See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los lentes de contacto podrían contener una infección grave que provoca ceguera

woman\'s face

VIERNES, 21 de septiembre de 2018 (HealthDay News) -- Todos los usuarios de lentes de contacto deben estar atentos a una infección ocular rara, pero que potencialmente provoca ceguera, advierten unos investigadores británicos.

En el sureste de Inglaterra, los casos de la infección, llamada queratitis por Acanthamoeba, se han triplicado desde 2011, encontró un nuevo estudio.

La enfermedad típicamente se vincula con el uso de lentes de contacto con una mala higiene.

La infección combina una minúscula ameba unicelular con la queratitis bacteriana. Cuando el ojo se infecta, esto hace que la córnea duela y se inflame, debido al microorganismo que provoca quistes.

En una de cada cuatro personas infectadas, la enfermedad resulta en una pérdida de la mayor parte de la vista o ceguera, y se enfrentan a un prolongado tratamiento, advirtió el equipo de investigadores.

Aunque es raro, también han ocurrido brotes en Estados Unidos, dijo un oftalmólogo.

"Ha habido algunos brotes en EE. UU., sobre todo debido a una desinfección inadecuada de los lentes de contacto", dijo el Dr. Jules Winokur, del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Winokur no participó en el estudio.

"En la práctica clínica, vemos casos de Acanthamoeba de forma regular", dijo. "Lo más frecuente es que esos casos se presenten en pacientes que usan lentes de contacto que se han expuesto a agua contaminada, que podría ser de piscinas, parques acuáticos o incluso la ducha de casa".

"El tratamiento de la Acanthamoeba puede ser largo y difícil", explicó Winokur. "Los tratamientos necesarios podrían incluir medicamentos tóxicos, e incluso trasplantes de córnea".

El estudio británico fue dirigido por el Dr. John Dart, del Instituto de Oftalmología del Colegio Universitario de Londres. Su equipo recolectó datos de pacientes atendidos entre 1985 y 2015 en el Hospital del Ojo de Moorfields.

Encontraron un aumento en los casos de la enfermedad, de entre 8 y 10 al año atendidos en 2000-2003, a entre 36 y 65 casos al año más recientemente.

En general, un 25 por ciento de los afectados requirieron trasplantes de córnea para tratar la enfermedad o restaurar la vista, apuntaron los investigadores.

El equipo de Dart también realizó un segundo estudio, esta vez con personas que utilizaban lentes de contacto reutilizables a diario. El estudio comparó a los 63 diagnosticados con queratitis por Acanthamoeba con 213 personas que acudieron al hospital del ojo por cualquier otro motivo.

El grupo de Dart encontró que el riesgo de desarrollar la enfermedad era más de tres veces más alto entre las personas que tenían una mala higiene con los lentes de contacto. Eso significa que las personas no siempre se lavaban y secaban las manos antes de manejar los lentes, o que usaban un producto desinfectante descontinuado que contenía Oxipol.

Además, las personas que usaban los lentes de contacto en piscinas o jacuzzis también estaban en riesgo, al igual que las que se duchaban o lavaban la cara mientras usaban los lentes, encontró el estudio.

"Las personas que utilizan lentes de contacto reutilizables deben asegurarse de lavar y secar sus manos minuciosamente antes de manejar los lentes de contacto, y evitar usarlos mientras nadan, se lavan la cara o se bañan", aconsejó Dart.

"Los lentes de contacto desechables a diario, que eliminan la necesidad de estuches o soluciones para los lentes de contacto, quizá sean más seguros, y ahora estamos analizando nuestros datos para establecer los factores de riesgo que conllevan", añadió en un comunicado de prensa de la universidad.

Dart enfatizó que "esta infección sigue siendo bastante rara, y por lo general afecta a menos de 3 de cada 100,000 usuarios de lentes de contacto al año en el sureste de Inglaterra, pero es prevenible en gran medida".

"Este aumento en los casos resalta la necesidad de que los usuarios de lentes de contacto sean conscientes de los riesgos", agregó.

El Dr. Matthew Gorski, oftalmólogo en Northwell Health en Great Neck, Nueva York, se mostró de acuerdo en que una higiene adecuada con los lentes de contacto podría prevenir la mayoría de casos de Acanthamoeba.

Según Gorski, esto incluye:

  • Lavarse las manos con jabón y agua antes de manejar los lentes de contacto.
  • Desinfectar, limpiar y guardar los lentes de contacto de forma adecuada, lo que incluye nunca utilizar agua corriente para limpiarlos.
  • Quitarse los lentes de contacto de los ojos antes de las exposiciones al agua, por ejemplo al nadar, tomar una ducha o bañarse.
  • Quitarse los lentes de contacto de inmediato y acudir al oftalmólogo si siente cualquier dolor en el ojo, si tiene sensibilidad a la luz, ojos rojos o un cambio en la vista.

El estudio se publicó en la edición del 21 de septiembre de la revista British Journal of Ophthalmology.

Más información

Para más información sobre la queratitis por Acanthamoeba, visite la Asociación Americana de Optometría (American Optometric Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: Matthew Gorski, MD, Ophthalmologist, Northwell Health, Great Neck, NY; Jules Winokur, ophthalmologist, Lenox Hill Hospital,, New York CIty; Sept. 21, 2018, press release, University College London, U.K.
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined