Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Los niños hispanos tienen más probabilidades de sufrir pérdida auditiva

Un segundo estudio encuentra que una enfermedad ocular poco común se pasa por alto o se trata mal entre los jóvenes urbanos

VIERNES, 3 de abril (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los niños de familias hispanas o de bajos ingresos son más propensos a sufrir de pérdida auditiva, y una enfermedad ocular grave pero poco común con frecuencia se pasa por alto o se trata mal entre los niños urbanos.

El hallazgo sobre la audición se basó en una revisión de cinco estudios llevados a cabo entre 1966 y 2007, que exploraban la pérdida auditiva entre niños de varias etnias desde su nacimiento hasta los 19 años de edad.

Pero el hallazgo sobre la visión se basó en una nueva investigación llevada a cabo entre 2003 y 2007 que evaluaba los llamados "errores visuales de refracción" entre niños negros y blancos (desde los seis meses hasta los seis años de edad) que vivían en el área de Baltimore.

"Según los datos obtenidos en los varios estudios que miramos, parece que la población hispana y los hogares de bajos ingresos probablemente tienen una mayor carda de pérdida auditiva pediátrica", apuntó el Dr. Donald G. Keamy, autor principal del estudio sobre la audición y cirujano del Hospital de Ojo y Oídos de Massachusetts, así como profesor del departamento de otología y laringología de la Facultad de medicina de la Harvard.

"Pero desconocemos la causa absoluta de ese aumento en el índice", señaló Keamy. "Y también es muy importante señalar que la información que evaluamos es en realidad algo antigua y muy fracturada, en el sentido de que no hay un método nacional unificado para recolectar información sobre la pérdida auditiva pediátrica. Entonces, no podemos ni decir si el hallazgo es absolutamente verdad hasta que tengamos un análisis mucho más sistemático y fresco del problema, lo que requeriría un abordaje más nacional a la evaluación de la pérdida auditiva en los niños".

Keamy publicó las observaciones de su equipo en la edición de abril de la revista Otolaryngology-Head and Neck Surgery. El equipo del estudio sobre la visión, de la Escuela de medicina Johns Hopkins en Baltimore, reportó sus hallazgos en la edición de abril de Ophthalmology.

Keamy y colegas señalaron que la pérdida auditiva es uno de los trastornos congénitos más comunes en los EE. UU., ya que entre dos y cuatro de cada mil niños nacen sordos o con problemas auditivos.

La revisión actual examinó investigaciones previas obtenidas de las bases de datos médicas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Los autores del estudio sobre la audición encontraron que el índice promedio de problemas auditivos desde el nacimiento hasta la adolescencia era "significativamente más alto" entre todos los subgrupos de estadounidenses de origen hispano (de origen mexicano, cubano y puertorriqueño), y en grado similar entre los hogares de bajos ingresos.

"La moraleja es que la pérdida auditiva pediátrica es un problema muy poco reconocido que tiene un gran impacto sobre una variedad de áreas, respecto al aprendizaje y el desarrollo del lenguaje", apuntó Keamy. "Y hasta que en realidad no comprendamos el problema por completo, no podemos arreglarlo y mejorar las cosas".

"Entonces, el punto es", enfatizó, "que a pesar del hecho de que la mayoría de estados evalúan actualmente a los recién nacidos por pérdida auditiva antes del alta hospitalaria, el proceso no está completamente estandarizado, y se usan distintas técnicas de distinta sensibilidad para detectar la pérdida auditiva. Entonces la indicación sobre un mayor riesgo entre los hispanos es, por supuesto, importante. Pero lo que realmente esperamos lograr con este trabajo es fomentar la adopción de un abordaje más sistemático al problema en general".

"Este estudio realmente muestra la necesidad de un método equitativo para la pérdida auditiva pediátrica", concurrió Robert D. Frisina, presidente asociado de otorrinolaringología de la Facultad de medicina de la Universidad de Rochester, en Nueva York.

"Se trata de un análisis relativamente novedoso e interesante", dijo Frisina. "Y no he escuchado sobre un mayor riesgo entre los hogares hispanos anteriormente, lo que lo hace un poco sorprendente y provocador. Pero antes de poder hacer cualquier recomendación de salud, hay que darle seguimiento para averiguar con seguridad si aquí hay o no un error de muestreo. Y para hacerlo, creo que se necesitan urgentemente un registro nacional y unos estándares nacionales para recolectar datos sobre la pérdida auditiva".

En cuanto a los hallazgos sobre la visión, el equipo de la Hopkins, liderado por el Dr. David Friedman, de la Facultad Bloomberg de salud pública, encontró que a pesar del hecho de que cinco por ciento de los casi 2,300 niños urbanos examinados tenían un defecto en la capacidad del ojo para enfocar la luz que era suficientemente grave como para ameritar tratamiento, apenas el uno por ciento recibió en realidad la atención médica necesaria.

Por otro lado, en realidad descubrieron cierta evidencia de tratamiento excesivo, dado que un tercio de los 29 niños a quienes se recetaron gafas antes del inicio del estudio en realidad no las necesitaban.

Más información

Para recursos adicionales sobre la audición y la visión pediátricas, visite la American Academy of Pediatrics.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Donald G. Keamy, M.D., surgeon, Massachusetts Eye and Ear Infirmary, and instructor, departments of otology and laryngology, Harvard Medical School, Boston; Robert D. Frisina, Ph.D., associate chair, otolaryngology, and professor, department of otolaryngology, department of neurobiology and anatomy, and department of biomedical engineering, University of Rochester Medical School, N.Y.; April 2009, Otolaryngology-Head and Neck Surgery; April 2009, Ophthalmology
Consumer News in Spanish