See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El amor por el juego puede esforzar al corazón de los jugadores de Hockey

Los expertos indicaron que el acondicionamiento físico es la clave para evitar problemas cardiacos.

Miércoles, 6 de febrero (HealthDayNews) Los hombres quienes juegan hockey recreativo pueden colocar en niveles peligrosos de estrés sus corazones, reflejó un nuevo estudio canadiense

"Ciertamente a mayor esfuerzo que sometas tu corazón, si no está tan bien entrenado como debe estarlo, puede haber un poco mayor de riesgo de eventos cardiacos o muerte súbita", indicó la autora que condujo el estudio, doctora Sanita Atwal, una médico que labora con las Fuerzas Armadas Canadienses.

Atwal, quien estuvo en Dalhousie University en Halifax, Nueva Escocia, durante el estudio, examinó a 113 hombres, de 35 años de edad y mayores, durante juegos recreativos de enero a marzo de 2000 en Sydney, Nueva Escocia. Ella y sus colegas midieron las frecuencias cardiacas de los jugadores, colocándoles unos dispositivos portátiles de monitoreo antes, durante y luego de al menos un juego.

Lo que encontraron fue que todos los hombres tuvieron frecuencias cardiacas muy por encima de la "frecuencia cardiaca del ejercicio recomendada para la salud del corazón", que es de 55 a 85 por ciento de la frecuencia cardiaca máxima de una persona.

De hecho, la mayoría de los jugadores pasó 30 minutos por encima del 85 por ciento de su frecuencia cardiaca máxima, indicó el estudio. También encontró que 70 por ciento de los hombres tuvieron un tiempo de recuperación de frecuencia cardiaca menor que el normal luego de terminar un juego.

"Encontramos que todos estaban sobre 85 por ciento de su frecuencia cardiaca máxima, y todos fueron en realidad agrupados alrededor de una marca de 100 por ciento. Tuvimos una media de cerca de 104 por ciento. Por lo tanto, estaban ejercitándose en frecuencias cardiacas realmente altas", expresó Atwal.

La frecuencia cardiaca máxima se calcula substrayendo la edad de 220. por ejemplo, si tienes 40, tu frecuencia cardiaca máxima debe estar en los 180 latidos por minuto.

Ninguno de los jugadores experimentó ningún problema cardiaco serio durante el transcurso del estudio. No obstante, tales frecuencias cardiacas elevadas podrían incrementar la posibilidad de ataques al corazón u otros problemas cardiacos, opinó Atwal.

Además, admitió que el riesgo de muerte para jugadores de hockey recreativo adulto es menor; lo estima en aproximadamente uno en 1.5 millones.

Para traducirlo a estadísticas, un número estimado de 500,000 canadienses con 35 años o más juegan hockey recreativo. Si cada uno jugara 30 juegos por temporada, esto es 10 muertes relacionadas con el corazón por persona, indicó.

"De manera que es un riesgo bastante pequeño. Realmente no deseo amedrentar a nadie con respecto al hockey", comentó Atwal.

La doctora espera que sus hallazgos motiven a los jugadores de hockey de fin de semana a realizar mayor actividad física para asegurar que sus corazones puedan responder a las exigencias del juego. Atwal sugiere un ejercicio cardiaco moderado caminata rápida, trotar, ciclismo, nadar al menos tres veces a la semana.

Si eres uno de esos jugadores de hockey de fin de semana, Atwal recomendó que debes controlar los potenciales factores de riesgo cardiaco. No fumes, y toma conciencia del colesterol alto, de la hipertensión y la diabetes. Probablemente tampoco te vendría mal perder esas libras de más de la cintura, expresó.

Asegúrate de calentar antes de comenzar un partido, y luego de éste debes tener un enfriamiento adecuado para minimizar el esfuerzo de tu corazón, agregó. También, hazte conciente de tu frecuencia cardiaca meta del ejercicio e intentar mantenerla.

El doctor Murray Mittleman, un experto en el corazón de la Escuela Médica de Harvard, comentó que el estudio de Atwal es útil, pero no desea que nadie elabore una noción equivocada de que el ejercicio intenso es perjudicial.

"Es importante que esto no se tome como algo en contra de una forma de ejercicio que pudiera ser beneficioso", planteó. "De hecho, si más personas estuvieran por ahí jugando hockey, junto con otras formas de ejercicios, sería una gran forma de ayudar a reducir el riesgo de padecer de una ataque cardiaco en cualquier momento".

No hay nada malo con el hockey o cualquier otra clase de ejercicio vigoroso, siempre y cuando lo complementes con un programa regular de ejercicios, recalcó.

"Lo que sabemos del ejercicio es que poco es bueno, pero más es mejor", comentó.

El estudio de Atwal aparece en la actual edición de "Canadian Medical Association Journal".

Qué hacer: Si deseas aprender más acerca del ejercicio y las frecuencias cardiacas, puedes ir a la Universidad de Michigan. Para más sobre el ejercicio y los beneficios de tu corazón, visita la Asociación Americana del Corazón.

FUENTES: entrevistas con Sanita Atwal, M.D., funcionaria médica de unidad, Batallón de Servicio 1, Base de la Fuerza Canadienses, Edmonton, Canadá; Murray Mittleman, M.D., vicepresidente, Instituto para la Prevención de Enfermedad Cardiovascular, Beth Israel Deaconess Medical Center, Escuela Médica de Harvard, Boston; Canadian Medical Association Journal, 5 de febrero de 2002
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined