos-americanos tienen un riesgo incrementado de glaucoma),

Lesión previa seria en el ojo

Uso de ciertos medicamentos (consulta con un oculista);

Algunas enfermedades afectan el cuerpo completo, tal como diabetes o infección de VIH

Qué hacer

La Academia Americana de Oftalmología ofrece este útil artículo, Eyeglasses for Infants and Children. Y la Academia Americana de Pediatría ofrece información sobre visión normal y problemas de la vista.

Fuentes: entrevistas con Byron Demorest, M.D., oftalmólogo pediátrico, Sacramento, y profesor clínico de oftalmología, Universidad de California, Davis, Escuela de Medicina; Joseph Kubacki, M.D., presidente de oftalmología, Temple University Childrens Medical Center, Filadelfia; comunicado de prensa de Temple University
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.